Berlín juzgará al Atleti

1
84

El Balonmano Atlético de Madrid y el Füchse de Berlín empataron (29-29) en el partido de ida de los octavos de final de la EHF Champions League. El partido tuvo alternativas en el marcador y un dominador en cada mitad: los locales en una prometedora primera parte, el equipo alemán tras la reanudación. El equipo madrileño visitará la capital germana con la obligación de ganar en uno de los pabellones más imponentes del continente.

Nikolaj Markussen ataca a la defensa del Füchse. Fuente: BM Atlético de Madrid
Nikolaj Markussen ataca a la defensa del Füchse. Fuente: BM Atlético de Madrid

Vaivenes y tensión. Un hilo argumental inesperado, sorprendente. Un retrato diferente según en qué minuto se situara la acción. Porque al principio, el Atleti mostró una poderosa defensa 5-1 que le generó en poco tiempo una interesante renta. Pero pasado el ecuador del partido la historia viró radicalmente y el equipo visitante se hizo con el mando. Tablas para terminar como justo resultado al dominio parcial de cada uno de los contendientes; eliminatoria no decidida que pinta favorable para el Füchse.

En torno al minuto 10 (5-2) el equipo rojiblanco contragolpeaba fácil. Jugaba con comodidad, apoyado en una buena defensa y una destacada actuación bajo los palos de Magnus Dahl. Llevó la iniciativa el local durante todo el primer acto, pero según se acercaba el descanso su juego entró en una espiral de precipitación, de imprecisiones. El Atleti quería rapidez, ritmo para no tener que chocar con la 6-0 del rival. Pero hubo transiciones donde faltó paciencia y sobraron errores.

Sobresalía entonces Magnus Dahl, el mismo día que regresaba a una convocatoria José Javier Hombrados. El guardameta noruego, discutido todo el año, se convertía en uno de los destacados. En el minuto 16 (8-4) había abierto un hueco considerable el Atleti, que parecía estar de vuelta, competitivo y capaz de afrontar los mayores retos. El equipo entrenado por Talant Dujshebaev ha carecido de la continuidad deseada a lo largo de la temporada. Enfrente, un poderoso rival de la burguesía alemana y único conjunto capaz de vencer al FC Barcelona Intersport en esta campaña.

No se descompuso el Füchse y no permitió que el local tomara una ventaja significativa. Pasado el minuto 25 redujo la diferencia (11-10). Aunque los rojiiblancos, con golazo de Julen Aguinagalde, terminaron la primera parte (13-10) con una jugosa renta. Tras la reanudación arreciaron los alemanes. Empezó a destacar su juego exterior con Sven-Sören Christophersen, Konstantin Igropulo y especialmente con el español Iker Romero. En 7 minutos el ataque del Füchse empataba el partido (17-17); en esos 7 minutos el local había encajado otros tantos goles.

De pronto la defensa atlética había dejado de funcionar: la dureza de la primera mitad daba paso a la endeblez máxima de la segunda. Pasado el minuto 10 el equipo germano se puso por delante (19-20). Iker Romero, jugando de central, encontraba todos los caminos que minutos antes se le negaban. “Encajar 19 goles en la segunda parte es mucho”, dijo en rueda de prensa un crispado Dujshebaev. “A nuestro portero no le ha salido nada. Es difícil ganar cuando hasta el minuto 24 de la segunda mitad solo había hecho una parada”. En el arco contrario, Silvio Heinevetter levantaba un muro.

Dio la vuelta al partido el Atleti. Roberto García Parrondo puso encima a su equipo (29-27) a menos de 5 para el final. Tiraron los colchoneros de épica, de espíritu, de Vistalegre y de los goles de Joan Cañellas y Aguinagalde. Finalmente, imprecisiones locales mediante, empató Iker Romero (29-29). El resultado obligará al equipo español a la heroica. La mala actuación en defensa y portería tras el descanso impedirá a los rojiblancos llevar ventaja a una de las canchas más difíciles de Europa. Se aferra el Atleti a Cañellas, a Aguinagalde, a los pocos destellos que deja Ivano Balic y a la buena primera mitad en defensa. La intermitencia y la discontinuidad lastran al vigente subcampeón que intentará seguir vivo en la máxima competición continental el próximo domingo (17.00), en Berlín.

1 Comentario

Dejar respuesta