Biden en Kiev advierte a Rusia

0
108

La visita oficial del vicepresidente estadounidense a la capital ucraniana se produce un mes después del viaje del secretario de Estado, John Kerry, dejando patente el apoyo del Gobierno de Obama a un país que sigue esperando un absoluto respaldo por parte de Occidente, que lleve al uso de todos los instrumentos políticos, económicos y militares a su alcance.

Bandera Ucrania. Wikipedia. Creative CommonsHace dos semanas un viaje encendía las alarmas de Moscú. El director de la CIA, John Brennan visitaba la capital ucraniana. La muerte de cinco prorrusos en el tiroteo del domingo 20 de abril en la región ucraniana de Donetsk no hizo sino incrementar la tensión. Comenzaba el cruce de acusaciones sobre la ruptura de la tregua pactada con motivo de la Pascua ortodoxa. Al día siguiente, el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchinov realizaba unas duras declaraciones. “Vladimir Putin se plantea la tarea de destruir la Ucraniana independiente”, afirmaba en una entrevista. Horas después, el vicepresidente estadounidense Joe Biden llegaba a Kiev.

La reunión con el vicepresidente ucraniano Yatseniuk tenía lugar el miércoles. A su salida las primeras palabras de Biden fueron para Rusia. “Es hora de que deje de hablar y empiece a actuar”. En concreto se refería al acuerdo alcanzado en Ginebra el pasado 17 de abril. Según éste, el Gobierno de Putin debe persuadir a los “separatistas prorrusos” para que dejen las armas. Además, deben instarlos a desalojar los edificios públicos ocupados al sureste ucraniano cuanto antes. “No permitiremos que esto se convierta en un proceso interminable”, aseguraba el vicepresidente de EEUU. Pero Biden, como ya hizo previamente Obama, aprovechó para advertir al país de la Plaza Roja. “Una mayor conducta provocadora de Rusia conducirá a un aislamiento”.

Joseph R. Biden - World Economic Forum Annual Meeting Davos 2003Respecto a Ucrania, Biden ha halagado la aprobación de la ley de amnistía. Ésta se aplicará a todos los prorrusos que, pese a participar en los desórdenes, no hayan cometido crímenes. Considera que es un esfuerzo diplomático “para desactivar la tensión” y EEUU sólo puedo apoyarlo. Especialmente con los comicios presidenciales tan cerca. Y es que las del próximo 25 de mayo son, en sus palabras, “las elecciones más importantes de la historia de Ucrania”. Eso sí, ha querido dejar claro que cualquier ayuda de EEUU será únicamente económica, aunque no sin un precio. Las nuevas autoridades deben prometer combatir lo que ha calificado como un “cáncer”: la corrupción.

De forma paralela a este viaje, Washington informó que se están considerando la imposición nuevas sanciones en los próximos días. En concreto, a individuos y sectores completos de la economía rusa. La medida la comunicó el portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki y es apoyada por cuatro países más. Francia, Alemania, Gran Bretaña e Italia. Todos sus mandatarios mantuvieron esa misma semana una conversación telefónica. En ella, coincidieron también en otros dos puntos. Por un lado, Rusia debe “abstenerse de declaraciones provocadoras y de maniobras de intimidación”. Por otro, la integridad territorial y la soberanía de Ucrania no están en duda. “Deben respetarse plenamente”.

Por su parte, el Tribunal Penal Internacional participa ahora de forma activa en el conflicto. El pasado 25 de abril, anunciaba la apertura de un examen preliminar sobre la situación en Ucrania. Y es que desde finales de noviembre de 2013, los enfrentamientos entre prorrusos y proeuropeos no han cesado. Ambos bandos protagonizaron actos de violencia que pudieron suponer una violación de los derechos humanos. El examen permitirá determinar si se cumplen los criterios para investigar dichos crímenes.

En definitiva, la visita de Biden es “un gesto para demostrar a los ucranianos que EEUU les está prestando atención”. Así lo afirma Patthew Rojanksy, experto en Rusia y Ucrania. Sin embargo, asegura que “probablemente no cambiará mucho”. Y es que la realidad sigue siendo la misma. Las relaciones entre ambos países se deterioran día día. “La situación es explosiva e impredecible”, sentencia el viceministro ucraniano Lubkivsky.

Dejar respuesta