Ante la crisis: cierre de bibliotecas en época de exámenes

0
99

gLos Presupuestos Generales del Estado disminuyen la asignación presupuestaria en más de un 60% a las 52 bibliotecas públicas de la Comunidad de Madrid. Además, con la reducción de los horarios, se espera ahorrar unos  200.000 euros.

Durante este periodo de exámenes, hay doce bibliotecas abiertas en horario especial, pero solo hasta la una de la madrugada. Desde junio de 2004 la Comunidad de Madrid ofrecía a los estudiantes varios centros abiertos las 24 horas durante los meses de exámenes: febrero, mayo y septiembre.

Uno de los datos que más ha llamado la atención del público usuario, han sido los cero euros  destinados para libros en bibliotecas, horarios reducidos y cierre en fechas como en las que estamos.  En 2013, el Gobierno no pondrá dinero para que la red de bibliotecas públicas compre fondos, renueve material o mantenga a sus trabajadores.

Es ahora cuando las bibliotecas se están viendo obstaculizadas para ofrecer sus servicios y, por el contrario, se suma un auge de usuarios, entre ellos universitarios.  Desde el inicio de la crisis, muchos de los que se han visto haciendo cola en el Inem han decidido retomar los estudios que meses, o años antes, habían abandonado. Este aumento de número de usuarios de los servicios de biblioteca, choca con el disminuido número de material comprado, en cuanto a libros se refiere

El año pasado, siete bibliotecas públicas, las que más usuarios solían tener, estuvieron abiertas 24 horas. Otras cinco funcionaban de lunes a domingo con horario ampliado, de nueve de la mañana a una de la madrugada. Tras un análisis de la situación y del uso de las instalaciones a partir de cierta hora, se decidió que estas cinco no abrieran toda la noche, ya que habían tenido una media de asistencia inferior a 10 usuarios en el tramo de la 01.00 a las 09.00 horas. El ahorro se limita básicamente a la electricidad y la calefacción, además del personal necesario para la toma de documentación y vigilancia.

Se habla de “racionalización” de horarios. Se desestima como opción la apertura de 24 horas, alegando la “deficiente ocupación” en horarios de madrugada, a partir de la una; debido a una  “fuerte caída de usuarios” como afirma el Gobierno Regional. Marta Millán, estudiante de Magisterio afirma, que “las bibliotecas son de uso común educativo y deberían de abrir todos los días del año, porque cada persona está envuelta en sus circunstancias, además de promover actividades educativas ligadas al colegio, instituto o universidad”. El descontento entre sus usuarios va en aumento, pues la educación camina de la mano de instituciones de difusión de la cultura como son las bibliotecas.

Imagen de Melanie Montano

Dejar respuesta