Argentina debe entender que Messi es especial

0
222

Argentina ha tenido, sin lugar a dudas, el mayor talento del mundo entre los suyos: Maradona fue un ciclón que irrumpió en el fútbol y no dejó indiferente a nadie. Su bagaje, aunque reseñable, no coincidía con sus posibilidades. Se puede decir que la encimera de Diego no hace honor a su figura. Al menos, a la que jugaba.

Hasta la saciedad escucharán decir que el Pelusa ganó aquel Mundial de México solo, y que aquellos dos goles ante Inglaterra deben formar parte de la videoteca de aficionado. Es posible: nunca hubo tremenda hazaña, en tal escenario y con aquel telón de fondo (para los que no se sitúen, la Guerra de las Malvinas les pondrá en vereda). Su endeble figura sorteando piernas inglesas hasta encontrar las mallas es el momento, el cénit dónde descansa todo.

Quizás por ello, y por ser el enésimo sustituto del argentino, Messi soporta una losa con la que otros apenas lidiaron: ser aquél que guíe a la albiceleste a los albores perdidos. Para ello, tendrá que convencer a un país al que el fútbol le da quebraderos y alegrías, jugar ante una afición que nunca le vio crecer. Messi no convence porque, a diferencia de al resto, no le conocen. Sin saberlo, a los argentinos les ha llegado un regalo desde La Masía, al que exigen pero no comprenden. Y por ahí viene el mal: querer que juegue como en el Barça es necedad, pues no están Pep y el resto para acompañarle.Son estos los que han esculpido lo que hoy vemos de Lionel. Nadie más.

Los argentinos tienen buenos futbolistas. Muy buenos, de hecho. Pero ni allí tienen Xavis e Iniestas, ni en Buenos Aires se le trata como en Barcelona. A Leo hay que mimarlo, pues de este trato saldrán sólo triunfos. Argentina debe entender que Leo es especial.

Foto: AP
Texto: Elaboración propia

Dejar respuesta