Bienvenidos al “Universo Indie”

1
357

Cuando uno se va a un festival, sabe que hay dos cosas que siempre suceden: una, que va a dormir poco y mal, ya que a las ocho de la mañana hará tanto calor dentro de la tienda que se podría asar un pollo tranquilamente y dos, que va a tener un estilo ‘zarrapastroso’ todo el día. Es decir, en vez de perfume, lo que le envuelve al festivalero es una bonita oleada de polvo por todo su cuerpo, de arriba a abajo.
Durante este verano hemos podido disfrutar de varios festivales indies, como el Contempopránea de Alburquerque (Badajoz) y el Sonorama de Aranda de Duero (Burgos). Nos fijamos en el estilo más chic de los ‘poperos’ en el Contempopránea y este es el resultado.

En el escenario
Joan Pernil, batería del grupo catalán Cola Jet Set, sabe de la importancia de un buen estilismo. «En el grupo siempre nos ponemos de acuerdo de cómo vamos a salir, considero que mi estilo es pop yeye, y me encanta ponerme de todo en los conciertos, incluso me disfrazo de mujer». 240 euros cuesta el ‘look’ completo del batería. Una importancia, la de la ropa en las actuaciones, que también le da Ángel Rasero, batería de un grupo local de Alburquerque , los Tennis. «Le damos tanta importancia que incluso, nuestro nombre se debe al estilo de la ropa de tenis más mítica: polos, pantalones cortos, cintas del pelo…» el batería alburquerqueño destaca por sus corbatas, tiene unas 300 y junto con las chapas son sus objetos fetiche. A la hora de definir su estilo, Rasero lo tiene muy claro «Moda inglesa de los 60-70 en la que el pitillo, las botas, las patillas y el flequillo son indispensables. Nos llaman gafapastas. También tengo una moto antigua: una Vespa de los años 60».

Pero si por algo se caracterizaron los chicos del festival fue por la afluencia de camisetas con mensajes que inundaron todo el festival. Atrás quedaron las camisetas de mil rayas que estuvieron de moda unos años atrás, ahora lo ‘chulo’ es llevar una camiseta que en vez del nombre de una conocida marca de afeitadoras lleve uno muy parecido que ponga ‘Billette’, en vez del grupo ‘Ramones’ ponga ‘Raciones’ o ‘Armar puede matar’y así un sinfín de camisetas. Otro de los complementos estrella de esta temporada es el ‘gorrito’. Ya sean las dos de la tarde o de la madrugada tanto chicos como chicas bailan, beben y charlan con un gorro en la cabeza.

Y si bajamos la vista hacia los pies podremos observar que sandalias no y deportivas sí. Pero, atención, las deportivas deben ser las mismas que se usaban con siete u ocho años, con cordones o sin cordones, pero esas mismas, la diferencia: el precio. Lo que antes era un objeto común y asequible ahora no es tan común y no es tan asequible.

Mari Ángeles Mayo regenta una zapatería en la localidad pacense «se nota algo la venta de calzado durante los días del festival, zapatillas de basket, las de goma, que las suelen llevar jubilados, y chanclas de baño, porque a muchos chicos se les olvida» comenta la dependienta.

Mari Ángeles, se muestra muy contenta con la llegada de los numerosos ‘poperillos’ que llenan las calles de su pueblo «son ya 14 ediciones y aunque al principio les veíamos un poco raros, ahora incluso muchas de las gafas y de los vestidos que llevan me gustan». Ángel Rasero, el batería de Tennis recuerda como al principio le veían como un bicho raro pero «ahora ya lo ven como algo normal, con el festival la gente se ha acostumbrado» comenta.

Acostumbrado, pero no por ello en sintonía con ellos, se muestra José María Gemio, de 60 años y natural de Alburquerque. Les denomina ‘Pelucos’ y no duda en afirmar tajante « no me gustaría que mis hijos fueran así».

Chicas poperas
Una melena muy original es la que tiene Ana Camuñas, fotógrafa madrileña de 24 años. Con su pelo blanco, ha sido más de una vez confundida con una artista de un grupo. «Me puse este color porque es un color muy alegre, se lo vi a una cantante del grupo ‘The Pipettes’ y me gustó. No le pasó lo mismo a mi madre que me dijo que parecía una pilingui» La gente la confunde con una noruega pero a ella no le importa, le encanta su pelo.

A Emma Soliva, barcelonesa de 28 años, lo que le gusta es el buen precio que le ha costado todo el conjunto que lleva en el festival. «El vestido me ha costado 24 euros, las zapatillas son de los chinos, el bolso de los dibujos de Doraimon me lo compré en el FIB por 20 euros y mis gafas , después de mucho buscar, al final las encontré en una óptica de lo más normal» esta groupie de los catalanes Cola Jet Set, afirma no salir nunca de casa sin al menos, un toque personal «puedo salir de casa con una rebeca lisa pero en seguida le pongo un broche o algo que la haga más persona._lo que nunca haría es salir con una camiseta con el logotipo de una firma conocida, tipo Chanel o Dior» comenta.

Eva Santos de Salamanca y Conchi López de Mérida, son dos amigas que se definen respectivamente como ‘poppy’ y ‘pija-poppy’. a sus 23 y 25 años es la primera vez que vienen al Contempopránea. Comentan sorprendidas como les llamaba la atención el que las chicas se arreglaran tanto para ir a los conciertos. Aunque ellas no se dejaron en casa faldas por las cinturas y vestidos coloridos para ver a sus grupos preferidos,e ntre estos Russian Red, la cantante revelación del 2009, icono musical y estético de esta temporada.

Con el mismo pelo largo que Russian Red se encontraba grabando los conciertos Eli Martín, salmantino de 30 años. Para él el hecho de llevar una camiseta original, con un nirvanero Kurt Cobain customizada por ‘My Little T-shirt’ y unas zapatillas de cada colo supone algo más que pura estética « Es una manera de xpresar tu rollo, la gente así la gente te identifica. a mi me viene muy bien por el tema de que tengo mi propia productora ‘Producciones y punto’ y es una manera de que la gente me identifique, que se acuerde de mí, si no es por mi nombre, por lo menos por mis pintas».

Y cómo saben los organizadores del Contempopránea la importancia de la estética para los asistentes al festival… Numerosos puestos recibían a los visitantes al inicio de la zona de los conciertos. En uno de ellos podíamos encontarnos a Fernando y a Bibiana. Un ex periodista y una socióloga, que junto a la mujer del primero se encargan de dar su toque personal a la ropa y diversos objetos que traen de todo el mundo. Hacen festivales y ferias medievales por toda España y juegan con la estética del lugar al que van. «No es lo mismo una feria medieval que un festival como el Contempopránea, no traes las mismas cosas, aquí por ejemplo, lo que triunfa son las faldas, las camisetas y los añillos» comenta Bibiana.

Un estilo cada vez más de moda, en constante evolución, con gafas hiper grandes, sombreros, vestidos, pantalones pitillo, broches y sobre todo mucha imaginación.

Fuentes:
Elaboración propia
Imágenes:
Carmen Fernández de Vega, Ana María Camuñas y Eva Coronado

1 Comentario

Dejar respuesta