Amparo Sánchez: “Más que cantante me considero cantaora”

0
215

Aunque unida inevitablemente en la memoria a Amparanoia, su banda durante doce años, Amparo Sánchez ya camina en solitario. El pasado lunes 24 de septiembre salía a la venta Alma de cantaora, su segundo paso en esta nueva etapa, un álbum de carácter acústico y reposado para el que ha contado con la participación de bandas y músicos como Calexico, Bebe, Depedro o Arianna Puello. Ilusionada como el primer día, Amparo Sánchez se encuentra ya girando por todo el territorio nacional en una larga serie de conciertos que le llevarán próximamente a países como Australia y, quizá, Japón, donde también se ha publicado su nuevo trabajo. La Huella Digital tenía la oportunidad de hablar con ella y de conocer sus sensaciones ante este nuevo lanzamiento.

Tras doce años al frente de Amparanoia, estrenabas tu carrera en solitario con Tucson-Habana. Ahora publicas su continuación, Alma de Cantaora. Han sido muchas experiencias y cambios, ¿la ilusión es la misma?
Amparo: Sí, sorprendentemente (risas). O mayor cada vez. Fue en 2009 cuando saqué Tucson-Habana, han pasado un poco más de tres años, ya llevo un tiempo tocando algunos de los temas en directo y la gente tenía muchas ganas de tener nuevas canciones, nuevo repertorio. Estoy muy ilusionada, contenta de que esté ya fuera.

Titulas a este nuevo disco Alma de cantaora. ¿Hay algo que nos puedas decir acerca de ello? ¿quizá algún tipo de relación con el flamenco?
A.: Bueno, cantaora… Sí, claro, en Andalucía y en nuestro país está mucho más relacionado con el cante flamenco, pero en realidad cantaoras y cantaores hay por todo el mundo. Esa necesidad de expresarte con la voz, con la música y con las canciones independientemente de que grabes disco, subas a un escenario o no. Tener esa necesidad que nace de dentro del alma y del corazón. Yo, más que cantante, me considero cantaora, va conmigo esa necesidad.

El disco está repleto de colaboraciones. Jairo Zavala (Depedro), Arianna Puello, Bebe, Calexico… ¿Cómo han ido surgiendo? ¿fue premeditado contar con todos ellos?
A.: No, no. Si hubiera pensado que iba a hacer un disco con toda esta gente no hubiera salido porque las cosas a veces las planeas y no salen. Y justo cuando no las planeas, fluyen. También es cierto que todas las personas que están en el disco es gente a la que conozco desde hace mucho tiempo, con la que siempre hay ganas de hacer algo juntos. En ese momento en el que yo estaba creando nos vimos, contactamos o hablamos de que estuvieran dentro, pero para mí también ha sido una sorpresa que se haya sumado tanta gente.

Como dices, es un disco mucho más acústico, más reposado. ¿Has buscado la simpleza?
A.: Sí, buscaba la simplicidad. Tucson-Habana me gusta muchísimo y creo que también se ha seguido bastante la estela, el aire del sur de Estados Unidos y de la frontera. Hemos seguido ese camino. Y el punto latino está de alguna manera en alguna de las canciones pero, más que pensar en el estilo, hemos partido del concepto de un guitarrista y yo, porque a lo largo de este año, a parte de hacer conciertos con banda, he hecho muchos conciertos pequeñitos con el público muy cerca, en aforo reducido. Conciertos que me han enriquecido muchísimo y que me han contactado de una manera mucho más cómplice, más física con el público. Empecé a cantarlo así, en este formato acústico, y dije, “¿por qué ahora voy a ponerle un montón de cosas si lo estamos tocando así y a la gente le encanta?”. El tema llega y yo lo que quiero es que escuchen lo que tengo que contarles. No me voy a complicar, voy a hacer un disco acústico. Al final vienen amigos y uno toca el acordeón, el otro toca el cajón, el otro llega con el trombón y hay otros instrumentos, pero la base y el concepto del que partimos para empezar el trabajo fue acústico.

¿Seguirás entonces jugando con distintos tipos de formación a la hora de presentar el disco en directo?
A.: Bueno, yo me planteo dar un tiempo a la gente para que escuche el disco. No siento la necesidad, ahora que empezamos la gira, de cantar el disco entero. Voy a cantar algunas canciones de Alma de cantaora, pero también de Tucson-Habana, que es un álbum que sigo presentando. Y también algún tema de Amparanoia, no muchos, pero algunos. De alguna manera me he reconciliado con esa parte del pasado de la que al principio no quería ni oir hablar. Me he dado cuenta de que es un momento muy bonito del concierto y de que hay mucho respeto a lo que estoy haciendo ahora. Para esa gente que lleva quince años siguiéndome es un momento de mucha emoción, por ambos lados. Entonces, ¿por qué me voy a quitar eso? La idea es salir en un formato de cuarteto, que a veces será quintento o sexteto, pero en principio va a ser cuarteto de batería, contrabajo, guitarra eléctrica, guitarra acústica y voz, que creo que son los elementos con los que podemos defender éste y los otros trabajos. Y cuando también se puedan hacer cosas acústicas, hacerlas, porque ya te digo que disfruto muchísimo y creo que para la gente también es una forma muy diferente de escucharme y de sentir los temas.

Eres una artista que ha mirado asiduamente a un continente como el americano. Otros músicos del rock nacional han tendido puentes pero, ¿crees que el intercambio sigue siendo pobre para el que podría existir?
A.: Tuvimos una época en la que sí que venían muchos más grupos de latinoamerica y en la que muchos grupos podíamos ir allí. Como estamos en un momento tan difícil, a veces sí que tenemos las sensación de que se han perdido los lazos, pero no lo siento cuando voy allí y cuando empiezo a escuchar las cosas que se están haciendo. A nivel musical tenemos muchas cosas que contarnos, que enseñarnos y que aprender. Intento mantener ese vínculo, y también tengo amigos músicos en diferentes países que me van mandando cosas y que me mantienen al tanto. Sí que echo más de menos que aquí se escuche más música de allí. Creo que nos enriqueceríamos ambos muchísimo.

Hablas de la difícil situación en la que vivimos. La propia industria musical ya vivía en crisis antes de afrontar ésta. ¿Produce pesimismo, al contrario, supone un reto para tratar de mejorar y salir adelante?
A.: Yo creo que es un reto para todos, una buena oportunidad de luchar, de ver cómo hacer las cosas y de intentarlo. Dentro de lo que es nuestra labor, que es hacer música, y a través de ella conseguir que la gente se sienta más feliz y más fuerte, o simplemente acompañarla. Ésa es nuestra misión. Los músicos siempre hemos sido un colectivo que no hemos tenido cobertura ninguna, estamos bastante desprotegidos. La ley de intermitencia que hay en Francia aquí no la hay, ojalá exista para futuras generaciones. Nosotros no tenemos nada más que nuestro trabajo. Estamos empezando a sentir la subida del IVA y se complica mucho. Yo animo a que los músicos salgan a otros países porque llevo años saliendo y la verdad es que me cargo de fuerza cuando voy a otros sitios y veo que siguen mimando la cultura y que siguen dignificando la figura del músico. Hay que salir fuera y hay que unirnos en algún momento y luchar por nuestros derechos. Ojalá yo pueda aportar mi grano de arena, me gustaría muchísimo. Y si no lo veo yo que lo vean los que vengan después.

Tu disco se publica también en países como Australia y Japón. ¿Qué sientes ante un público tan diferente?
A.: Mucha emoción. A Australia vamos dentro del festival Womad y en Japón ya llevan tiempo invitándonos. Quizá podamos estar también, ojalá. Y más después de todo lo que han pasado, creo que sería un buen momento para ir. Con estos países hay un poco de nervios, de a ver qué pasará. Calexico me ha dicho -porque ellos ya han ido por allí- que seguro que me iban a recibir muy bien porque son un público muy abierto y con muchas ganas de conocer cosas. Y que ellos ya me conocían. Creo que va a ser una sorpresa.

Siempre has sido un ejemplo de eclecticismo pero, ¿hay algún género que te apasione y con el que no te hayas atrevido por alguna razón?
A.: Buf, un montón (risas). Hay un montón que me gustan y con los que no me he atrevido todavía. Por ejemplo, algún día me gustaría hacer un disco de reggae, pero también un disco de salsa al estilo Willie Colón, la Fania All-Stars y toda esa onda. En realidad, hay muchos estilos de música con los que algún día me tendré que quitar la espinita. Son proyectos que algún día vendrán si tienen que venir.

¿Cuáles son tus planes ahora? ¿cuándo te podremos ver?
A.: Empezamos la gira ya el 28 de septiembre. Vamos a estar tocando bastante, así que por algún lugar seguro que vamos a poder encontrarnos. Todas las fechas van a ir apareciendo en nuestra página web o en las redes sociales. Seguimos cerrando, y como dice la canción de Alma de cantaora: “no dejaré un rincón sin mi canción”. Con esta gira creo que vamos a llegar a muchos rincones. 

Amparo Sánchez – Alma de cantaora
[youtube width=”450″ height=”300″]http://www.youtube.com/watch?v=Dx3wCTAbJI4[/youtube]

+ Info Amparo Sánchez

+ Info gira Amparo Sánchez

  • 05 de octubre – Teatro Darymelia – Jaén
  • 06 de octubre – Teatro Alhambra – Granada
  • 07 de octubre – Atenas, Grecia
  • 08 de octubre – Club Vox – Volos, Grecia
  • 09 de octubre – Club Block – Thessaloniki, Grecia
  • 12 de octubre – Universonoro – Palencia
  • 13 de octubre – Sala La Rua – Burgos
  • 17 de octubre – Fnac – A Coruña
  • 18 de octubre – Super 8 – Ferrol
  • 19 de octubre – Sala Karma – Pontevedra
  • 20 de octubre – El Ensanche – Vigo
  • 25 de octubre – Centro de Creación EX-Presión – Segovia
  • 26 de octubre – Sala Mint – San Sebastián de los Reyes, Madrid
  • 27 de octubre – Centro de Humanidades Cardenal Gonzoaga – La Cabrera, Madrid
  • 02 de noviembre – Los Clásicos – Toledo
  • 03 de noviembre – Sala 2049 – Granollers, Barcelona
  • 08 de noviembre – Fnac – Sevilla
  • 08 de noviembre – Sala Malandar – Sevilla
  • 09 de noviembre – Teatro Cervantes – Alcalá de Henares, Madrid
  • 10 de noviembre – Le Bukowski – Donosti
  • 16 de noviembre – Sala Four Seasons – Castellón
  • 17 de noviembre – Sala Babylon – Cuenca
  • 23 de noviembre – Teatro Albeitar – León
  • 24 de noviembre – Teatro Cervantes – Valladolid
  • 30 de noviembre – Fnac – Bilbao
  • 30 de noviembre – Crazy Horse – Bilbao
  • 01 de diciembre – Hell Dorado – Vitoria

 Imágenes cedidas por Sluna Comunicación

Dejar respuesta