Boston versus Miami, una rivalidad del siglo XXI

0
87

Tras dejar en la cuneta a los Philadelphia 76ers, Boston Celtics disputará la final de la Conferencia Este contra Miami Heat, reeditando por tercer año consecutivo un cruce que se está convirtiendo en una de las rivalidades más importantes de los últimos años.

La NBA reedita uno de sus clásicos más contemporáneos en el Este

Este antagonismo va más allá de los repetidos enfrentamientos entre ambos equipos: es el cruce entre los dos ‘big three’ de la NBA, el emparejamiento de sendos conjuntos que han inventado una nueva forma de crear un ‘roster’ aspirante: juntar a tres súper estrellas dispuestas a sacrificar su protagonismo en pos de la victoria final.  

Los Heat llegan a estas finales de conferencia sin Crish Bosh, la tercera pata de su trío maravilla, pero con LeBron James y Dwyane Wade en estado de gracia. Tras ir detrás por 2-1 en la eliminatoria frente a los Indiana Pacers, sin Bosh y con un Wade muy tocado, los Heat reaccionaron en el cuarto partido, arrastrados por un James estratosférico (cuarenta puntos, 18 rebotes y nueve asistencias en el cuarto partido) y con Wade recuperado para la causa (treinta puntos, ocho rebotes y ocho asistencias en ese cuarto partido). Miami empató la eliminatoria y estableció la inercia de su lado, ganando los dos siguientes duelos sin mayores problemas, con sus dos estrellas metiendo casi setenta puntos entre los dos en cada partido.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=6jo9wuZMINQ&feature=plcp[/youtube]

Así pues, las posibilidades de Miami en este cruce pasan por Wade y James. Si mantienen este nivel en toda la eliminatoria, los Celtics bien podrían ni presentarse, porque ante tal dominio ningún equipo de la NBA puede hacer nada. No obstante, el cansancio puede afectar a las dos estrellas de los Heat en caso de que éstas deban llevar tanta carga durante toda la eliminatoria, siempre que Bosh no sorprenda al más pintado y sea capaz de volver antes de que acabe la serie.

Los Celtics, por su parte, se presentan en est cruce tras necesitar siete partidos para eliminar a los correosos Philadelphia 76ers, y con un parte de lesiones digno de Vietnam: a las bajas de larga duración de Chris Wilcox, Jeff Green y Jermaine O’Neal se ha sumado la de Avery Bradley, la gran sorpresa de este año. Por si fuera poco, Paul Pierce y Ray Allen llevan varios partidos arrastrando achaques y jugando a un nivel inferior al habitual. Todo esto ha hecho que el peso haya recaído principalmente en los hombros de Rajon Rondo y Kevin Garnett.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=KJ1xz-7OVh4&feature=plcp[/youtube]

Estas lesiones merman considerablemente las opciones de los Celtics, pero si hay un equipo capaz de sobreponerse a los problemas con la garra y el corazón es Boston, por lo que no sería sabio darlos por muertos antes de tiempo. Además, siguen teniendo uno de los mejores entrenadores de la NBA en la figura de Doc Rivers, y su defensa sigue siendo de las mejores de la liga, lo cual, sumado al gran nivel defensivo de Miami, hace pensar que veremos un cruce muy físico y de puntuaciones bajas.

Fotografía: Werner Kunz

Dejar respuesta