Algo que pasó hace tiempo

0
204

La gente de mi generación, o al menos yo personalmente, vemos la guerra civil española como algo que pasó hace tiempo, algo que nos han contado y de lo que aún tenemos muchas rémoras. Véanse monumentos, estatuas, ideologías de izquierda y de derechas, rojos y fachas.

Sin embargo, a pesar de no haber sufrido la guerra ni el régimen y la transición posteriores, se trata de algo que pasó, pero no hace tanto. Hace apenas 70 años, es decir, que la mayoría de nuestros abuelos probablemente lucharan en alguno de los frentes, perdieran a su querido en una de las batallas, o simplemente se empeñen ahora en darnos de comer como si fuese la última vez en la vida que fuéramos a tener algo que llevarnos a la boca. Eso, siguen siendo rémoras. Tan cerca, y para mí, tan lejos.

Por eso, me acerqué a la nueva sede del instituto Cervantes, por cierto, muy chula. La exposición, una serie de fragmentos de las crónicas que escribieron los corresponsales extranjeros para sus periódicos, me hizo ver que realmente la guerra civil española sí fue una gran guerra, en la que sí se morían de hambre, y que tuvo cabida en diarios requeteestudiados por nosotros. Me doy cuenta de que sí existíamos fuera de nuestras fronteras, que sí se conocía a los cabecillas que la llevaban a cabo en cada bando y de que había movimientos paralelos en el resto del mundo.

Periodistas empotrados y sin empotrar. Que se enamoraron o que se marcharon porque no podían más. Periodistas que perdieron la vida o que encontraron aquí su posicionamiento respecto a los regímenes totalitarios. Es el caso de Eric Blair, alias George Orwell, que en sus artículos desde nuestro país para la revista New English Weekly no se cansó de denunciar la política estalinista y las formas de poder dictatoriales, ideas que cristalizará en su conocida Rebelión en la Granja.

Y no es que me sienta orgullosa de que grandes periodistas y literatos vinieran a España a causa de la guerra, pero al menos, me consuela pensar que formamos parte de la historia mundial. Siempre he pensado que las guerras civiles son lo más inútil que se ha podido inventar. Matar por matar. Pero al menos ahora sé que hubo intelectuales que pensaron, que analizaron las causas, los bandos, los sentimientos de la gente. Y que eso hace más difícil que se repita una atrocidad así.

Hay magníficas fotografías de Robert Capa que muestran el dolor, la guerra diaria, la muerte, documentos que hacen que personas como yo (a las que la guerra nos sigue pareciendo lejana) nos hagamos una idea de lo que fue, y de que no fue algo que pasó hace tanto. Documentales rusos, reportajes de Hemingway para The New Republic y carteles con instrucciones de cómo disparar a un blanco en movimiento. Todo durante la guerra. Periodistas que gracias a su trabajo consiguieron dejar testimonios de lo que pasó en nuestra historia más reciente.

A principios del conflicto, el portugués Felix Correia publicó en el Diario de Lisboa una entrevista a Franco en la que el general hace una declaración de intenciones que describirá su persona para las siguientes décadas. George Stear (The Times y The New York Times) dio a conocer al mundo el famoso bombardeo de Guernika por parte de la aviación alemana.

Otros, como Langston Hughes y Virginia Cowles, escribieron sobre la vida cotidiana en ambos bandos. El primero, de color, denunció la utilización de moros como peones de ajedrez por Franco; también siguió a los negros que lucharon por la república. Ella, tercera mujer de Hemingway, cuyo amor se fraguó en el madrileño Hotel Florida, dejó el sensacionalismo estadounidense por España, donde escribió un libro sobre el día a día de la guerra.

Mijail Koltsov, corresponsal de Pravda, apoyó a los republicanos, al tiempo que Madrid (todavía rojo) celebraba el vigésimo aniversario de la revolución rusa con grandes carteles en la Puerta de Alcalá. También Ksawery Pruszynski, uno de los principales periodistas polacos del siglo XX, se unió a la resistencia.

Y como diría mi abuela: “come hija, come, que nunca se sabe”.

Fabulosa exposición.

Fotos: google

Dejar respuesta