Bacterias que curan

0
423

Cuando una persona oye la palabra bacteria la asocia inmediatamente a enfermedad, a suciedad, a un problema de higiene y piensa que hay que evitar todo tipo de contacto con ellas. Esto ha sido así desde que se sistematizó su estudio en el siglo XIX y, sobre todo, desde que se descubrió que eran causantes de numerosas enfermedades que han causado estragos a lo largo de la historia de la humanidad. Esta percepción va a cambiar, pues si bien es cierto que existen numerosas bacterias patógenas, muchas son inocuas e imprescindibles para la salud y la vida de los seres humanos. Así lo confirman las investigaciones realizadas en los últimos años y las pruebas realizadas con bacterias como tratamiento de enfermedades hasta ahora de difícil cura.

bacteria Hace muchos años que se conoce el importante papel que juega la flora bacteriana del intestino en la digestión y en la absorción de nutrientes por el organismo, y se venden numerosos preparados que tratan de potenciarla, pero hasta ahora han sido como tiros a ciegas en una selva impenetrable. Esto ha cambiado con la introducción de las técnicas de secuenciación genómica al estudio de las bacterias que conviven con nosotros. Los biólogos estiman que un cuerpo humano alberga, en la piel o en diversas cavidades, un número de bacterias diez veces superior al de células, es decir, por cada célula hay diez bacterias, hecho que solamente es explicable por su tamaño mucho menor que el de una célula. Al conjunto de bacterias y otros microorganismos, como los virus, que aloja un ser humano se le denomina microbiota o microbioma, aunque esta última denominación se utiliza también para el conjunto de genes de los mismos.

El estudio de de las bacterias que hospedamos en nuestro cuerpo es muy complejo debido a diversos factores, entre los que destacan el elevado número de especies, que puede ser de varios miles, y la dificultad para cultivar en laboratorio muchas de ellas. La aparición de nuevas técnicas de secuenciación de ADN, mucho más rápidas y más baratas, permite abordar este estudio desde una perspectiva diferente y ha llevado a la creación de un gran proyecto internacional similar al del Genoma Humano. La finalidad de este proyecto es caracterizar nuestro microbioma, para entender su papel en el mantenimiento de la salud y como causa de enfermedades, es coordinado por el llamado The International Human Microbiome Consortium, y en él participan numerosos países, entre ellos la Unión Europea. El proyecto abarca cinco áreas: piel, boca, nariz con garganta y pulmones, aparato digestivo y vagina.

El microbiota se empieza a considerar un órgano más de nuestro cuerpo, con funcionalidades específicas e imprescindible para la vida, cuyo desequilibrio causa enfermedades y que parece tener una estrecha relación con el sistema inmunológico. Su estudio empieza a dar frutos preliminares en el tratamiento de enfermedades y numerosos indicios apuntan a su implicación en enfermedades tan diversas como la diabetes, obesidad, artritis, autismo, esquizofrenia, depresión, enfermedad de Crohn y un largo etcétera donde no faltan el cáncer, trastornos circulatorios y el Parkinson.

Como ejemplos de las aplicaciones terapéuticas de las bacterias que ya se vislumbran, podemos citar el trasplante de heces para casos graves de colitis debida a C. Difficile, enfermedad que puede ser mortal; también hay estudios que apuntan a su utilidad en determinados casos de obesidad. Otra aplicación terapéutica de las bacterias podría ser para la prevención de la caries, y recientemente un investigador español anunció la disponibilidad en poco tiempo de un chicle con las bacterias que protegerían de esta enfermedad tan frecuente.

Todo parece indicar que el uso indiscriminado de antibióticos tendrá que ser sometido a revisión para evaluar los posibles daños producidos al eliminar bacterias necesarias para un correcto equilibrio en nuestro microbiota. Conviene estar atentos a los avances que seguro se van a producir en este campo, pueden dar resultados espectaculares.

 

Imagen: FotosImagenes

 

Dejar respuesta