Alex Ajinça, un ‘biker’ en Estrasburgo

0
93
El pívot galo hace gala de fuerza bruta para encarar el aro rival.
El pívot galo hace gala de fuerza bruta para encarar el aro rival. Foto: Strasboutg IG

La vida de Ajinça es la de un niño que nació con una bici debajo del brazo pero a la que muy pronto se le unió un balón de baloncesto. Ha dado muchas vueltas y ha sido capaz de resarcirse tras años hundido en la NBA. Ahora es el jugador más valorado de la actual Euroliga, en las filas del Strasbourg IG francés.

Qué típico es recibir una bicicleta como regalo de cumpleaños cuando apenas tienes seis o siete años. Dar una vuelta por el parque con tu abuela después de la guardería, quitarle el primer ruedín a los pocos meses y vacilarles a tus amigos, que son unos “miedicas”. Guardar el otro ruedín porque ya puedes ir sin problemas sobre dos ruedas. El siguiente paso podría ser romperte un diente. Sin embargo, otros prefieren ir un paso por encima del resto y empiezan a manejar la bicicleta como si de un bolígrafo en una mano se tratara.

Este es el caso de Alexis. Con tan sólo nueve años el pequeño Alex decidió competir profesionalmente en los campeonatos del mundo de BMX. Parecía el padre de los competidores ya que su 1,80 lo hacía distinto a los demás. También lo hacía distinto sus habilidades encima de esta bici y que el objetivo es hacer el mayor número de excentricidades con ella. Finalmente sería subcampeón y parecía que su futuro pasaba por ahí.

Pero el joven de Saint-Etienne parece que tenía una abuela de esas que hacen comidas de Navidad todos los días de la semana. Creció sin parar en un período de dos años. Los pies no le cabían en los pedales y el parqué se cambio por las pistas de cemento. Alexis empezó a hacerse su nombre en el deporte francés pero no en el que él esperaba sino en el baloncesto.

Ha pasado por todas las categorías del baloncesto internacional francés y todo parecía un camino de flores cuando en noviembre de 2009 fue elegido en el puesto número 20 del Draft. Los Charlotte Bobcats se frotaban las manos ante la nueva perla francesa. También lo hacía la selección francesa que veía en él al nuevo ‘5’ del futuro. Pese a ello, Ajinça no conseguía esquivar los obstáculos con la habilidad que lo hacía montado en la BMX.

Los Juegos Olímpicos de 2012 no contaron con la presencia del pívot francés. Sin embargo, sí lo hizo con las BMX. Primera presencia de este deporte en unos Juegos y compañeros de Ajinça de su época estaban presente. Mientras, la Francia de Parker, Batum y compañía se topaba en cuartos de final ante España.

Pero como el Ave Fénix que resurge de las cenizas, Ajinça fue convocado este verano a última hora para el Eurobasket. Su partido ante España fue descomunal  -que se lo pregunten a Marc-, y fue vital para que el combinado galo se colgase la medalla de oro al cuello. Tras éste, la NBA le llamó de nuevo, pero decidió seguir en Estrasburgo, donde se ha convertido en el jugador más valorado en Euroliga y desde donde, si todo sigue igual, pondrá rumbo a uno de los grandes el próximo año.

 *Biker se le llama comúnmente a todo amante de la BMX

 

 

Dejar respuesta