Asturias necesita el esfuerzo de todos

0
129

Las elecciones asturianas de hoy deberán solucionar la crisis política e institucional originada por la incapacidad del bloque Foro Asturias (FAC) para llegar a un acuerdo con los demás partidos. Las encuestas no pronostican la mayoría absoluta de ningún partido, lo que dificultará la formación de un gobierno estable.

Tras haber sido rechazado como número uno en el PP para las elecciones autonómicas de mayo de 2011 y poseído por su espíritu arrogante, Francisco Álvarez Cascos decidió crear su propio partido: Foro Asturias (FAC). El PP recibió esta noticia como un acto de deslealtad, infidelidad e incluso de traición. La situación alcanzó límites alarmantes de tensión cuando el recién fundado partido se hizo con la victoria en los comicios con una exigua minoría. Sumergido en un clima de absurdas rivalidades, Álvarez Cascos puso de manifiesto su incapacidad de diálogo con ningún partido, lo que hizo necesaria la convocatoria de elecciones anticipadas. Precisamente a esta falta de acuerdo aludió Cascos a la hora de justificar su decisión de disolver la Cámara y generar una de las mayores crisis institucionales de Asturias.

Como consecuencia, los ciudadanos han sido citados a las urnas por segunda vez en diez meses para elegir Gobierno regional. Pero, ante semejante parálisis institucional y política, ¿qué deben elegir los asturianos? Las opciones son deplorables. Todos los partidos políticos han contribuido para llegar a esta situación, demostrando su falta de profesionalidad para luchar unidos por el bien común.

En un momento de grave crisis económica, España no puede permitirse el lujo de llevar a la gente a procesos electorales cada pocos meses. Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del PP, puede definir la situación como “la constatación de un fracaso personal del proyecto de Cascos”, ya que en ningún momento dejó de defender un plan de presupuestos que no convencía a nadie, imponiendo su voluntad por encima de todo. Sin embargo, esta situación también supone un fracaso para los demás partidos políticos por su incapacidad para llegar al consenso. ¿Qué garantiza que esta vez sí puedan alcanzar dichos acuerdos?

La falta de solidez de los partidos políticos se ha revelado claramente en sus campañas electorales, protagonizadas por infinidad de ambigüedades y por la ausencia de planes concretos de gestión de la crisis, demostrando que los políticos tampoco tienen soluciones. La incertidumbre se ha apoderado de la política y, ante esta disyuntiva, los representantes políticos han preferido motivar una campaña basada en conceptos próximos a la ideología de sus partidos, antes que realizar promesas vacías de cambio. El PSOE apuesta por la “s” de seguridad, solidaridad, socialismo y seriedad. Frente a ellos, el PP aboga por “un gobierno que escuche, dialogue y acuerde”. Por otro lado, Álvarez Cascos se limita a defender su papel de víctima como consecuencia de un supuesto pacto entre PP y PSOE para impedir que gobierne su partido.

El futuro político de Asturias se pronostica complicado. La encuesta preelectoral del CIS no garantiza la mayoría absoluta a ningún bloque, por lo que la formación de un gobierno estable parece prácticamente imposible. El respaldo parlamentario necesario quedaría condicionado a un entendimiento a tres bandas entre los partidos de la derecha o los de la izquierda (con UPyD), por lo que, independientemente de lo que voten hoy los asturianos, sin el esfuerzo común de todos los partidos será imposible que se mantenga el nuevo gobierno del Principado.

Fotografía: K-ndeLa

Dejar respuesta