Big Harp, hasta que la muerte los separe

0
118

Chris Senseney y Stefanie Drootin son una pareja estadounidense que hace tres años decidieron casarse, tener dos niños y crear una banda a la que han llamado Big Harp. Todo un acto de valentía que el pasado 13 de septiembre conseguían plasmar en su álbum debut, White hate, un trabajo discográfico con once canciones que respiran country clásico y folk de raíz americana. Melodías sencillas y desvestidas de cualquier antojo superficial acompañan narraciones que podrían volver a suceder en aquellos salones del viejo western.  

Big Harp

Big Harp es un dúo compuesto por marido y mujer con dos niños, ¿cómo se lleva eso de trabajar en pareja y en familia?
Chris: Hasta ahora ha funcionado muy bien. A Stefanie y a mí nos encanta trabajar juntos, y nos encanta tener a nuestros hijos en todas las giras.

La banda se formó tras un torbellino de tres años, ¿fueron unos inicios algo difíciles o fue el mejor momento de sus vidas?
Chris: En realidad no fueron tan difíciles. Todo sucedió muy rápido, una cosa tras otra, pero todo fue muy natural.

Once canciones de country clásico y música folk, ¿las canciones surgieron fruto de una vida relajada en familia?
Chris: En todo caso tener una familia nos hizo recortar el tiempo dedicado a la música, y acabamos por hacer algo realmente simple y sólido. Ahora, sin embargo, creo que ambos estamos listos para empezar la composición, volver a salir de gira y tal vez hacer algo de mayor alcance.

Big Harp - "White hat"

¿Dónde encuentran la fuente de inspiración para componer esas letras y esas melodías tan exquisitas presentes en vuestro disco?
Chris: Es difícil de decir. Las canciones realmente no me parecen demasiado difíciles de componer, suelen comenzar como una sola línea, y esa línea sugiere otra línea, y así continúa ramificándose por todos los lados hasta ver por dónde cae.

Contrastan esas armonías tranquilas con la velocidad con que fueron grabadas, tan sólo tres días de estudio, ¿toda su música estaba muy clara y ensayada como para llegar al estudio sin margen de error?
Chris: En realidad, no empezamos a trabajar en las canciones hasta una semana antes de entrar en el estudio. Yo le mostré a Stefanie un montón de canciones que tenía por ahí, y juntos escogimos los temas para grabar. Una vez tuvimos los arreglos definitivos realizamos algunos ensayos con Chris Phillips, quien tocó la batería en la grabación. Eso fue todo. Creo que hacerlo de esa manera contribuyó a que el sonido del disco no fuera sólo con nuestros instintos, ya que no teníamos mucho tiempo para pensar demasiado.

¿Están contentos con el resultado final del álbum?
Chris: Sí. Creo que hemos hecho el tipo de disco que nos propusimos hacer desde el principio. Es un disco muy crudo y desnudo. Para el siguiente álbum, sin embargo, podremos tomarnos nuestro tiempo.

Big Harp se ha embarcado en un viaje familiar por carretera para presentar su primer álbum. ¿Una necesidad económica o una necesidad vital el ir con toda la familia?
Chris: Bueno, obviamente Stefanie y yo tenemos que salir de gira, pero es difícil para nosotros dejar en casa a los niños mientras ellos son tan pequeños. En cuanto a la economía, realmente no estamos haciendo dinero tocando en los conciertos en estos momentos. En el mejor de los casos, encontramos el punto de equilibrio o de no perder demasiado dinero.

Una gira de presentación que están realizando por EE.UU., pero ¿visitarán Europa para realizar algún concierto?, ¿tienen previsto venir a España? 
Chris: ¡Nos encantaría! En este momento no tenemos nada pensado en Europa, pero si la oportunidad se presenta vamos a aprovecharla.

Chris Senseney y Stefanie Drootin (Big Harp)

Stefanie es también fundadora de Omaha Girls Rock, un campamento de rock ‘n’ roll para niñas que abrió sus puertas en julio de 2011. ¿Cómo surgió la idea de este campamento?
Stefanie: Hay otros campus de rock en Estados Unidos, el más famoso en Portland. Me enteré de ellos por mi hermano y su esposa, e inmediatamente pensé que era algo que debía llevar a Omaha, una ciudad en la que viví esporádicamente durante ocho años y con la que tengo un montón de estrechos vínculos. Tocar música me ha aportado mucho a lo largo de los años en términos de confianza y autoestima, por eso quería tratar de entregar algo de esa confianza y autoestima a las niñas.

Finalmente, ¿hasta dónde les gustaría llegar como banda en un futuro?
Chris: Ahora todo nos va bien, pero siempre vamos a tocar música juntos, incluso si nadie nos oye tocaremos para nosotros mismos.

+ Info Big Harp:
Página web oficial.
Facebook.
Twitter.

Big Harp – “Everybody pays”
[vimeo]http://vimeo.com/29329516[/vimeo]

Imágenes cedidas por TerrorBird.

Compartir
Artículo anteriorWellcomm y La Casa Encendida promueven “Perspectivas comunicativas del mundo 2.0”
Artículo siguienteEl Real Madrid y Messi siguen en su línea
Óliver Yuste es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Su experiencia profesional como periodista se ha desarrollado en diversas publicaciones periódicas como las revistas culturales Experpento o Paisajes Eléctricos Magazine, las revistas universitarias La Huella Digital, Punto de Encuentro Complutense y mÁs UNED, o la colaboración como escritor en la revista literaria chilena Cinosargo, además de mantener sus propios blogs, como la bitácora personal donde se ahogan los gritos de mi mitad. En estas publicaciones en soporte papel y digital se divulgan algunos de sus artículos periodísticos de opinión, críticas y entrevistas musicales, además de artículos literarios como relatos cortos, cuentos y poesías. También está dedicado a la creación literaria como escritor de novelas y poesía, una faceta en la que cuenta con el libro de cuentos Azoteas, en proceso de edición, y la publicación del cuento "La Libertad de Ser Feliz" en el libro Cuentos Selectos III, publicado en 2002 por la Editorial Jamais. Además de ser galardonado en algunos certámenes literarios: Primer Premio de Poesía Ramiro de Maeztu 1997, Premio Accésit del IV Concurso de Redacción "El Teatro Clásico en Escena 1997" o Finalista en el Concurso de Relatos Cortos "Premios Jamais 1999".

Dejar respuesta