‘Bárbara’, el crudo retrato de la realidad social y política del “otro lado del muro”

0
164

Este viernes, 5 de abril,  llega a las pantallas españolas Bárbara, la visión personal del director alemán Christian Petzold sobre las duras condiciones de vida en la República Democrática Alemana durante los tiempos del muro de Berlín. Bárbara cuenta la historia del traslado de una doctora a un nuevo hospital lejos de su lugar de procedencia con la sombra del exilio forzoso y de sus relaciones con grupos hostiles al Régimen planeando de forma intimidante.  Bárbara triunfó en el anterior Festival Internacional de Berlín y fue elegida para representar a Alemania en el anterior certamen de los Oscar a la hora de optar al Oscar a la mejor película extranjera.20496628.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

En estos comienzos del siglo XXI, y a diferencia de lo que pasa en otros países como España, corren vientos favorables a las aspiraciones económicas de Alemania, probablemente el país con la economía más saneada de Europa. Sin embargo, basta echar la vista atrás apenas 30 años para darnos cuenta de que esto no fue siempre así. Desde 1949 hasta 1989 Alemania estuvo dividida, además de por una frontera física y/o geográfica, por una infranqueable barrera ideológica y política. La fracción oriental o R.D.A., centro su desarrollo económico y su infraestructura social en los patrones del modelo de control estatal derivados del sistema socialista-comunista.

Como la profesora Historia ha demostrado varias veces desde que el mundo es mundo, la situación económica derivada de estos regímenes  suele llegar a adquirir tintes dramáticos. Mientras que en su hermana occidental se fomentaba el capitalismo y el “American way of life”, en la mermada franja oriental las cartillas de racionamiento, los inventarios e incluso el control de la vida privada a manos de la Stasi se erigían como la realidad del día a día.

En este contexto, Christian Petzold presenta en España Bárbara, su quinto largometraje. A pesar de ser la candidata elegida por la academia alemana a optar al Oscar a la mejor película extranjera en 2012 y de haber triunfado en el Festival de Berlín, Bárbara llega a nuestras pantallas con un año de retraso, nada nuevo para este país de “pandereta”. Bárbara nos cuenta la historia del traslado de una doctora a un nuevo hospital a años luz de su lugar de procedencia. Estamos en 1980, aún quedan 9 años para que caiga el muro de Berlín y la política de austeridad y represión fomentada por el régimen comunista de la R.D.A. sigue vigente y en lo máximo de su esplendor.

A lo largo de la historia se describirá la adaptación de Bárbara (Nina Hoss) a su nuevo entorno, permitiéndonos asistir a situaciones que van desde el empleo de su bici como medio único de locomoción hasta el alquiler de un piso/chabola en las “colmenas” que el Estado ofrece como viviendas. La extraña relación que Bárbara entablará con uno de los residentes del hospital junto con la sombra del exilio forzoso de Berlín y sus relaciones con grupos hostiles al Régimen pondrán a prueba sus valores morales y humanos en una sociedad carente de ellos.

20022091.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx
Nina Hoss es “Bárbara”

Y bien, ¿qué nos aporta Bárbara? Bárbara es película seria, sobria, fría e incluso en ocasiones gélida, con una puesta en escena que no podía ser más adecuada cuando se quiere sumergir al espectador en la austera y mermada Alemania Oriental de la época del Muro. A pesar de que apostar por un guión más que correcto, los diálogos no son el medio principal para guiar al espectador a través de la narración. Este lugar es ocupadocon gran acierto por la fotografía y la iluminación como compañeros de armas de una estupenda Nina Hoss. Los colores apagados junto con la iluminación de interiores y los silencios de la actriz son las armas elegidas para narrar la austeridad y la política de represión y vigilancia que caracterizó al régimen comunista de la R.D.A., y de los cuales Bárbara es solo una víctima más. No se puede restar mérito al personalísimo director y padre de la criatura Christian Petzold, un realizador que con este film demuestra haber alcanzado su madurez pero que apunta que su clímax está aún por llegar. Es imposible disociar la  visión personal de Petzold sobre el día a día de la gente que vivía “al otro lado del muro”,  de la estética y el manejo de tiempos del gran Ingmar Bergman. En este sentido este disimulado discípulo del maestro sueco tiene un gran futuro.

Bárbara es un buen ejemplo de cómo se puede hacer cine político-social desde una perspectiva intimista sin aspirar al mainstream intencionalmente buscado de títulos como Good bye Lenin, Der Baader-Meinhof Complex o Die Welle. Bárbara forma parte desde ya de un reducido grupo de películas que, partiendo de  una concepción personal y estética de tintes intimistas,  abordan un hito tan importante como el tortuoso y polémico devenir de la sociedad alemana desde las miserias de la segunda guerra mundial a la bonanza económica del siglo XXI. Films como DasWeisse Band, la oscarizada Das Leben der Anderen o incluso la injustamente ignorada Yella, del mismo Petzold, tienen una nueva y digna compañera en Bárbara. Como complemento literario, La Torre -libro de Üwe Tellkamp- va a la perfección.

En definitiva, estamos ante otra muestra más de que en Alemania se hace buen cine fuera de Tom Tykwer, Wolfgang Becker, Uli  Edel, Fatih Akin o incluso Michael Haneke (en sus aventuras en Alemania). Los que busquen un relato meramente descriptivo de lo que se cocía en la R.D.A saturado con diálogos lacrimógenos y situaciones orientadas a inspirar lástima se equivocan de film. Mucha será la gente que deje la película a medias. Bárbara no es lo que cuenta si no cómo lo cuenta. Es de ese grupo de “rara avis” del séptimo arte que parece que no dicen nada y sin embargo cuentan todo. Como ya decía Hemingway, una buena historia debe ser como un iceberg, mostrar solo una mínima porción y dejar la mayor parte a la intuición y percepción de un espectador/lector con espíritu receptivo….  En este sentido Bárbara sería capaz de hundir al propio Titanic.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=6XNxnp_aiMY[/youtube]

Imágenes cedidas por Piffl Medien y Schramm Film Koerner & Weber

Tráiler de Golem Spain

Dejar respuesta