Amor a quemarropa

1
499

Excelente combinación de la violencia y la sangre, con lo bello y lo dulce. Hasta entonces, una mezcla de sabores tan dispares nunca había resultado tan exitosa. Tarantino siempre sorprende. Y en este caso lo hace escribiendo un guión romántico con unos ingredientes un poco complicados para esta tarea. Veremos putas, sangre, cocaína y más sangre. Y quizá a las 2 horas de habernos sentado frente al televisor pensemos que es la película más bonita que hemos visto jamás. Esto queridos amigos, es magia. Es cine. Es Tarantino.
Terribles problemas reducidos a una mota de polvo. La vida es bella y nunca nada es demasiado grave. Todo tiene solución, sólo hay que ponerse a ello, o si no, esperar a que suene en nuestra cabeza esa fantástica banda sonora, “You are so cool” de Hans Zimmer. Siempre a punto y preparada para recordarnos que no pasa nada. Lo que sucedió ya no tiene remedio. En nuestra mano está mirar hacia delante y reírnos de la adversidad.

“Amor verdadero” (título del film en su versión original). Dispuestos a matar y morir por el otro. Dispuestos a hacer el amor en cualquier esquina. A querer sin límites. A no darle importancia a las cosas que no la tienen. A alegrarse en cualquier situación. Esta increíble pareja nos brinda una fantástica lección: la vida es demasiado corta como para andar siempre preocupados.

Estrenada en 1993. Sus protagonistas son Christian Slater, y la siempre explosiva Patricia Arquette. Además, actores de la talla de Christopher Walken o Dennis Hooper. Llama la atención ver a Brad Pitt o a Samuel L Jackson con papeles de relleno, en los que no dicen más de 5 frases en toda la película.

1 Comentario

Dejar respuesta