Llega una Bebe demasiado punk con “Un pokito de rocanrol”

4
639

Los cambios en la vida de todo artista son necesarios, para bien o para mal, pero cuando esa mutación desecha la pasión, el alma sensitiva en sus composiciones, en detrimento de una rabia vital contenida, la cosa tiende a ser un riesgo que puede no funcionar. Es el caso del pequeño aperitivo que Bebe ofreció de su nuevo disco la pasada noche del martes en la sala El Sol de Madrid.

La cantante extremeña presentaba ante la prensa nacional un pedazo de su tercer trabajo discográfico que llevará por título Un pokito de rocanrol, y que se publicará el próximo 7 de febrero de 2012 con once nuevas canciones. “Tiene ritmo punki, todo percutido, con sólo un sinte. Me apetecía mucho, quería hacerlo así, sin una razón práctica, lo que me sale”, reconoce Bebe de “K.I.E.R.E.M.E.”, su primer sencillo adelanto.

De esta guisa ofreció un prefacio en directo que se antojó demasiado breve para establecer conclusiones certeras sobre su nuevo disco, porque tan sólo reveló cuatro temas entre los que destacaron “Me pintaré”, como un rap electrónico que huye por completo de sus acostumbradas estructuras pop, la ruptura amorosa de “Adiós” o la mentada “K.I.E.R.E.M.E.”, aquella de incierta calidad artística y tono agresivo. Se trataba de “pasar un rato agradable, va a ser cortito, pero esto es como la primera vez”, según anticipaba la propia artista.

Las primeras conclusiones apuntan a la creación más rebelde, más anárquica y más moderna hasta el momento en la carrera de Bebe, con una actitud demasiado punk que se mezcla en ciertas ocasiones con su característico espíritu latino. Una propuesta sonora que rompe con los pilares básicos de sus dos anteriores discos para revolucionar su sonido, sus composiciones y hasta su pose personal. En definitiva, suena rompedora, tal vez potente, pero indiscutiblemente sorprendente e inesperada. “Las ideas han llegado por todos los lados, con la energía a flor de piel. Es lo que da sentido a cada cosa”, afirmaba sobre su propio trabajo.

Un trabajo discográfico que está dirigido por el prestigioso productor francés Renaud Letang, encargado de moldear el sonido de artistas de la talla de Manu Chao, Vampire Weekend o The Silencers. “No conocía a Renaud y quería trabajar con alguien que no supiera nada de mí ni yo de él”, precisaba Bebe. Para grabarlo y mezclarlo la cantante cogió las maletas y se trasladó al estudio Ferber de París, un espacio “viejo, lleno de vida, con desorden ordenado”, continúa la artista sobre su experiencia parisina.

Tras la pequeña actuación en directo junto a su banda, se retiró a los camerinos mientras se proyectaba un pequeño documento audiovisual en el que se observaba una retrospectiva temporal de la grabación del disco con algunos pequeños cortes sonoros de sus canciones, entre los que se pudo escuchar aquellas líneas maestras de tiempos pretéritos presentes en sus anteriores discos como un hilo de esperanza.

Lo bochornoso llegó al final, cuando la propia Bebe salió de nuevo a las tablas para contestar a regañadientes a las preguntas de los periodistas presentes, “que vienen aquí a hacer un poco de cobertura y que me van a hacer alguna puta pregunta”, espetó la cantante y aclaró sobre este nuevo disco: “no era mi intención romper con el pasado, ni he roto nada. Es un cambio y punto”.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=HI0Ta_KcJpQ&feature=channel_video_title[/youtube]

Textos: Óliver Yuste.
Fotografías: Carmen García Pintado.

Compartir
Artículo anteriorMiguel Ángel Ortiz, nuevo presidente de la Asociación de Radios Universitarias
Artículo siguienteCarlos Jean presenta su revolucionario “Plan B” en múltiples formatos

Óliver Yuste es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

Su experiencia profesional como periodista se ha desarrollado en diversas publicaciones periódicas como las revistas culturales Experpento o Paisajes Eléctricos Magazine, las revistas universitarias La Huella Digital, Punto de Encuentro Complutense y mÁs UNED, o la colaboración como escritor en la revista literaria chilena Cinosargo, además de mantener sus propios blogs, como la bitácora personal donde se ahogan los gritos de mi mitad. En estas publicaciones en soporte papel y digital se divulgan algunos de sus artículos periodísticos de opinión, críticas y entrevistas musicales, además de artículos literarios como relatos cortos, cuentos y poesías.

También está dedicado a la creación literaria como escritor de novelas y poesía, una faceta en la que cuenta con el libro de cuentos Azoteas, en proceso de edición, y la publicación del cuento “La Libertad de Ser Feliz” en el libro Cuentos Selectos III, publicado en 2002 por la Editorial Jamais. Además de ser galardonado en algunos certámenes literarios: Primer Premio de Poesía Ramiro de Maeztu 1997, Premio Accésit del IV Concurso de Redacción “El Teatro Clásico en Escena 1997” o Finalista en el Concurso de Relatos Cortos “Premios Jamais 1999”.

4 Comentarios

  1. Vergonzoso. Borde, maleducada, ni un esfuerzo para tratar con la gente que va alli a escribir de su ¿disco? y -por lo tanto- a hacerla mas rica y famosa. Los insulta y los trata como basura. Ademas de modales le convendria aprender a cantar.

  2. Totalmente d acuerdo contigo Margarita, pq lo q es el disco calidad mupoquita, y modales… maleducada!!!

    En su primer disco me gusto, el segundo medio medio, y este, pues una mierda…

  3. esto que es ua campaña de desprestiguio contra Bebe? la envidia que es muy mala margarita y a Oliver Yuste toda buena critica es la que es imparcial, si no te gusta te callasy escribes algo de lo qe te gusta, pero dejala en paz que aun ni a sacado disco y ya algunos e ustedes se empeñan en atacarla, ademas su esencia es la misma, GRANDE BEBE, SAAA BICHAAA.

  4. Hola Rebel:

    Contesto por alusión. Toda buena crítica no es sólo imparcial, puede ser también una crítica mala o buena sobre la artista, porque para eso es una crítica.

    Ningún periodista tiene por qué callarse si algo se hace mal o no le gusta, no vivimos en una dictadura.

    Lo contrario sería ayoyar el fanatismo que muestran algunos/as fans.

    Un saludo.

Dejar respuesta