Arrea Bernabéu

3
250

La ilusión es un factor determinante en cualquier aspecto de la vida. Toda persona requiere este sentimiento para afrontar el día a día. Los enfermos por depresión tienen como principal síntoma la falta de ilusiones, sueños, esperanzas, ánimos, etc. Tan importante es este elemento que el éxito o fracaso de las cosas está intrínsicamente relacionado con él. El deporte no se escapa de su poder y por tanto el fútbol tampoco. Lo saben bien los profesionales de este sector, quienes emplean la ilusión como una herramienta para lograr apoyos y sus propios objetivos. Mourinho, que aunque lo llegue a parecer no es tonto, también está al corriente. Por ello, esta semana hemos podido ver un video que reclama a la afición madridista que convierta Chamartín en una fortaleza infranqueable. La pregunta sería: ¿por qué ahora? ¡Porque vienen los franceses! Concretamente el Olimpique de Lyon.

El Bernabéu se llena para ver el partido de vuelta de octavos de final de la Champions League. Haciendo una pequeña retrospectiva recordarán que el Lyon fue nuestro verdugo la temporada pasada en está competición, que el 22 de Febrero de este mismo año jugamos la ida en casa gala y solo conseguimos un empate. Digo solo porque debieran haber tenido más sangre y conseguir un resultado favorable. Ese resultado que no necesitaría del reclamo a las barricadas. Seguramente haya quien piense que un empate a uno no está tan mal y no le quito razón. Lo que está mal, viene estando mal desde el principio de temporada, es la forma de jugar de los blancos. Les pondré un ejemplo: un padre que ve que su hijo es inteligente pero perezoso hasta decir basta. Al padre le hervirá la sangre viendo que su hijo tiene potencial y no lo emplea. Bueno, pues el Madrid es ese hijo tonto. Sí, porque quien tiene dones y no los usa es tonto. Para que vean que no es una reflexión al tuntún, les invito a que lean el libro de José Antonio Marina: Inteligencia Fracasada. “¡Lo van a flipar!”, como diría cualquier jovencito español.

Personalmente mi mayor ilusión ante este encuentro son las croquetas de mi madre. Porque respecto al Real Madrid de mis amores, ando un poquito apática. Pero bueno, es un partido importante así que sentada, con el ordenador sobre las piernas, en el sofá me dispongo a observar lo que ha de acontecer. Respetuosos minuto de silencio por las víctimas del desastre de Japón. El árbitro pita el comienzo, CR7 reaparece tras su lesión, el Madrid parece muy enchufado, solo van cinco minutos y han tenido dos oportunidades. Esto es positivo, no como en la ida que tardaron 29 minutos en llegar al área rival. Sin embargo el control del balón aun no es de ningún equipo. La primera tarjeta amarilla es para Pepe en el minuto 8. Insisto en que este chico no está bien mentalmente. Llega el primer cuarto de hora y el vaivén inicial no se sosiega, ambos equipos están algo acelerados y el Lyon empieza a despertar. No vendría mal que el centro del campo del Madrid se ordenara un poco más y mantuviera más el balón. Se acerca la media hora de partido, domina el Lyon el centro del campo y llevan un ratito atacando, el Madrid necesita que Ozil aparezca, como en el minuto 26 cuando desatasca el juego con un pase largo que termina con un tiro peligroso de CR7. En el minuto 29 Carvalho recibe una amarilla, sinceramente si no es por las protestas no veo la falta. ¡Señores, me llevo las manos a la cabeza! El primer gol emerge de las botas de Marcelo, un gol propio de uno de los mejores delanteros del mundo pero en el indeterminado, por eso de que ni es defensa ni es extremo ni na. Minuto 37, el Madrid se adelanta sin el control del balón y con una primera parte totalmente alocada. Tanto que en el 42 se anula un gol a Benzemalo, que últimamente es Benzemejor, de cabeza por fuera de juego. Toca el descanso, Marcelo parece que se ha lesionado pero nos vamos con la duda y es el momento de las croquetas.

¡Uf, deliciosas! Empieza la segunda parte y por suerte para Mou, Marcelo no se ha retirado. Un poco más calmada esta segunda parte en su inicio, pero sigue sin haber un claro dominador del juego. A pesar de ello, los franceses están más ordenados, más unidas sus líneas. Si los blancos se adormecen, como suelen, es posible el empate de los galos. No sería la primera vez que les pasa. Un pequeño apunte, reitero la humilde petición de que a Iker le enseñen dos cosas: a sacar con el pie y a tener calma para sacar de puerta. Dicho esto, prosigamos. La segunda tarjeta para el Lyon llega en el 53, se me pasó comentar que una cama a Carvalho provocó la primera, a Cissokho por intentar parar al “corre-kilómetros” Di María. Es increíble lo que llega a correr este chico en cada encuentro. El Madrid ataca con peligro pero el Lyon está manteniendo bastante bien el balón y por tanto el ritmo del partido. Minuto 63, Hugo Sánchez dice que no, pero desde el sofá de mi casa diría que a Benzemalo le hacen penalti que no pitan. Hablando del rey de Roma, con el gol asoma. El segundo nace de sus botas, del tímido delantero francés adoptado por el Madrid. Benzema marca en el minuto 66, a pase de Marcelo y gracias a un fallo de la zaga francesa. Este equipo va a convertir al indefinido Marcelo y al delantero Karim en grandes jugadores. Tiene tela. El encuentro retorna al caos, atacan unos y otros sin dominio por parte de ninguno. En el 73 sale “Manolito” Adebayor, con tal de no aprendernos el apellido les llamamos como sea, por CR7 que no ha hecho demasiado, en mi opinión. Otro fallo defensivo y otro gran pase, esta vez de Ozil, permiten a Di María marcar el tercero de la noche en el minuto 76. Mou decide cambiarlo en el 77 y saca al “pirata” Granero. Me gusta el cambio, me gusta este jugador. En el 83 otro gol, en propia puerta, anulado por fuera de juego de Ozil y pocos segundos después sale Lass por Benzemalo, bueno por esta noche Benzebueno. En el 88 los blancos duermen la pelota y los franceses han apagado su garra viendo el resultado. Hasta que pitan el final.

Lo han logrado, han pasado de octavos y han derrotado la supuesta maldición con el Lyon. Sigue sin convencerme el juego pero está noche, al menos, me ha convencido la actitud. Han luchado todos los balones y han corrido desde el inicio hasta el fin. Han puesto garrar. El Bernabéu ha arropado al equipo como solo ellos saben hacerlo y de paso le han mostrado a Mou un poquito de su fuerza, que no es gratuita. De la vuelta del “deseado”, es decir, CR7 solo puedo comentar que no ha hecho mucho, por no decir que no ha hecho nada. Recemos porque Xabi Alonso no se lesione, dado que es el motor de este equipo. Otro apunte que no quiero olvidar es la preocupación que me causa Pepe, ha tenido tres o cuatro entradas desmedidas, sin sentido. Es una exageración, pero un día se le termina de cruzar el cable y se carga, literalmente, a algún contrario. El club debiera tomar prevenciones para que este chico saque su ira de otra manera, mascando chicle por ejemplo. En serio, es como para prestarle atención. Supongo que mañana los titulares hablarán de un gran partido por parte del Madrid, siento discernir diciendo que bueno no ha sido pero admitiendo que ha sido mejor de lo que presuponía. Para terminar, pequeña reverencia a Mou no porque crea que sea el mejor entrenador del mundo, que no lo es, sino porque hoy ha demostrado que es muy listo. Ha sacado un equipo que da resultados, los cambios han sido conservadores pero no precipitados y ha sabido picar a la afición para que hicieran lo que han hecho. Jugar el partido. Porque lo mejor de ser madridista, sin duda alguna, es ese ambiente.

Fuentes de las imágenes:
www.as.com
www.marca.com
www.20minutos.com

3 Comentarios

  1. me gusta esa ironía tan sútil, para decir la verdad sobre un equipo que va por el mundo como si fueran los mejores, no siéndolo, pero creo que eres demasiado buena con el niño malcriado que es Ronaldo, que no hace nada más que florituras y perder balones y encima protesta, o mejor, se coge rabietas como un niño chico al que hay que darle un azote.
    -Saludos

  2. Ríndete a Marcelo de una vez!!!!!!!!!!!
    A mi el Madrid me gustó pero esa actitud hay que mantenerla siempre. Que se vean videos de la temporada de los 107 goles ¡Tonto el que no marque!

    Un saludo.

Dejar respuesta