Black Power

0
251

Los Juegos Olímpicos de México 1968 fueron el escenario elegido por los atletas Tommie Smith y John Carlos para gritar al mundo la discriminación racial latente en los Estados Unidos. Desde lo alto del podium olímpico, pertrechados con sendos guantes negros y alzando el puño al cielo reclamaron la igualdad entre blancos y negros al son del himno estadounidense. Un gesto retransmitido en directo a millones de personas que convirtió a aquellos en  los juegos del Black Power. Cuarenta años después la eterna lucha entre blancos y negros ha alcanzado su punto álgido y en apenas 48 horas la Casa Blanca podría alojar al primer inquilino negro de toda su historia: Barack Obama.

Afroamericano, judío, demócrata, senador por Illinois y graduado por las universidades de Columbia y Harvard, Obama tendrá que derrotar en las urnas a todo un veterano de la Guerra de Vietnam como es el republicano John McCain. Y en eso anda.

Su política multirracial y su imagen fresca han sido los instrumentos con los que han jugado los asesores del candidato demócrata, enfrentándolos a las ideas más conservadoras de un viejo colaborador de Bush y que, para más inri, comparte apellido con una famosa marca de patatas fritas, McCain. Pero no merece la pena dejarse engañar por el efervescente discurso de Obama, ese que primero se situaba a la izquierda más radical y que ha terminado por aparcar en el centro-derecha. El mismo que habla del abandono gradual de las tropas de Irak, pero quiere reforzar los contingentes desplazados en Afganistán, ese que no descarta la ofensiva militar en Irán y que quiere construir un muro que separe la frontera estadounidense de la mexicana. Al menos quiere aprovechar una crisis económica a nivel mundial para elevar los salarios mínimos en Estados Unidos. Ironías de la vida.

Sea como fuere el trabajo del equipo de campaña de Obama ha sido excepcional,  presentando a su candidato como el hombre humilde hecho a sí mismo, como el marido y padre perfectos y por encima de todo, como la única esperanza para el cambio. Han sabido atraer los focos recurriendo a toda la parafernalia hollywoodiense y el mismísimo Bruce Springsteen salió de gira para pedir el voto demócrata. Los republicanos poco han podido hacer para contrarrestar la poderosa campaña de su oponente, ni siquiera sacando a la palestra al musculadísimo – y otrora efectivo-  Arnold Schwarzenegger, que esta vez parece no haber ayudado en demasía al viejo John. De hecho, el fichaje más mediático de McCain en esta campaña ha sido el de Sarah Palin, llegada de las frías tierras de Alaska ha calentado la campaña con una historia personal digna de la literatura folletinesca y que ha sido carne de la prensa sensacionalista a lo largo y ancho del mundo. Nada que ver con el calmado Joe Biden, colega de Obama en el Congreso antes de ser su candidato a la vicepresidencia.

Con este panorama todos los sondeos realizados a lo largo de la extenuante carrera a la presidencia otorgan una amplia victoria a Barack Obama.  No obstante y según la última encuesta realizada por Reuters, los republicanos habrían recortado la ventaja del líder demócrata en cinco puntos quedándose este último sólo seis puntos por encima de McCain.  Aunque dicho sea de paso, los datos arrojados por las encuestas mejor ponerlos en cuarentena, puesto que más de una vez  sirven más para vender periódicos que como brújula fiable para determinar los resultados.

Lo único que parece claro es que el futuro de Estados Unidos, y en gran parte, el futuro mundial se ponen en juego el próximo 4 de noviembre. Tras ocho años bajo el yugo de la administración Bush la opinión pública internacional reclama un cambio de timón capitaneado por Obama, pero el veredicto final lo tienen los estadounidenses. Lo de conocer el nombre del nuevo presidente es otra historia, en las primeras elecciones ganadas por Bush jr. tardamos semanas en conocerlo tras un extenuante y polémico recuento manual de los votos en el estado de Florida. En esta ocasión, y con un poco de suerte, tal vez conozcamos el resultado antes de navidad. Paciencia amigos: Yes, we can.

Fuentes del texto:
El País (http://www.elpais.es)
Fuentes de la imágenes:
El Mundo.es (http://www.elmundo.es/especiales/2008/09/internacional/elecciones_eeuu/candidatos/obama/index.html)

Dejar respuesta