Alberto Contador cumple el trámite y presenta alegaciones

0
189

“Estos meses no están siendo los mejores. Hemos incluido dos puntos fundamentales en las alegaciones que pueden ser importantes para que se resuelva todo esto de forma favorable. Tengo esperanzas porque el TAS ha resuelto casos parecidos por contaminación alimenticia”; con estas palabras concedidas a RNE, Alberto Contador se ha mostrado confiado en que las alegaciones presentadas en la RFEC sirvan para exculparle de la propuesta de sanción de un año.

La defensa basa sus alegaciones en el artículo 297 del Código Mundial Antidopaje que valora la ausencia de negligencia y por la que, si se adapta al caso del español, podría exculparle y no recibir sanción alguna. Habrá que esperar unos días para comprobar qué deciden en la Federación; lo más normal es que antes de terminar el mes tuvieran una decisión. Ejemplos de deportistas que han resultado absueltos hay muchísimos; los últimos, dos jugadores de rugby de Sudáfrica: Mahlatse Chiliboy Ralepelle y Bjorn Basson, que dieron positivo por un estimulante y se aceptó que era debido a un complejo energético y tan solo tres días después de su comparecencia fueron exculpados. Chirría que a Contador la UCI le dijera lo mismo y seis meses después siga envuelto en este proceso sin sentido. Máxime cuando no hace ni dos años aceptaron la versión del tenista francés Richard Gasquet cuando al dar positivo por cocaína alegó que se debió al beso que le dio a una mujer desconocida en una discoteca y le traspasó la sustancia. ¿Estamos locos o qué? Es loable pensar que tal vez el francés tuviera apoyo institucional que respaldara su versión y en cambio en el caso de Alberto han desaparecido del mapa desde el ministro de deportes, al secretario de Estado para el Deporte, pasando por las autoridades.

Solo Alejandro Blanco, presidente del COE, no tiene inconveniente en hablar sin tapujos del caso e insiste en mantener la presunción de inocencia ante todo: “A Contador le debió juzgar un consejo de expertos. Yo, hasta que no haya una decisión final, creo que lo que dice Contador es verdad. Es cierto que en la norma pone que cualquier cantidad es positivo, pero también es cierto que la norma de la AMA está cuestionada”. En cambio resulta incomprensible el tono de las declaraciones del presidente de la Real Federación Española de Ciclismo, Juan Carlos Castaño, que insiste: “Dudo de que no se complique si recurre; es libre y hará lo que crea oportuno. El Comité de Competición ha actuado de forma bastante justa, aplicando la norma, y sobre todo, de forma independiente”. Hace unos días Alberto explicaba con un ejemplo por qué piensa recurrir si le ponen cualquier sanción y exponía que es como si vas por la calle y sin hacer nada te detienen y te dicen que te van a caer cinco años y ante tu queja te amenazan con que si protestas, te ponen diez. ¿Es que ya también se le niega el derecho a alegar? Es todo muy sospechoso.

E igualmente sorprendentes resultan las declaraciones del director deportivo del Astana, Giuseppe Martinelli, cuando dice que: “Alberto Contador debe aceptar la sanción. Quiero aclarar que yo creo a Alberto. Hay veces en las que uno debe elegir. O golpeas contra un muro, o bien encuentras el coraje para volver a empezar”. Resulta muy sencillo dar un consejo, pero cuando eres inocente no tienes por qué plegarte al chantaje de nadie y más vale estrellarse contra un muro y mantener el honor, que aceptar una sanción porque te lo “recomienden”. El coraje es estar dispuesto a soportar una sanción mayor, a no poder competir, a perder mucho dinero y a no poder participar en unos JJ.OO. con tal de demostrar tu inocencia. El coraje es tener unos principios y llevarlos hasta el final y ahí nadie puede dar consejos al madrileño porque anda bastante sobrado como está demostrando desde que comenzó todo este proceso.

Andy Ramos Gil, abogado del español, basándose en el gran número de deportistas exculpados en los últimos años con teorías inverosímiles y porcentajes de positivo enormemente superiores a los niveles presentados por Alberto, reconocía: “Confiamos en la independencia y profesionalidad del Comité de Competición y Disciplina Deportiva de la RFEC, y estamos seguros de que aplicará correctamente el reglamento antidopaje para que Contador siga dándonos alegrías y, sobre todo, para que la incorrecta aplicación de la norma no se convierta en una injusta guillotina de campeones”.

Mientras tanto Contador sigue recibiendo apoyos de todo tipo: Andy Schleck, su máximo rival en la carretera (que aún no ha asumido que si se te rompe la cadena nadie te tiene que esperar; ¿acaso si en F1 o en un rally se te rompe el motor te esperan tus rivales? No se trata de actuar como un señor, se trata de competir) confía en que Alberto “demuestre su inocencia y corra el Tour”; Óscar Pereiro comentaba: “El tema de Contador es complicado. Las cosas se hacen mal desde hace mucho tiempo. No lo entiende nadie, hay cosas muy raras. Eres o no eres culpable, no a medias”; o Eusebio Unzué, quien desvela que “Mi deseo es que no se cometa una injusticia con Contador. Una cosa es dar positivo y otra doparse con el fin de obtener una ventaja. Hay que modificar las normas y los gobiernos de todos los países podrían reflexionar sobre este asunto. El caso de Contador es un claro ejemplo de cómo se pueden cometer injusticias”.

Contador vuelve a mostrarse confiado en que se haga justicia: “Al principio era una pesadilla, y ahora es una sensación de decepción. Cuando te dicen que un año de sanción y ves que el trabajo que has hecho no ha servido para nada te hundes. Pero ahora tengo esperanzas. Voy a luchar hasta el final, pero animado sólo estoy a ratos. Este es el caso perfecto para demostrar la ausencia de negligencia, y si no se usa este principio todo esto no tendría sentido. Con el paso del tiempo y el apoyo recibido me quedan ganas de luchar. Cuando salga la resolución final veremos qué pasa, pero ahora no me planteo dejar la bicicleta”. En unos días habrá noticias y hay que confiar en que todo termine bien y podamos ver al campeón luchando por conseguir su cuarto Tour de Francia (tras la salvaje presión que ha sufrido ya no estaría en igualdad de condiciones que el resto de corredores que están realizando la pretemporada con normalidad, pero ya demostró que aún estando de vacaciones en la playa, si le avisan con dos días, puede plantarse en el Giro y ganarlo); sería una señal para seguir confiando en un deporte justo y en que hay unidad de criterios a la hora de juzgar a los deportistas independientemente del laboratorio que analice las pruebas, de la nacionalidad o de intereses extradeportivos, y, demostrar que la justicia está al margen de las falsas informaciones, las filtraciones y las declaraciones malintencionadas.

Fuentes del texto:

Elaboración propia

www.efe.com

www.as.com

Fuentes de las fotografías:

www.elpais.com

www.elmundo.com

Dejar respuesta