Analítica

1
319

Cuando nos dicen que el Real Madrid ha perdido no necesitamos ver el partido para saber en qué se ha fallado. No había centro del campo, no había bandas, se conducía en exceso el balón y sobre todo la defensa fallaba más que una escopeta de feria. Cuando el gran Real Madrid pierde ante un modestísimo Alcorcón por goleada la frase que cruza nuestras mentes es “y no fueron más porque tienen a Iker” pero es obvio que no es un superportero con poderes paranormales, es muy bueno eso sí. El Barça sin embargo goleando al Zaragoza demostró lo básico para jugar bien al fútbol: defienden todos, atacan todos, abren el campo por las bandas, juegan a un toque, en una jugada participan varios jugadores y corren como gamos. Como ya dijimos se han vuelto a cambiar los discursos: ahora el Barcelona es grandioso y en el Madrid…hay que echar al entrenador. Pero algo muy molesto para nosotros son los titulares que tildan el partido como vergonzoso. Pudiéramos entender que los seguidores del Alcorcón se enfadarán y mucho, cierto que la norma dice que el grande se come al pequeño, pero nosotros hubiéramos titulado: PARTIDAZO DE UN GRAN MODESTO. Porque en realidad es así, jugaron mejor y por tanto vencieron. Y algo a resaltar es que corrieron como gamos. Porque en esta vida las cosas no se consiguen sin esfuerzo.

Volvamos con la precipitación porque si el Real Madrid pierde lo mejor es echar al entrenador y quizás tendríamos que pensar porqué el equipo no consigue mejorar, desde hace unos años, aunque lo cambien tres mil veces. Pues seguramente sea por eso, porque a ninguno le dejan hacer un equipo, que parece sencillo pero no lo es. Quizás debería reinar la calma y dejar que las cosas sigan y no en la novena jornada tirar a la borda un proyecto. Eso se lo podemos contar también al Atlético, que ya han cambiado de mister, pues es más fácil echar a uno que a veintidós. Pero así no se consiguen resultados. Creemos desde nuestra modestia que es a base de entrenar, de usar un sistema sencillo en el que el balón no dure mucho en los pies de un mismo jugador, que tenga un centro del campo que se compenetre, una defensa que este atenta en todo momento, que se usen las bandas y sobre todo que corran como gamos. Sin embargo para conseguirlo se necesita estabilidad en el banquillo, que mande uno y le dejen mandar, que los jugadores quieran correr. Esperemos que en el equipo blanco esto se vaya solucionando poco a poco y sin cambiar cada dos días de entrenador. Pues estos males que tiene el Madrid vienen de bastante lejos y tardan en sanar. Respecto al Alcorcón y su partidazo podríamos decir como excusa que, para los grandes, la Copa del Rey es una competición menor. Y aun así suena trillado. Pero no es sorpresa que un modesto venza a un grande en esta competición, viene ocurriendo a menudo y a pesar de ello los periodistas deportivos siguen alarmándose. Podríamos denominarlo prepotencia pero preferimos precipitación. Esperamos que el Barça no caiga en liga torpemente y el Madrid mejore sorprendentemente porque entonces tendremos que volver a nombrar la precipitación porque seguramente volverán las voces que quieran echar a Pep Guardiola y las que quieran poner una estatua a las mega-estrellas blancas. Y así toda la temporada.

Fuentes de las imágenes:
www.as.com

1 Comentario

  1. Está visto que en fútbol no hay medias tintas y el Real Madrid, ídolo con pies de barro, se ha llevado una sorpresa.

    Por fin se demuestra que no todo son grandes fichajes e inversiones millonarias. Además de eso, hay que sudar la camiseta!

Dejar respuesta