“Amor”, el último bastión frente al inevitable desenlace de la vida

0
169

Con los Globos de Oro a la vuelta de la esquina y tras el unánime reconocimiento de la crítica internacional, hoy llega a las salas españolas Amor, la personal visión del director austriaco Michael Haneke sobre la decadencia asociada a la vejez y el poder del amor como último bastión para afrontarla.

Cartel de la película
Cartel de la película

Tras llevarse la Palma de Oro en el Festival de Cannes, triunfar en San Sebastián y arrasar en los Premios del Cine Europeo entre otros certámenes internacionales, este viernes llega a las pantallas españolas el nuevo film del realizador austriaco Michael Haneke (Funny Games, La cinta blanca, La Pianista). Haneke se ha ganado a pulso un sitio en el Olimpo de realizadores que, con un estilo y estética propios, han contribuido significativamente a evitar el estancamiento de las tan características formas narrativas ‘videocliperas’ de la encorsetada industria cinematográfica moderna.

Siguiendo la estela de films previos elevados a categoría de clásicos del cine moderno, Amor constituye un nuevo capítulo en el análisis de las pasiones y miedos como elementos motrices de la vida que nos toca vivir. Sin embargo, una diferencia sustancial con respecto a sus trabajos anteriores, es que Amor carece de los personajes neuróticos extremos y las atmósferas enfermizas endémicas del cine de Haneke. En este sentido, Amor es el film más optimista de este director, al esbozar una concepción esperanzadora del hombre en la cual  tanto la  generosidad como la bondad son expuestas como cualidades esencialmente humanas sin caer en sentimentalismos infantiles y en el pañuelo fácil.

En esta ocasión Haneke nos ofrece un relato veraz y maduro, centrado en el inevitable proceso de decadencia física y mental asociada al hecho de envejecer y a su consecuencia última, la muerte. George y Anne, los protagonistas de esta historia, son una pareja de profesores de música retirados que viven su tercera edad en París. El amor, la confianza y el respeto que éstos han conseguido a fuerza de una larga vida en común, constituyen el núcleo de su existencia. La fortaleza de este vínculo y con ella, el equilibrio de toda una vida, se verá puesta a prueba cuando Anne comience a sufrir una grave enfermedad. En estas circunstancias, el amor más sincero y puro será también causa del  sufrimiento más insoportable, debido a la imposibilidad de George de frenar la decadencia general a la que se someterá su ser más querido. Así, de forma simultánea al desarrollo de la trama, la angustia existencial típica del universo de Haneke hará acto de presencia, consolidándose como elemento principal del relato.

La misma cercanía empleada como elemento conmovedor abocará al espectador a una realidad desgarradora, en la que será difícil no identificarse con los personajes y situaciones. Sería injusto no reconocer que gran parte del mérito cinematográfico de esta pequeña obra maestra la tiene su reparto. Haneke da en el clavo a la hora de elegir a Jean Louis Trintignant, Emmanual Riva o la propia Isabelle Huppert como piedras angulares de la trama. Sin ellos, Amor no sería Amor, si no otra cosa.

La magnífica fotografía de interiores de Darius Knondji e incluso el empleo del francés como lengua funcionan a la perfección como cómplices del reparto, constituyendo elementos clave del micro-universo de la película.

Sin lugar a dudas, Amor es uno de los eventos cinematográficos más relevantes del ya extinto año 2012.  Estamos ante un film, que, con seguridad, será una de las firmes candidatas para alzarse con el Oscar a la Mejor Pélícula Extranjera, categoría a la que opta representando a Austria. Amor pasa a formar parte de la larga lista de ‘Pequeñas Obras Maestras’ a las que nos tiene acostumbrados el personalísimo, a la par que bizarro, Michael Haneke. Desde luego, indiferente no dejara a prácticamente nadie, ya que su capacidad para conmover, emocionar y sorprender es difícilmente superable. Si hace unos días el propio realizador afirmaba: “No quiero crear mundos que sean inmediatamente olvidables”, nosotros le podemos contestar: “No se preocupe Sr. Haneke, Misión cumplida”.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Ww9oG2ofatU[/youtube]

Imágenes cedidas por Les Films du Losange, X-Filme Creative Pool

Tráiler cedido por Golem

 

Dejar respuesta