Apariencia alemana y potencia americana se unen en el nuevo BMW de competición

0
204

La escudería Global Concept Automobile ha diseñado un bólido, el GC10-V8, que deja visible la silueta de un BMW Serie 1 M Coupé, pero adaptado por completo a la alta competición y equipado con el potente motor americano Chevrolet V8 de 6.2 litros.

BMW GC10-V8

En los últimos años se ha asistido a una evolución dentro de la saga de vehículos deportivos M de la marca alemana BMW, siendo estos modelos cada vez más grandes, pesados y, por supuesto, versátiles. No obstante, ni las modas ni la demanda del mercado han podido evitar que BMW vuelva a la senda de la competición.

El equipo de carreras francés Global Concept Automobile cuenta en sus filas con un BMW Serie 1 M Coupé que puede llegar engañar por el aspecto exterior que presenta. Esta máquina fue construida a partir de un Serie 1 M Coupe Shell, pero en la actualidad nada tiene que ver con este prototipo original más allá de los faros y la calandra frontal.

El más pequeño de la familia M ha sufrido una radical transformación, siendo modificado para adaptarlo al mundo de la competición a petición de uno de los clientes del equipo. Más allá de su espectacular y agresiva carrocería (construida en su totalidad en fibra de carbono y modificada para conseguir el máximo rendimiento aerodinámico del coche), lo que se puede encontrar en sus entrañas poco tiene que ver con BMW.

El primer cambio se aprecia en el nombre del coche, que pasa de ser conocido como Serie 1 M Coupé a llamarse GC10-V8. En cuanto a la estructura, cuenta con un chasis tubular acorde con la normativa de la FIA y alcanza los 550 caballos de potencia gracias a la inclusión del mítico motor americano Chevrolet V8 de 6.2 litros, ajustado por el grupo Sodemo Development.

A su vez, presenta  un gran difusor, llantas de 18 pulgadas y un gigantesco alerón trasero negro. La jaula de seguridad frontal en ambas puertas y todos los elementos necesarios para la competición también se han incluido en el interior. Por otro lado, se han instalado unas suspensiones regulables del fabricante sueco Ohlins, frenos de AP Racing y una caja de cambios del grupo Sadev.

En definitva, un cóctel explosivo caracterizado principalmente por su internacionalidad, ya que está formado por una carrocería de inspiración alemana, diseño y preparación francesa y potente mecánica norteamericana.

El coche no se podrá ver en el campeonato alemán DTM (Deutsche Tourenwagen Masters) ni en competiciones similares como NASCAR corriendo bajo la denominación BMW, ya que la marca bávara tiene preparado su BMW M3 DTM oficial para 2012. Sin embargo, se podrá ver en acción en alguna que otra carrera de resistencia francesa, así como en las 24 Horas de Dubai 2012.

Imagen: Neuwieser.

Dejar respuesta