Anthony Davis, un líder precoz

1
105

Número uno del Draft 2012, Anthony Davis se ha dejado notar en los primeros meses de competición. Su paso del anonimato al estrellato ha sido fugaz: de jugar en la NCAA el pasado año a ser líder de los New Orleans Hornets esta temporada, pasando por un oro olímpico en Londres 2012. Así es el nuevo chico de oro de la NBA.

Anthony Davis es una de las estrellas más prometedoras de la NBA. Fotografía: Ammon Backstrom

Poca gente se sorprendió el pasado 28 de junio cuando el comisario de la NBA, David Stern, dio la noticia de que el joven alero de 19 años Anthony Davis era elegido en la posición número uno del draft por los New Orleans Hornets. Como de costumbre, el chico, nacido en Illinois (Chicago), venía de ganar la NCAA universitaria con los Kentucky Wildcats. También se alzó con el galardón de jugador del año, novato del año y mejor defensor gracias a sus 14 puntos, 10 rebotes y 5 tapones. Se podría decir que fue llegar y besar el santo.

Se puede definir como el último jugador one-and-done, es decir, un jugador que, comprobado por lo dicho anteriormente, podría haber dado el paso a la mejor liga de baloncesto del mundo sin tener que pasar por la liga universitaria si no fuera porque esto es de obligado cumplimiento. El sueño del Cejas, apodo que recibe por su apariencia física, no quedó ahí, ya que Mike Krzyzewski le llamó para alcanzar el oro olímpico este verano en Londres 2012. Aunque su labor fue de jugador número 12, la experiencia de compartir vestuario por primera vez con jugadores de la talla de LeBron James, Kobe Bryant o Kevin Durant no se la quita nadie. Además engrosó su palmarés un poco más con la medalla de oro que se colgó.

La temporada empezó, y desde Nueva Orleans se preguntaban si Davis iba a ser un espejismo de lo visto hasta entonces o podría ser su buque insignia. En sus primeros seis partidos en la NBA en el equipo del estado de Luisiana ha engrandecido su leyenda y se ha colocado como el mejor de los rookies. 16 puntos, 8 rebotes y 2 tapones son su carta de presentación en la mejor liga del mundo. Presentación que se vio frenada por una inoportuna lesión en su tobillo izquierdo que le tiene inactivo desde el 17 de noviembre, y de la que recayó por una reacción de estrés cuando parecía recuperado. Su mejor noche la vivió contra los Milwaukee Bucks, anotando 28 puntos.

A pesar de la lesión, los únicos novatos que le hacen sombra en estos momentos son Damian Lillard, con un sorprendente inicio por parte del base de los Portland Trail Blaizers; Dion Waiters forma con Kyrie Irving una pareja demoledora en los Cleveland Cavaliers; Michael Kidd-Gilchrist, número dos del draft con los Charlotte Bobcats; y por último, Jonas Valanciunas exjugador del Lietuvos Rytas que lo está haciendo realmente bien en Toronto con los Raptors.

Pero hablar de Davis es hablar de una evolución más en el baloncesto. Empezó jugando como base, pero su crecimiento lo trasladó a la zona. Es por ello la enorme movilidad que tiene, su buena mano a la hora de mirar el aro y tirar, y su gran capacidad para conducir el balón. En esta evolución se incluyó una intimidación que se ha formado a base de apabullar a los contrarios, un imán para los rebotes y una defensa fuerte como un muro. Además hay que destacar su juego por encima del aro y su trabajo incansable en la pista y fuera de ella. El único punto negro es la poca experiencia en competiciones y el no mostrarse suelto en posiciones de pick & roll debido a su cambio de posición tan repentino.

Habrá que esperar, pues, que no se repita la típica historia del chico que apuntaba muy alto. se le compara ya con uno de los grandes, Kevin Garnett, pero que la fama y la presión pudo con él. Hay que cuidar a este líder precoz para que, ojalá, llegue alto y brinde noches mágicas a los aficionados del baloncesto mundial.

1 Comentario

Dejar respuesta