Alberto Contador demuestra su inocencia

2
233

“Me siento aliviado y feliz por la decisión. Han sido unos meses muy estresantes para mí y he estado disponible para todas las investigaciones acerca del caso y siempre he dicho la verdad”. El madrileño no podía disimular su felicidad ante la resolución del Comité de Competición de la Federación Española de Ciclismo al declararle absuelto, y por lo tanto, inocente. Su habitual sonrisa, entre tímida y sincera, por fin comienza a asomar en un rostro que sigue tensionado y en el que sus ojos, directos y brillantes, indican una emoción contenida.

La sentencia le da la razón pero se muestra cauto a la hora de entrar a valorar si será el final de la pesadilla porque la Unión Ciclista Internacional (UCI) y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) cuentan con un mes para decidir si están de acuerdo con la decisión, o, por el contrario recurren al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). “Quiero pensar que después de este caso cambiarán las normas. Es una sensación extraña, de alegría y tristeza”. Tras haber superado el primer gran escollo se abren puertas que conducen a la esperanza de que finalmente la justicia se imponga en este proceso. Ahora llegarán las declaraciones en contra de los medios internacionales que solo ven la paja en el ojo ajeno, de los que no pueden soportar que un pequeño país como España sea potencia mundial en todos los deportes en los que participa y de los que tratarán de demostrar que están contra el dopaje persiguiendo a un inocente en lugar de buscar a los que hacen trampas que son los que sí hacen daño. Lo único que importa es que los que tienen el poder de decidir, lo hagan desechando filtraciones interesadas porque si se basan únicamente en los hechos, con honestidad y sin prejuicios, Alberto será declarado inocente y podrá seguir con su intachable carrera.

Es conveniente recordar que hace escasos días el jugador de tenis de mesa alemán, Dimitrij Ovtcharov, que fue absuelto por su federación como lo está ya definitivamente Alberto, encontró que la AMA aceptaba la resolución y no ha habido más consecuencias, archivando el caso. Sería ridículo sentenciar entonces a Alberto porque transmitirían el mensaje de que no todos los deportistas son tratados igual. No importa si has tomado una carne contaminada en China o en España, no importa si eres tenista o ciclista, si eres español o alemán: la justicia, si lo es, ha de ser la misma para todos. ¿Acaso los 75 picogramos son inocuos en el tenis de mesa pero 50 son dopantes en ciclismo? Las esperanzas del español están puestas en recibir el mismo trato y salir de una pesadilla que nunca debió llegar tan lejos. Y si voces especializadas de la medicina y los organismos están reconociendo que la Ley Antidopaje está obsoleta y la van a cambiar, ¿por qué no hacerlo ahora? Sería un atropello vergonzoso sancionar a Contador y luego modificar la norma. Si se busca limpieza es el momento de diferenciar entre los deportistas que se dopan y los que no; y Alberto jamás se ha dopado; no por que lo diga nadie, porque lo dicen sus análisis, sin más.

Ahora es fácil subirse al carro exigiendo “claridad” cuando nadie ha levantado la voz para denunciar que el equipo de baloncesto de EEUU jamás ha pasado los mismos controles que el resto de equipos en los Juegos Olímpicos, ante las infiltraciones a las que se someten algunos deportistas, o, ante el uso de hormonas o tratamientos para el crecimiento que obviamente suponen una ventaja sobre el resto. El ciclismo, históricamente, ha sido refugio de técnicas de dopaje pero no deben pagar por ello todos los ciclistas honestos que toman la salida con el único estímulo de su esfuerzo y su ilusión. ¿Por qué no defender con la misma vehemencia que se ha utilizado contra Alberto la unificación de criterios en todos los deportes? Tal vez porque habría mucho que ocultar y no conviene.

Alberto ha conseguido en los últimos días algo extraordinario, por lo inusual, en España: poner de acuerdo a PSOE y PP; por fin, tras muchos meses de silencio, dieron la cara por Contador y, por lo que parece, lo hicieron a tiempo. Ha sido muy criticado pero al igual que se hacen la foto cuando se celebran triunfos, es justo y necesario que lo hagan en un caso tan claro de persecución, injusticia y política malentendida.

Pedro J. Ramírez, director de El Mundo, asegura que: “El periodismo ha ayudado a salvar de una condena injusta a un inocente”; son muchos los periodistas que han tomado partido por Alberto Contador y no se trata de defenderle sin más, se trata de valorar e interpretar unos hechos objetivos y unas pruebas definitivas. ¿Qué es el periodismo sino un mecanismo para denunciar las injusticias? El periodismo que cumple su cometido no es el que presenta portadas infames, sucias y falsas con un ciclista condenado sin pruebas, no es el que deja de lado la dignidad para ser el primero en publicar una noticia sin importar el precio a pagar o los daños colaterales, y, no es el que mira hacia otro lado. No se debe condenar la valentía porque es un tipo de censura que acabaría con la libertad de expresión a la que todos tenemos derecho.

Si hay una figura que destaca por encima de todas desde el primer día que se filtró la noticia de Contador es la de Alejandro Blanco, presidente del COE, que declaraba al conocer la noticia: “Me alegro mucho por la persona y por el deportista. Desde el principio siempre he creído en Alberto”. Su comportamiento ha sido ejemplar y del todo alejado de aquellos que asumen cargos para sacar beneficios; apostó desde el principio por el derecho a la presunción de inocencia y ha dado la cara de un modo tan valiente como admirable. Es un orgullo saber en manos de quién están los sueños olímpicos de este país. También son muchos los deportistas que han estado al lado del campeón en estos momentos tan duros y han tenido palabras de cariño como Samuel Sánchez: “A todos nos gusta batirnos el cobre con el mejor ciclista del mundo y, ahora mismo, Alberto así lo está demostrando. Tiene que seguir escribiendo muchas páginas de historia en este deporte”, y, las de Fernando Alonso: “Creo en la inocencia de Contador totalmente, sin duda”. Todos los deportistas (la mayoría casualmente desconocidos) que piden que se castigue a Contador deberían ponerse en su lugar y con la mano en el corazón no tendrían más remedio que cambiar de opinión porque saben, no sólo que es inocente, sino que es un ejemplo de limpieza y colaboración antidopaje. Y porque se está esforzando en cambiar una norma que les perjudica a todos: “Tenemos que unirnos todos los ciclistas para cambiar la ley”, una ley que les beneficiará a todo el deporte y está dispuesto a hacerlo pagando el precio más alto.

Cuanto menos merece respeto y que no echen más leña al fuego que pueda jugar en su contra. La gloria se consigue dando pedales y no con declaraciones ignorantes y alejadas de la realidad. Lo mismo que los ganaderos españoles que señalan a la defensa de Contador de ensuciar su imagen: ¿quién les ha acusado de nada? Si un alimento te sienta mal tienes derecho a denunciarlo y si él se comió un filete contaminado no va a tirar su vida por la borda para no herir sensibilidades. Cualquiera deduce que no ha señalado a nadie y que se refiere a un caso puntual y el que quiera ver mas allá tal vez debiera preguntarse por qué. “He llorado, no he dormido, se me caía el pelo… Han sido unos meses que no deseo a nadie y que han supuesto un daño irreparable sobre mi imagen. Tengo ganas de subirme a la bici pero tengo una cicatriz muy grande que voy a llevar de por vida”.

Alberto reconoce que el juicio político le ha hecho mucho daño, que ha atravesado momentos por los que espera que nadie más tenga que pasar y subraya que su absolución “es una cuestión de justicia, no de patriotismo”. Hoy es un gran día para el deporte, la justicia, el periodismo y la afición. ¿Y ahora qué? Esta misma semana volverá a subirse a la bicicleta con su licencia en la mano, para competir en la Vuelta al Algarve de la que es el campeón de las dos últimas ediciones y luego vendrán Murcia, A Coruña, Castilla y León, algunas clásicas y el Giro de Italia. Después vendrá el Tour y tal vez la Vuelta. Puede ser, y a pesar de toda la tremenda injusticia sufrida, una gran temporada. Si en el próximo mes no hay oposición a la sentencia que le declara inocente el sueño puede convertirse en realidad y no importará ya nada más que ver al mejor ciclista del mundo sobre la bicicleta; podrá ganar o perder pero la victoria del honor, del valor, de la dignidad y del orgullo, ésa la tiene ganada hace ya mucho tiempo. Y esa victoria nadie podrá ponerla en duda ni arrebatársela jamás.

Fuentes del texto:

Elaboración propia

www.efe.com

www.elmundo.es

Fuentes de las fotografías:

www.rtve.es

www.as.com

www.efe.com

www.elcomerciodigital.com

www.eluniversal.com.co

2 Comentarios

  1. ¿Cómo que Contador demuestra su inociencia?

    Él no hademostrado nada, simplemente el tribunal español ha contradicho la decisión del tribunal internacional y ha indultado a Alberto Contador. Menos demagogia.

    Jajaja Alberto Contador preso político….AMNISTÍA YA!

  2. Demagogia según la RAE: “Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular” y “degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder”.

    Cuando te acusan de algo y, por medio de las alegaciones, quedas exculpado yo entiendo que quiere decir que demuestras tu inocencia. Basándose en los artículos 296 y 297 del reglamento, que dicen que ante la ausencia de responsabilidad y negligencia por parte del deportista la sanción se puede ver reducida o incluso suprimida, Contador ha demostrado su inocencia.

    Y en cuanto a la sentencia: ningún Tribunal Internacional le ha acusado de nada por lo que no hay ninguna contradicción. Las competencias, tras la denuncia de la UCI, eran del Comité de Competición Español, en exclusiva, por lo que sólo si la UCI o la AMA recurren sería el TAS el que debería valorar una nueva revisión y posterior resolución del caso.

    Respeto tu opinión pero no creo que haya hecho demagogia en ningún sentido (tal y como la define la RAE) ya que mi único interés es dar mi visión sobre lo que yo entiendo como una injusticia y en ningún caso busco halagos o el favor popular de nadie ni soy una política buscando ganarme a los votantes.

    Como dijo Contador “La injusticia no está en que me hayan perdonado, sino en los casos de otros deportistas que fueron sancionados en la misma situación”.

Dejar respuesta