Amor, fuerza y pasión en el Teatro de Madrid

0
266

Fue una actuación brillante la que ofreció Javier Barón el 2 de mayo en la capital. Durante hora y media demostró su talento dejando boquiabierto al público; fue flamenco del bueno, flamenco puro.
Bastaba con su sola presencia, el gran artista, Premio Nacional de Danza 2008, no tuvo la necesidad de rodearse de grandes ornamentos en el escenario, sus movimientos y fuerza sobraban para llenar el teatro de emoción, y fueron muchos los “oles” que se escucharon durante el baile, ¡qué energía la de este hombre!

Dos voces para un baile es la obra de un artista que se detiene y echa una mirada atrás para entender bien quien es, y poder así seguir evolucionando. Javier Barón se desnudó sobre el escenario con un baile que transitaba de la farruca a los tangos, de las alegrías a la seguiriya, y de la soleá a las bulerías. Todo fluía con un ritmo exquisito, al compás de la perfección.

2 cantaores con magníficas voces, uno de ellos recordaba al mismísimo Camarón, 2 guitarras cómplices, y 2 bailaores fueron su única compañía; le complementaron, pero la estrella indiscutible era él, con cada uno de sus movimientos ardía el escenario y hacía estremecer al público.

Fue un placer verle en directo, se dejó el alma sobre la tabla.

Fuentes del Texto y de las imágenes:
Maialen Fernandez de Arroiabe

Dejar respuesta