Alejandro Abrines, el nuevo chico de oro del baloncesto español

0
94

El alero Alejandro Abrines (1,96 metros y 18 años) se ha convertido en la nueva sensación de la Liga Endesa. En apenas dos años, este talentoso baloncestista ha pasado de jugar con sus compañeros de clase a debutar con el primer equipo de Unicaja. Los expertos ya lo comparan con Rudy Fernández y sus buenas actuaciones le han hecho entrar en las apuestas para el Draft de la NBA del próximo año.

Los ojeadores de la NBA ya han puesto sus ojos en 'Kid-A'

Considerado como el nuevo ‘niño de oro’ tras sus enormes actuaciones en la Liga Endesa, Abrines ha pasado en dos años de jugar campeonatos autonómicos en Baleares a competir con los mejores de Europa. Todo empezó en 2010, cuando el joven alero participó en un campus organizado por Unicaja. El deportista mallorquín no pasó inadvertido y, a la semana siguiente, formalizó su contrató con el filial del club malagueño, el Clínicas Rincón.

El año pasado compitió en la Adecco Oro y llamó la atención de la selección española sub-18, por lo que fue convocado para el Europeo Junior que se celebró en Wroclaw (Polonia). De la noche a la mañana, Abrines se coronó como campeón del torneo y MVP del torneo, así como integrante del quinteto ideal. A partir de ahí, el jugador no ha hecho más que progresar.

Su punto de inflexión llegó el pasado fin de semana, cuando Kid-A anotó nada menos que 31 puntos (6/12 en triples) ante el Asefa Estudiantes. Estos números le han valido la quinta mejor anotación de la temporada y la mejor de un jugador nacional, así como la mejor anotación en dos años de un jugador de Unicaja. Asimismo, Abrines se ha convertido en el jugador más joven de la historia en superar la barrera de los 25 puntos. Con todos estos récords, no son de extrañar las voces que comparan al jugador balear con su paisano Rudy Fernández.

 “Me veo cierto parecido con él, pero me falta mucho por hacer para acercarme. Debo mejorar el manejo de balón y la defensa”, declaró el joven alero. Pero su llegada al más alto nivel no es una utopía, porque ya ha superado en precocidad a jugadores de la talla de Juan Carlos Navarro, Sergio Rodríguez o el mismísimo Ricky Rubio, que tenía el tope de puntuación con su edad (25 puntos).

Su afición por el baloncesto viene de lejos, ya que su padre, Gabriel Abrines, jugó más de cien partidos como profesional repartidos entre Fuenlabrada, Gran Canaria, Cáceres y Huesca. Sin duda, Abrines cuenta con un gran consejero en el seno familiar.

Los aficionados malagueños están ilusionados ante su única luz de esperanza, ya que el equipo entrenado por Chus Mateo ha perdido doce de los trece últimos partidos disputados entre Liga Endesa y Euroliga. Tampoco ayuda la plaga de lesionados, que ha dejado en el dique seco a varios baluartes del cuadro andaluz. Por ello, Mateo ha dado galones de líder a Abrines, a fin de sacar al equipo de la crisis en que se halla.

Tampoco ha pasado desapercibida la gran evolución del jugador entre los medios americanos, que lo sitúan en la segunda ronda del Draft 2012 o en primera en el de 2013. Asimismo, los analistas de Estados Unidos ya le comparan con la nueva sensación del baloncesto mundial, el neocelandés Steven Adams.

Fotografía: Unicaja Baloncesto

Dejar respuesta