Berlín coronará al Rey de Europa

0
159

Es una de las grandes citas en las agendas de los mejores equipos de Europa: la Final Four. Ya conocemos los cuatro conjuntos que pelearán en Berlín entre el 1 y el 3 de mayo por alzarse con la Euroliga. El Regal FC Barcelona será el representante español de la cita y se enfrentará al CSKA de Moscú. El otro lado del cuadro presenta un claro sabor griego al medirse el Panathinaikos frente al Olympiakos.
Después de dos largas rondas clasificatorias a través del sistema de grupos y unos más que emocionantes playoffs, llega lo verdaderamente atractivo: la Final Four. Este año la cita será en Berlín, en el nuevo pabellón O2 World Arena entre el 1 y el 3 de mayo. Aunque todavía no están fijados los horarios, puesto que todavía las distintas televisiones no han acordado que partidos ofrecerán, lo que si que está claro es que el día 1 de mayo se disputarán las dos semifinales, el día 2 descansarán ambos finalistas y el día 3 de mayo se producirá la gran final.

Al evento acudirán los actuales cuatro mejores equipos del continente europeo: CSKA de Moscu, Panathinaikos, Olympiakos y, por supuesto el representante de nuestro país, el Regal FC Barcelona. Así han quedado las semifinales:

Panathinaikos – Olympiacos (Viernes, 1 de Mayo)
Toda Grecia estará pendiente de este partidazo que enfrentará a dos íntimos enemigos que se conocen a la perfección. En las dos ocasiones anteriores que se encontraron en una final de Euroliga, en 1994 y 1995, el Olympiakos se llevó la victoria, así que los atenienses llegan con sed de revancha.

Se miden dos plantillas repletas de calidad y competitividad. Por nombres propios podría estar un peldaño por encima el conjunto del Pireo, aunque por experiencia y juego en equipo el PAO parece a priori un conjunto superior y parten con una cierta vitola de favoritos.

Si se analiza la plantilla de Olympiakos y se leen nombres como Papaloukas, Vujcic, Childress o Pargo, parece absurdo no tratarles como los grandes favoritos para ganarlo todo, ya que precisamente han confeccionado una plantilla así para volver a estar entre la élite europea. Pero es que ahí es donde tiene el conjunto de Giannakis su espada de doble filo puesto que estos grandísimos jugadores no siempre están mostrándose como un verdadero equipo y muchas veces “tiran” demasiado de individualidades. Además, están teniendo problemas con las rotaciones, ya que estos jugadores no están acostumbrados a tener que jugar menos de treinta minutos por partido, y con la actitud y motivación de algunos de ellos.

Por otro lado está el Panathinaikos, un viejo conocido en estas citas que llega en un gran momento de forma y de juego y con ganas de hacer olvidar a sus aficionados el fracaso de la temporada anterior en esta competición. En un primer momento saltaron en Atenas todas las alarmas cuando en el segundo partido de cuartos el Montepaschi Siena les ganó en el OAKA. Pero en las dos siguientes citas en Italia dieron un golpe sobre la mesa y demostraron a todos que han vuelto a la Final Four para tratar de volver a ser campeones. Cuentan con dos grandes genios del baloncesto como son Obradovic en el banquillo y Jasikevicius en la pista, y también es clave la magnífica temporada que este año está haciendo Diamantidis. Pese a que este año no hicieron impresionantes fichajes como otros equipos europeos han forjado una gran plantilla, versátil y de calidad. Sobre todo destaca la aportación de Pekovic en la pintura y la amenaza desde la línea de tres de Nicholas.

CKSA de Moscú – Regal FC Barcelona (Viernes, 1 de Mayo)
Ambos equipos reeditarán la semifinal de la Euroliga de 2006 en la que los moscovitas se impusieron a los catalanes en un partido con un más que discutido arbitraje. Los de Xavi Pascual buscarán desquitarse venciéndoles y así seguir los pasos que le llevaron a ser campeones de Europa en el 2003.

En principio el gran favorito en esta eliminatoria es el conjunto ruso por llegar más descansado, tener más experiencia y contar con el que quizá sea, en estos momentos, el mejor entrenador en toda Europa: Ettore Messina. Habrá que ver si les puede la presión de tener que revalidar título, aunque tras arrollar en cuartos al Partizán de Belgrado y ser los primeros en meterse en la Final Four, no parece que tengan problemas en ir a por todas. Con las bajas este año de dos de sus principales pilares, Papaloukas y Andersen, parecía que el equipo podría desinflarse; pero hombres como Holden, Siskauskas o Smodis han dado definitivamente un paso al frente para mantener a los moscovitas en la élite europea. Además, fichajes como Morris, Lorbek o Planinic han hecho que la plantilla siga siendo tan amplia y compensada como en anteriores temporadas. En su séptima Final Four consecutiva, el CSKA de Moscú buscará imponer su ritmo de juego característico, evitando los contraataques y prefiriendo jugar en estático y cinco contra cinco.

Por su parte, el Regal FC Barcelona llega con todo el entusiasmo generado tras eliminar en el último y decisivo encuentro de cuartos al TAU Cerámica. El equipo catalán cumple así con uno de sus principales objetivos fijados para esta temporada: llegar a la Final Four. Y es que con la gran plantilla que han formado este año no podía ser menos. Los fichajes de Andersen o la vuelta de la “bomba” Navarro poco menos que obligaban a Xavi Pascual a meterse entre los cuatro mejores. A partir de aquí todo puede pasar. El Barça llega sin presión y sin nada que perder y con un equipo que ya ha demostrado ser capaz de plantar cara y vencer a cualquier rival, como por ejemplo las victorias a domicilio ante TAU Vitoria, Maccabi Tel Aviv o Panathinaikos. Sus mejores argumentos son el rodillo defensivo que ahoga a sus rivales, aunque por el contrario deberá mejorar su irregular ataque y evitar la “Navarro dependencia”. Esperemos que tengan suerte y puedan volver a España con el título entre las manos.

Fuente imágenes:
www.euroleague.net
www.acb.com

Dejar respuesta