Aquellos años

1
531

Niños,
nadan en la suciedad de la acequia,
bebiendo con dolor la maldad del hombre.
Contaminada, en una zanja,
el agua se posa,
y del molinero de animales
mueren criaturas de pelo y carne.
Y cuando desciende el agua con sangre
se bebe por sed,
se cocina a la leña,
en las paredes de caña,
que guarda a la familia.
El silo apesta, la familia crece.
El loco aun llora:
¡Pobre, ahora está cojo!
Un desmonte de rocas endemoniadas
le ha arrancado un miembro.
¡Oh! El agua llega,
y con muerte refresca
la cara de miseria y olvido
de la extrema pobreza. 

Fuentes de las imágenes:
http//www.periosia.com
http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=464130

1 Comentario

  1. qué dolor puede causar la pobreza en el mundo y aquí mismo. Hay mucho por trabajar y una sensibilidad que recoge un poco de toda la injusticia del mundo.

Dejar respuesta