"AlamedadoSoulna" pone el broche final a su gira en la Sala Heineken

0
388

Llevan desde mayo de 2007 difundiendo su “Finissima palabra y ahora toca decir adiós. O más bien hasta luego, porque los chicos de AlamedadoSoulna parecen no tener ninguna gana de querer abandonar los escenarios. Y es que hay que reconocer que los que más disfrutan con el show son ellos mismos.
AlamedadoSoulna significa optimismo, diversión, sorpresa, música, espectáculo, humor, ska, reggae y hasta sonidos del este. Con el escenario abarrotado de sus nada más y nada menos que diez componentes, estos madrileños garantizaron el disfrute de todos los asistentes a su fin de gira los días 13 y 14 de noviembre en la Sala Heineken de Madrid.

A pesar de haber comenzado echando de menos el tradicional sketch que suele dar el pistoletazo de salida a sus conciertos, la añoranza se olvidó en cuanto los diez músicos pusieron un pie en el escenario al son de Catastrof. Desde entonces el público se trasladó a una dimensión en la que sólo importaba bailar temas como El bar, No me enteré de nada, Tranquilo o Seminte. Siempre alternados, eso sí, con canciones más tranquilas para tomar aliento como Tele nueva, Punhit o Bioman y con esas imprescindibles sorpresas que hacen de cada concierto una experiencia única.

En todo caso, aparte de acabar teniendo que deshacerse de todo bulto que resulte ajeno al propio cuerpo para poder disfrutar del espectáculo, AlamedadoSoulna siempre se encarga de expulsar todo vestigio de apatía, tristeza o melancolía que esté presente en la sala, ya sea con sus cada vez más frecuentes temas cantados, o con sus instrumentales “de toda la vida”.

El colofón final de la gira no pudo ser mejor. Tras engañar al expectante público desapareciendo del escenario, comenzaron a oírse murmullos que recitaban temas imprescindibles pero aún ausentes. Finalmente los espectadores consumieron sus últimas fuerzas cuando el grupo reapareció con su emblemática versión de la banda sonora del Tetris y la aclamada Optimista, para terminar aplaudiendo como locos durante las presentaciones de cada uno de los miembros. Y cuando digo miembros, digo los AlamedadoSoulna, su manager, todos los suplentes y demás personajes que suelen frecuentar el backstage.

Pero AlamedadoSoulna  no sólo son inquietos sobre las tablas. Se producen sus propios trabajos, los diseñan, organizan meticulosamente sus conciertos y hasta se atreven a montar todo un espectáculo entre dos estaciones de metro, lo que ha llevado a que les pidan montarlo también en el tren para conmemorar la apertura del túnel entre Atocha y Nuevos Ministerios.

“¿¡Qué más se le puede pedir a una banda!?” se atreven a preguntar en su web. Yo ya lo sé: más música, más espectáculo y más dosis de diversión.

Fuentes del texto:
http://www.myspace.com/alamedadosoulna
http://www.alamedadosoulna.com
http://www.hipersonica.com
Fuentes de las imágenes:
http://www.alamedadosoulna.com

1 Comentario

  1. Sólo un pequeño inciso: el disco se llama FinissimO,no FinissimA.

    Sé que no lo dices como tal, pero es lo que das a entender. Por cierto, la copia oficial pirata (sí, copia oficial, retocada por ellos para que suene lo mejor posible) del cd se encuentra en el Emule!

  2. Sé que se llama Finissimo, y bueno, supuse que el juego de palabras se entendería. Por si no, ahí están las comillas, la cursiva y el enlace que lleva a una página en la que dice bien clarito que el disco se llama Finissimo (aunque con O minúscula, no vayamos ahora a empezar a escribir como quinceañeros hormonados)

Dejar respuesta