Bravo Fisher!: “El mayor obstáculo me lo he puesto yo por ser como soy”

0
143

Inmerso en la presentación de su nuevo disco, el músico Guillermo Galguera se escapa un rato de su trabajo para contestar a unas preguntas a La Huella Digital. Pese a su corta carrera musical, Bravo Fisher! desprende seguridad en sí mismo y muchas ganas de continuar en esta aventura que en estos momentos pasa por ‘El Valle Invisible’.

Bravo Fisher!Pregunta: El Valle Invisible comienza con una ruptura. ¿Es el desamor el punto de inflexión que lleva a uno a iniciar un cambio de vida?
Respuesta: De primeras quizás sí, porque en la historia como tal, como yo la quiero contar, el personaje es una persona que rompe con su pareja y se va de casa. Pero yo creo que es porque busca más cosas, no es un álbum que trate de amor. De hecho éste realmente sólo aparece en ‘Ysis’ y en ‘Miradas’ como un amor imposible. Pero en general el álbum no trata de amor, sino de cosas un poco más profundas, más del “yo” que intenta buscarse a sí mismo sin tener que depender de alguien, aunque siempre hay alguna parte en la que se habla de otra persona. Pero bueno, sí.

P.: ¿Por qué elegisteis “39” para que fuese el primer single?
R.:’39’ fue el primer single por el tema de inmediatez. Cuando se eligen los singles de avance, las discográficas siempre quieren algo más inmediato, más potente. Un single de tres minutos, tres minutos y medio y para adelante. Y entonces ‘39’ era el que más casaba con esa idea de inmediatez, de potencia y de fuerza.

P.: Entiendo que grabar unas letras aparentemente tan personales le lleva a uno a conocerse mucho mejor. ¿Sale más barato grabar un disco que ir a terapia?
R.: (Risas) Bueno, es bueno hacer las dos cosas. Yo inicié Bravo Fisher! porque tuve problemas personales hace tres años que hicieron que tuviera que mirar mucho hacia dentro e intentar solventar esos problemas. Y entonces eso ha conseguido que me conozca mucho a mí mismo, y en este disco realmente lo que he hecho es volver a mirar otra vez para dentro y soltarlo fuera con la música y con las letras. De todas formas, aunque hay muchas cosas del disco que son autobiográficas, hay otras que no lo son. Es como el escritor que narra en una novela cosillas suyas, pero no tiene por qué ser verdad todo lo que está contando.

P.: ¿Qué te resulta más fácil, escribir en inglés o en español?
R.: No me lo habían preguntado todavía. Pues yo diría que resulta más fácil escribir en inglés. No porque esté escribiendo una mejor letra, sino porque en España nadie va a decir de una canción en inglés “pues tiene una buena letra” o “tiene una mala letra”. Sin embargo, en español hacer una letra que la gente diga que es buena, o que no está contando lo típico, o que enganche, es más difícil en español. Yo creo que si en español consigues una buena letra tienes que sentirte doblemente orgulloso, por la dificultad y por haber logrado enganchar a alguien. De primeras es más fácil en inglés.

P.: ¿Crees que deben trabajarse más las letras cuando sabes que por el idioma las va a entender más gente?
R.: Bueno, yo creo que hay quien las trabajar más y quien no lo necesita porque su música es de otra manera. En los demás no sé, pero en mi caso vi que si no las trabajaba sonaba como si no mereciese la pena ser contado. Necesitaba hacerlo para que saliera de mi boca algo un poco interesante. Y luego tengo que reconocer que cuando empezaba a componer había ciertas cosas que me sonaban un poco cursis. Y entonces me volví loco en intentar contar lo de siempre, porque al final todo está contado, es amor, odio, deseo, etcétera, pero sin sonar tan cursi. Y yo creo que lo he conseguido.

P.: En el viaje personal que supone El viaje invisible, a menudo nos encontramos con la duda y el temor. ¿Cuál es el mayor obstáculo que le ha puesto la vida a Bravo Fisher!?
R.: ¿El mayor obstáculo? El mayor obstáculo me lo he puesto yo por ser como soy. Realmente soy una persona que tiene demasiada autocrítica y me castigo demasiado. Me pongo demasiados objetivos a veces imposibles. El mayor crítico y enemigo de Bravo Fisher! siempre ha sido Bravo Fisher!.

P.: Hay quien compara tu trabajo con el de artistas de electrónica recientes como The Sound of Arrows y grandes leyendas como Pet Shop Boys. ¿Te reconoces en sus sonidos?
R.: Supongo que algo habrá, porque cuando lo dice la gente hay que hacer caso al que tiene el oído fresco y al que es objetivo. No es lo que más escucho, quizás The Sound of Arrows se puede acercar más porque a mí me gusta mucho Lo Fi Fnk, que es un grupo sueco como ellos y puede que por ahí entre algo. Y en el caso de Pet Shop Boys, pues hombre, son un clásico, y los clásicos siempre influyen algo. Pero yo siempre he estado interesado en otro tipo de sonidos.

P.: ¿Cuáles han sido tus mayores influencias a la hora de grabar el disco?
R.: La verdad es que han sido un par de años en los que he escuchado muy poca música. No sé si es que a medida que pasa el tiempo que uno se va cansando, o no sé. Lo he dicho en más entrevistas y es un poco verdad, que en este disco me han influenciado mucho más cosas como el cine o la literatura que la música en sí. Porque sí que me gustan discos, pero tampoco soy una persona que busque el grupo más desconocido. Es decir, te podría decir grupos que me gustan tan típicos como Is Tropical, Crystal fighters, Crystal Castles. No sé, grupos normales: Phoenix, Two Door Cinema Club, o cosas un poco más raritas. Pero a la hora de hacer “El Valle Invisible” he estado más influenciado por películas y por libros.

Bravo Fisher!P.: En otras entrevistas hablas de Drive como una influencia decisiva a la hora de componer el nuevo álbum. ¿Hasta qué punto te ha inspirado la historia protagonizada por Ryan Gosling?
R.: Como siempre, en las entrevistas se saca un poco todo de contexto. Yo cuando he hablado de Drive hago como un símil. Se parece un poco la historia de mi personaje en ‘El Valle Invisible’ a la historia de Ryan Gosling. Cuando he le he mencionado en Drive era como un ejemplo, no tanto como una influencia de decir “he visto Drive mil quinientas veces (que es verdad, porque es una de mis películas favoritas) y entonces cuando estaba componiendo no paraba de verla, e hice Drive en disco”. Lo comparaba un poco, pero realmente yo creo que es otra historia, otro tipo de viaje, pero no deja de tener ciertas similitudes con el viaje iniciático que sufre el protagonista en la película. Se busca un poco a sí mismo, es un poco violento a veces, etcétera. Así que es más por similitudes que por una influencia directa.

P.: ¿Hay alguna otra película que te haya inspirado a la hora de crear música?
R.: Realmente cuando ves muchas películas y analizas bien el cine, a veces lo que tratan de contarte es la historia de una persona, el personaje principal, que trata de buscarse a sí mismo, y es que eso es un viaje iniciático, realmente es la vida. Yo hablo de viaje iniciático porque le tengo que poner un nombre a lo que cuenta este disco, que es el viaje de una persona que sale de su casa, pero realmente es la vida misma. Cualquiera de las diez últimas películas que he visto tratan de esa búsqueda.

P.: Tu figura y el ukelele resultan casi indisociables. ¿Qué aporta este instrumento que no consiga transmitir otro?
R.: Bueno, es un poco diferente, yo creo que no es tan típico como otros instrumentos. Y también es muy guay combinarlo con la electrónica porque no se ha usado mucho. Es como que suena lo real, lo natural de un instrumento de cuerda, con la electrónica de las bases electrónicas, de cajas de ritmos y bajos secuenciados. Entonces era un poco la combinación de las dos cosas lo que puede que llamara un poco más la atención.

P.: ¿Te gustaría aprender a tocar algún otro instrumento?
R.: Ahora estoy aprendiendo un poco la armónica, pero yo creo que ya he llegado a mi cupo y casi que es mejor intentar controlar un poco los cuatro o cinco que toco. Me gusta mucho el bajo, que es un instrumento que se valora poco y mola mucho. Y los bajos de este disco los he grabado yo, además de las eléctricas, las acústicas, los ukeleles y los teclados.

P.: Si pudieses actuar en cualquier lugar del mundo y acompañado de cualquier artista. ¿Dónde y con quién te gustaría hacerlo?
R.: Lo primero que se me ha venido a la mente, y no es lo más exótico, es Llanes, no sé por qué. Quizás porque es un sitio al que tengo bastante cariño. De hecho en los agradecimientos del disco son, entre otras cosas, a Valladolid, que es donde nací, a Madrid, que es donde vivo ahora, y a Llanes, porque he pasado muchos veranos allí. Aparte, ‘El Valle Invisible’ geográficamente se sitúa un poco en una parte de Asturias. Y con alguien… Con Nimio, que es la chica que cantaba en Boat Beam, y que está haciendo cosas muy chulas.

P.: El año pasado dotabas a ‘Video Games’, de Lana del Rey, de un desarrollo mucho más electrónico que la original. ¿Tienes alguna otra versión a la vista?
R.: En realidad no. Pensada sí, pero todavía no puedo decirla. Sí que tengo ganas de hacer otra versión, aunque no quiero ser “el chico de las versiones”. Pero me parece muy guay llevar a mi estilo temas que aparentemente no lo son. Video Games no era una canción de corte electrónico y yo me lo llevé a ese estilo. Pero sí que puedo decir que voy a sacar pronto una versión.

P.: ¿Qué tema del disco no te vas a cansar de defender en directo?
R.: Pues es que nunca lo sabes, porque al final te puedes acabar cansando de todos. Pero si tengo que decir uno supongo que sería ‘Corriendo a ciegas’.

P.: ¿Qué consejo me darías si te dijese que mi objetivo es triunfar en la música electrónica?
R.: Mi consejo sería que intentaras ser tú mismo desde el principio, es decir, que te fijes en otras cosas, pero que intentes tener muchas influencias y luego intentar llevarlo todo a tu rollo, no intentar parecerte a ciertas cosas. Aunque al final es prácticamente inevitable, casi sin querer te sacan parecidos, como tú dices que me comparan con Pet Shop Boys, pero no es premeditado. Pero lo más guay es intentar hacer una movida, no distinta, pero hacer lo que más te apetezca y ser tú mismo.

P: El díptico con el que se cierra ‘El Valle Invisible’ supone en confrontación de dos mensajes opuestos. El que habla de esperanza y el que concluye con “este mundo no está hecho para el soñador” ¿Qué visión es más cercana a Bravo Fisher en el día a día?

R.: La segunda quizás. Yo soy una persona de opuestos muy claros y de contradicciones. Puedo tener muchas esperanzas en un momento y al rato estar totalmente derrotado… y eso se ve un poco en el disco. Hay muchos cambios de intentar llevar todo hacia arriba y de repente se va todo para abajo. Y claramente la última canción es un poco desalentadora en el sentido de que el personaje se da cuenta de que el mundo no está hecho para él. Supongo que es porque yo soy un poco así, que me cuesta ver el vaso medio lleno aunque siempre intento verlo así, pero cuesta.

P.: Para finalizar, ¿cuándo te podremos ver en concierto?
R.: Pues hace dos semanas toqué aquí en Madrid y en Valencia. Y el 7 de julio lo haré en Valladolid, que me hace mucha ilusión tocar en mi tierra. En Madrid calculo que hasta septiembre u octubre no volveré a tocar, porque en verano es difícil, están todos los festivales…

Bravo Fisher! – Miradas 
[youtube]http://youtu.be/nT6NsXMaucE[/youtube]

Próximos conciertos de Bravo Fisher!
7 de junio – Black Pearl Club – Valladolid

Imágenes cedidas por Subterfuge Records
Fotografía: Katariina Salmi

Dejar respuesta