Betamotion, nuevo pequeño tesoro del indie inglés en España

0
187

El grupo de rock alternativo Betamotion estuvo en la sala Moby Dick de Madrid presentando “Believe me, this is music”, su álbum debut, en una noche en la que la energía, el sentimiento y la delicadeza de la actuación consiguieron la mejor de las reacciones por parte del público.

IMG_3244

Interpretar versiones archiconocidas de bandas como The Doors, Oasis o Radiohead y salir airoso no es tarea fácil. Mucho menos si tenemos en cuenta la falta de reconocimiento que tiene el rock independiente en inglés en nuestro país. Betamotion no sólo sale airoso, sino que aporta su propia alma. Y, por supuesto, es mucho más que un grupo de versiones.

Así quedó demostrado el pasado 25 de abril en la Sala Moby Dick de Madrid donde, con un público a rebosar, estos tres músicos madrileños presentaron su nuevo y primer álbum: “Believe me, this is music”. No hace falta que insistan, nos lo creemos: sus composiciones son música auténtica.

Aquella noche el público quedó prendado de Betamotion y su música logró crear una reacción positiva desde la primera canción. Empezando con “Wake up”, el concierto dio paso a temas como “All that I want”, “Cause I’m free” o “These walls”, cada canción acompañada de un fuerte elemento visual a cargo de unas hipnotizantes proyecciones de vídeos, fotografías e ilustraciones animadas.

No faltaron sus ya mencionadas versiones de artistas de renombre: destacan un potente y electrizante “Light my fire”, y la particular y más que cautivadora versión acústica de “Wonderwall” de Oasis. Resulta complicado denotar preferencia por una sola composición, como quedó demostrado al paso de Sue, una sugerente evocación al rhythm and blues de los años 50, o “Take it while you can”, sin duda la gran apuesta de Betamotion para éste disco.“Come close” fue elegido como cierre del espectáculo, aunque, por petición popular, la velada concluyó con una canción más: el bis fue una serena, melancólica pero vibrante versión de “Heart of glass”, de Blondie.

Esta banda, formada por Gerardo Carreras (voz y bajo) Gustavo Jáuregui (guitarra) y Javier Estrugo (batería), sin duda tiene mucho que ofrecer al panorama musical de este país y se merece una aclamación infinitamente más grande de la que actualmente goza. El suyo es todo lo que se puede esperar de un disco debut: suave y contundente a partes iguales, emotivo, desgarrador y, sobre todo, muy armonioso, una cualidad que parece cada vez menos importante en la música actual. En una industria en la que todo parece ya inventado y prima la excentricidad y lo que consiga retener la atención de los oyentes (cuya capacidad de atención, por cierto, cada vez está más mermada) resulta un irónico soplo de aire fresco el escuchar canciones que simplemente suenen bien y transmitan belleza a las personas, por mucho que tengan un aire de familiaridad e ingenuidad palpable. Al fin y al cabo, ¿quién dijo que lo sencillo, cándido y franco no es también encantador?

Dejar respuesta