El APOEL se cuela en la historia de la Champions

0
65

El APOEL ha hecho historia en el fútbol europeo al conseguir clasificarse para los octavos de final de la Liga de Campeones, lo que le convierte en el primer equipo de Chipre en lograr tal hazaña. Además, lo hizo como primero de grupo, por lo que en el sorteo del próximo 16 de diciembre evitará a los grandes favoritos al título. Es, junto con el Basilea suizo, la revelación de la máxima competición continental.

Apoel F.C.

Ni los más atrevidos podían vaticinar una sorpresa como la que ha protagonizado el APOEL de Nicosia, sobre todo cuando compartía grupo en la primera fase de la Champions con Zénit San Petersburgo, Shakhtar Donetsk y Oporto, recientes campeones de la UEFA y, en el caso del conjunto portugués, también de la Champions en 2004.

El camino del APOEL en la competición comenzó muy pronto, tanto es así que el equipo lleva jugadas todas las rondas de la Liga de Campeones. Pese a ser el vigente campeón de su Liga, tuvo que debutar en la segunda fase de eliminatorias previas frente al Skënderbeu Korçë albanés, al que endosó un 6-0 en el cómputo global. En la tercera ronda eliminó al Slovan de Bratislava y en el play-off final al Wisla de Cracovia, clubes que, sobre el papel, eran superiores al cuadro chipriota.

El equipo está dirigido desde 2008 por Ivan Jovanovic, un técnico serbio que ha hecho carrera en Grecia y Chipre entrenando a clubes modestos. Curiosamente, ésta es su segunda etapa como técnico del APOEL, al que ya había dirigido anteriormente entre 2003 y 2005, consiguiendo una Liga y una Supercopa.

Formado principalmente por futbolistas portugueses y brasileños, el APOEL es un auténtico abanico de nacionalidades. Entre los pocos jugadores que pueden resultar familiares a la afición española se encuentran Aldo Adorno y Esteban Solari (ex futbolistas del Almería) o Urko Pardo (portero que pasó por las categorías inferiores del Barcelona).

El estilo de juego del club de Nicosia (y su trayectoria este año en Champions) guarda cierta relación con la Grecia campeona de Europa en 2004: equipo muy ordenado en defensa y rápido al contragolpe. El partido que le dio el pase matemático a octavos (un empate a cero en cancha del Zenit) ilustra a la perfección su paso por la fase de grupos. Fuera de casa, el APOEL empató todos sus partidos con una zaga infranqueable y un ataque muy dinámico en el que destacan los brasileños Manduca y Aílton. En Nicosia, utilizando esta misma estrategia, ganó sus partidos clave por dos goles a uno ante el propio Zenit y el Oporto. Especialmente intenso fue éste último encuentro, ya que Hulk, delantero del equipo luso, consiguió igualar la contienda en el minuto noventa, pero Manduca desequilibró de nuevo el marcador en el tiempo añadido.

Pese a estar en el bombo de los primeros de grupo, pocos apuestan por nuevas victorias del APOEL en una fase de octavos de final donde las tablas y la experiencia pesan mucho ante equipos de primera fila. Pero junto al Basilea, que ha dejado fuera al Manchester United, el conjunto de Nicosia ya ha grabado su nombre con letras de oro en el Olimpo europeo, logrando una sorpresa que ni los más románticos podían esperar.

Fotografías: George M. Groutas

Dejar respuesta