Jenson Button arrasa en el estreno del Mundial de Fórmula 1

1
56

Tras 58 vueltas en el circuito Albert Park de Melbourne (Australia), se decidió la primera carrera del mundial de Fórmula 1. Con tan sólo un coche de seguridad y seis abandonos, el premio se disputó con relativa normalidad. El monopolio de McLaren en la parrilla de salida, bien defendido por Jenson Button y Lewis Hamilton, se vio trastocado en las últimas vueltas por el Red Bull de Sebastian Vettel, que logró hacerse con el segundo cajón del podio.

Los semáforos del circuito australiano de Albert Park apagaron sus luces, 22 monoplazas arrancaron el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 y dos hombres de McLaren, Lewis Hamilton y Jenson Button, lideraban en aquel momento el inicio de la temporada. Al final de la prueba, sólo 16 coches pasarían bajo la bandera a cuadros y el segundo cajón del podio ya no sería ocupado por el color plateado del mono de McLaren. ¿Qué pasó entonces? Un coche de seguridad, numerosos adelantamientos -unos más arriesgados que otros- y seis abandonos explican el desenlace de la prueba.

Si Hamilton partía como favorito en la primera prueba del mundial, sus esperanzas se vieron truncadas ya en los primeros metros de carrera. Su compañero Button se hizo con el liderato antes incluso de la primera curva gracias a una espectacular salida. Más tarde, y aprovechando el coche de seguridad que salió hacia el final, el equipo Red Bull tiró de estrategia y colocó a Vettel por delante del ‘pole-man’. Aunque acabó tercero, Hamilton no parecía muy complacido con el puesto, algo que no es de extrañar tras haber hecho un fin de semana casi perfecto, superando con creces a su rival más directo, el alemán Vettel.

Jenson Button

Por detrás de este grupo, que se disputó el podio hasta prácticamente el final de la prueba, Mark Webber luchaba con Michael Schumacher, Nico Rosberg y Fernando Alonso, e incluso llegó a ser un peligro real para Hamilton en las últimas vueltas. Cuando ya había adelantado a Alonso en la segunda parada del asturiano en boxes, el australiano consiguió ponerse a escasos 1,5 segundos del piloto inglés y, en última instancia, arañar un cuarto puesto de mucho mérito.

Una vez más, corriendo con un coche que para nada da la talla por el momento, Alonso volvió a demostrar hasta dónde puede llegar quedando quinto en una carrera en la que partía desde la decimosegunda posición, debido al error cometido durante la jornada de clasificación del sábado. Una intensa lucha con Pastor Maldonado a pocas vueltas del final le puso las cosas aún más difíciles. Sólo el accidente del venezolano, a poco más de seis giros para la conclusión, dejó respirar al conductor ovetense. Aun así, Maldonado no sólo demostró el potencial del monoplaza de Williams, sino también el suyo propio como piloto.

Por otro lado, algunos de los pilotos en los que se habían puesto más esperanzas acabaron el día en el ‘box’ de su equipo. El primero fue el prematuro caso del francés Romain Grosjean, quien venía haciendo una excelente pretemporada y acabó viendo cómo su monoplaza, después de haberle llevado hasta la tercera posición en la clasificación del sábado, no podía continuar su andadura en el GP de Australia por un toque en la primera vuelta que rompió la suspensión de su Lotus.

Schumacher también sufrió un incidente que le dejó fuera de combate en la vuelta número once. En este caso, parece que fue la caja de cambios la que le jugó una mala pasada, ya que su bólido se quedó parado cuando trataba de frenar el empuje de su compatriota Vettel. Massa, por su parte, acabó con el coche destrozado a pocas vueltas del final tras un choque en un adelantamiento.

De momento parece que el presente mundial está bastante más abierto que el del año pasado, máxime cuando algunos equipos medianos, como Williams, Sauber o Mercedes, han dado pasos de gigante en cuestión de rendimiento del coche, mientras que los fuertes parecen no disponer de ningún arma secreta.

El próximo fin de semana llega Malasia y habrá que esperar hasta entonces para ver qué conejo se sacan las escuderías de la chistera, sobre todo en esta edición en la que compiten todos los campeones del mundo en lo que va de siglo XXI.

 Imágenes: Patrick Dawn/ph-stop

1 Comentario

  1. Tendremos que esperar a que vuelvan a Europa para que, como bien dices, veamos de que tipo de sorpresas nos deparan las evoluciones de las escuderías. Por lo menos este año parece que las cosas estaran mas repartidas.

Dejar respuesta