Algo ha pasado con “Planet 51”

1
232

Hace poco que todos quedábamos fascinados por la que podría ser una de las mejores películas de animación española hechas en toda su historia, y es que “Planet 51” tenía un presupuesto de 55 millones. Algo nunca visto para una producción de nuestro país y que ha superado a otras como “Ágora” de Alejandro Amenábar. Todo apuntaba a una superproducción sin precedentes, de hecho equipos directivos estadounidenses han invertido mucho en el proyecto, y en el videojuego, pero a la hora de la verdad el resultado ha sido… algo descafeinado.
No se puede afirmar que la calidad no sea buena, ya que se nota que han invertido mucho trabajo cuidando al máximo cada uno de los detalles. Recrear un mundo, una cultura o unos alienígenas de otro planeta nunca se ha formado como una tarea sencilla. De hecho lo cuidados que están los escenarios, con una atmosfera y unos efectos especiales impresionantes nada tienen que envidiar a las superproducciones de Hollywood.

Mención especial merecen las situaciones que recrean los personajes en referencia a otros clásicos del cine como “La guerra de los mundos”, “ET” o “Bailando bajo la lluvia”, aunque nada tienen que ver con las buenas parodias hechas en “Shrek” a las películas más variopintas. La música también es otro elemento a destacar, que no necesita ser presentada ya que cada escena habla por sí misma, e incluso podemos oír en una ocasión “La macarena” que marca el estilo más hispano del filme.

Entonces ¿dónde ha estado el error? Encuentro la historia un poco decepcionante. La idea de hacer una “invasión” a la inversa, con un humano que aterriza en un planeta alienígena es buenísima, aunque no le han sabido sacar todo el jugo que se esperaba de ello. Desde que aterriza en “Planet 51” se sabe que el destino de Chuck es volver a la Tierra, que el joven Lem le ayudará en todo lo posible y que al final de la película éste conseguirá a la chica. Lo que hace que sea demasiado predecible.

El humor ideal y desencajado que esperaba compartir a carcajadas no ha surgido. Mantiene un ambiente serio, dramático y exceptuando varios casos puntuales (que se pueden ver también en el tráiler) la película no se refleja en nada como una comedia.

A pesar de todo “Planet 51” puede enseñarnos algunos aspectos muy cotidianos en forma de moraleja, que seguramente es en lo que se han enfocado los directores al crearla pensando en los más pequeños. El miedo a lo extraño, lo desconocido viene representado por el General que teme todo aquello fuera de su entorno; la confianza que Lem le otorga a Chuck, o que éste tiene depositada en Robert; la amistad entre cualquier de los alienígenas; o la capacidad que tienen todos de avanzar en sus vidas y enfrentarse a lo que les ocurre.

Fuentes del texto:
Iván Martínez
Fuentes de la imagen:
Illion Animation Studios

1 Comentario

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Muy lograda visualmente, pero bastante descafeinada en su desarrollo, con un argumento totalmente predecible. No alcanza ni de lejos el humor de Shrek, ni la tensión de Toy Story.
    Esperemos que a los niños les guste.

Dejar respuesta