Basta de engañar

1
191

El Valencia dice adiós a la Champions merecidamente. No puede ser que ante el décimo de la Bundesliga hinques la rodilla con tanta facilidad. Es la peor defensa que he visto en mucho tiempo: lentos y mal posicionados, apenas basculan… Qué decepción. Y digo decepción por ambas partes: por la alemana, porque me esperaba más fútbol y más continuidad; y por la española, por ver un equipo que en los últimos minutos se ha atascado en su propia angustia. Desde el sofá solo mostraban impaciencia propia de jugadores que no están acostumbrados a estas citas. Porque no nos olvidemos que Aduriz o Soldado vienen de equipos medianos y esta es la primera vez que se ven en este marrón. El consuelo para los españoles es que de estos errores se aprende. Para los ché, ninguno.

La otra cara de la moneda europea es el Barça. Nueva exhibición de los de Pep que se ha intentado ensuciar, por los de siempre, con el tema arbitral. Vale que la segunda amarilla es rigurosa pero apenas cambia el partido. Con once jugadores, ningún tiro a puerta gunner. Con diez, los mismos disparos sobre Valdés. La posesión contra once: 75 % favorable a los barcelonistas. Contra diez, 80%. Es un chiste que se ponga en duda el pase a cuartos de los blaugranas. Se ha llegado ya a un punto en el que a todo se le saca punta, todo va a favor del Barcelona y nada en contra y no es así. Sin ir más lejos, a Messi le hacen penalti a menos de dos metros del colegiado. No lo pitó. Nadie tiene la culpa de que sea muy malo, pero seamos justos y contemos todo, basta de la mentira por ocultismo. Los locales dieron un recital en los últimos sesenta minutos. Toque, ritmo y presión, lo de siempre pero lo elemental. De esto vive este Barça, del balón y del ahogo.


Fuente del texto:

Elaboración propia

Fuente imágenes:

www.ole.com

 

1 Comentario

  1. El Barça, por juego, mereció ganar. Pero la expulsión a Van Persie, a parte de ser completamente injustificada, cambia el partido muchísimo. Es cierto que hasta ese momento el Arsenal no había tirado a puerta, pero no negarás que empatar el partido en el Nou Camp no podría haber supuesto un gran nerviosismo para el Barcelona, y si hubieran estado un rato sin poder meter otro gol se habrían puesto nerviosos y quizá perder la eliminatoria. La expulsión cambia muchísimo el partido. Y he dicho que no está justificada porque Van Persie no trata de perder tiempo. Tira a puerta nada más recibir el balón. En ningún momento desplaza la pelota solo para arañar unos segundos. No es expulsión nunca.

    Tampoco sería justo olvidar el penalty a Messi en la primera parte. Clarísimo. Como decía, el Barça mereció pasar, pero el árbitro le ayudó bastante a conseguirlo cuando las cosas se podían poner feas.

Dejar respuesta