Arte 2.0, un cambio de paradigma

0
158
Museo de Orsay
Museo de Orsay

¿Siempre has soñado con ir al Museo del Louvre y ver su gran colección de antigüedades egipcias? ¿Te gustaría ver la obra del fotógrafo Robert Capa  o los bancos de imágenes de la agencia Guetty? Gracias a Internet ya puedes hacerlo. Los museos y galerías virtuales nos permiten visitar multitud de colecciones y obras de arte que ahora están a tan solo un clic de distancia.

Evidentemente no es lo mismo ver en persona la Coronación de Napoleón que verla en la pantalla de un ordenador, pero ante la imposibilidad de viajar a Francia siempre nos queda la opción de consultar las galerías y los tour virtuales que ofrece la página web del Louvre. El de París, es sólo uno de los grandes museos del mundo que ha dado el salto a la red, también podemos visitar online las modernas colecciones del MoMA de Nueva York o disfrutar de un recorrido por las elegantes salas del Thyssen, entre otros. Y no sólo lo hacen los grandes, si tecleamos en Google “museo virtual” encontraremos multitud de páginas donde descubriremos obras de artistas poco conocidos.

La ventaja de estos museos virtuales no es sólo el poder disfrutar de obras que no podríamos ver de otro modo, el hecho de poder consultar online lo que ofrecen permite decidir con antelación qué sitios nos interesa visitar y planificar así mejor nuestros viajes y visitas. Se acabarán también las decepciones al descubrir que este museo “no es lo que esperábamos”.

Sin embargo, es la fotografía la protagonista indiscutible de las galerías de Internet. La red acumula una cantidad ingente de bancos de imágenes, tanto profesionales como amateurs. Podemos consultar las colecciones de agencias de renombre mundial como Getty y Magnum, que llevan a cuestas la historia de la fotografía y del mundo, de la mano de autores de sobra conocidos, por ejemplo Robert Capa. O bien perdernos en la infinidad de los frescos álbumes de Flickr. Las posibilidades son inmensas, y más aún con el crecimiento de modas como Instagram o la Lomografía, vinculadas y alimentadas con el auge de las redes sociales.

Hay páginas para todos los gustos y colores. Otra muestra destacada es la del canal National Geographic. Los amantes del universo animal que no dispongan de mucho tiempo no tienen de qué preocuparse, el gigante de la naturaleza tiene una página web completísima en español que pueden consultar en cualquier momento.

Son sólo algunos ejemplos de todo lo que podemos visitar y consultar en la red, pero lo que se impone como conclusión es la realidad de que Internet está cambiando nuestra forma de consumir el arte. No todo el mundo puede permitirse ir a esta o aquella ciudad para visitar museos y monumentos, o a lo mejor no hay tiempo ni de hacerlo en la propia, pero sí puede navegar por internet un rato. Esto es extensible a toda la cultura, que desde hace tiempo ya no es recurso de unos pocos privilegiados, hoy en día cualquiera puede consumir cine, literatura o música desde el ordenador y el calor del hogar; así como aprender y formarse online casi sobre cualquier materia.

Artistas y creadores de todo tipo se unen en la web para darse a conocer. El modelo ha cambiado, las distancias se acortan y todo confluye en algún punto de la red. Sólo nos queda elegir qué queremos ver y teclear las palabras adecuadas que nos lleven a su encuentro.

Imagen de Raquel Rero

Dejar respuesta