Berlusconi resucita Forza Italia tras la separación de su delfín Alfano

0
96

Il Cavaliere vive sus horas más bajas. Acosado por los procesos judiciales y a la espera de su expulsión definitiva del senado, debe enfrentarse ahora a la escisión dentro de su propio partido. El que debía ser su heredero en el Pueblo de la Libertad, Angelino Alfano, decidió desmarcarse apoyando al gobierno de Enrico Letta y creando un nuevo grupo parlamentario. En un intento de seguir en primera línea Berlusconi ha revivido Forza Italia, partido con el que entró en política en 1994.

Silvio BerlusconiEn el encuentro del consejo nacional del Pueblo de la Libertad (PDL) el 16 de noviembre, Silvio Berlusconi anunció el renacimiento de Forza Italia. El exprimer ministro comenzó su trayectoria política en esta formación en 1994. Lideró el partido hasta 2009, año en que se fusionó con Alianza Nacional creando el actual PDL con el que llegó al poder. Ante más de 800 miembros de la formación confirmó la ruptura de Angelino Alfano. El delfín que debía heredar el liderazgo del partido, ha anunciado su decisión de constituir un grupo parlamentario separado bajo el nombre de ‘Nuevo centroderecha’. Sin embargo, Berlusconi no abogó por la ruptura definitiva con este nuevo grupo. Abrió una puerta a la coalición de las fuerzas de centro derecha, aglutinadas bajo el nombre de Pueblo de la Libertad.

La escisión del PDL comenzó a fraguarse a principios de octubre. Alfano anunció junto con otros 23 senadores su apoyo al primer ministro en una moción de confianza. Se desmarcaron de la línea fijada por Berlusconi, quien había propiciado esta crisis como forma de presión para evitar su expulsión del parlamento. El PDL es la segunda fuerza en el Gobierno de coalición que preside Letta, donde Alfano es vicepresidente. Desde su condena definitiva, Berlusconi amenazaba con provocar la caída del Gobierno retirando el apoyo de sus ministros y parlamentarios. Cuando la cámara se disponía a votar la destitución de su escaño de senador, aumentaron las amenazas y llegó a forzar la dimisión de sus 5 ministros. Este intento de provocar una crisis política no sólo le salió mal, sino que puso de relevancia que dentro de su propio partido hay quien prefiere apoyar al Gobierno. El impacto fue tal que Il Cavaliere terminó apoyando también al Ejecutivo.

Berlusconi es consciente de que ya no hay vuelta atrás. Hoy día 27 se produce la votación en la Cámara Alta que le sacará definitivamente de la primera línea del panorama político. Condenado a 2 años de inhabilitación por evasión fiscal en el caso Mediaset y a un año de prisión, que cumplirá en arresto domiciliario o servicios a la comunidad. Pese a sus intentos de aumentar la inestabilidad para mantenerse en el centro de la vida política, es probable que deberá pasar ahora a un segundo plano dejando actuar a otros.

Este juego político se desarrolla en un contexto social y económico difícil. Italia atraviesa una delicada situación donde la prioridad son las reformas para relanzar la economía, la reforma electoral y de las pensiones. El Ejecutivo debe centrarse también en la reforma laboral, haciendo especial hincapié en crear empleo juvenil, donde la tasa de desempleo ronda el 40%. En este sentido, el Gobierno ha anunciado nuevas privatizaciones para recaudar 12.000 millones, que ayudarán a recudir la elevada deuda pública del país.

Dejar respuesta