Al Real Madrid le crecen los enanos

0
74

Justo ahora que llega a las pantallas la película El Hobbit, protagonizada por pequeños seres, es precisamente cuando al Real Madrid, según reza el dicho popular, parece que se le acumulan los problemas. Los de José Mourinho acumulan a estas alturas de temporada tres derrotas ligueras, una más que en toda la campaña pasada, y acaban de perder el partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey ante el Celta por 2-1, alcanzando el límite de seis derrotas en todas las competiciones en una misma temporada desde que Mourinho llegara al banquillo blanco.

Las jugadas de estrategia, talón de Aquiles del Real Madrid. Fotografía: Raúl Soler.
Las jugadas de estrategia, talón de Aquiles del Real Madrid. Fotografía: Raúl Soler.

Estas dificultades, que, como diría el entrenador blanco, pueden ser cuestión de feeling de los jugadores, al no encontrar el ritmo de juego deseado o la soltura de antaño. Quizás se deba a que el método del técnico más laureado del momento ya ha sido contrarrestado por sus rivales, conocedores de los defectos del mismo. Aunque la opción más probable salga de la mezcolanza entre intensidad y lesiones.

Una  mezcla de ambas puede ser la mayor de las preocupaciones en la casa blanca, tras un inicio de competición bastante irregular para tratarse del actual campeón de Liga. Once puntos es ya la ventaja que toma el Barcelona en sólo 15 jornadas del campeonato; además del segundo puesto conseguido en la Champions, siendo incapaz de superar al Dortmund en los enfrentamientos directos.

Esta sangría se debe en buena parte a la falta de intensidad del plantel en las acciones a balón parado, puesto que son ya once tantos recibidos de esta forma en un total de 28 en todos los torneos, todos ellos sufridos de todas las maneras posibles: córner, falta directa, estrategia y penalti.

Este mal comenzó a germinarse desde muy pronto, en la Supercopa de España, con el gol de Lionel Messi de falta directa. Continuó con Jonas Gonçalves, del Valencia, que marcó en Liga por un fallo de Iker Casillas en una falta lateral. Un tanto que prácticamente se repetiría frente al Getafe en una jugada similar. Fallos que, lejos de tomarse en cuenta, se fueron acrecentando, como en Sevilla con Piotr Trochowski de protagonista en el primer córner lanzado por el conjunto hispalense. Incluso contagiándose en Europa con goles de Niklas Moisander, del Ajax, en un lanzamiento de esquina; y Aleksandar Kolarov de nuevo en una falta lateral. Se llegaba al partido en el Camp Nou, y Messi repetía escena y perforaba la meta de Casillas, un gol que daría paso al de Javi Lara, del Alcoyano, pero con Adán defendiendo el arco. Y a partir de aquí, solo Sergio Agüero, con un discutido penalti, volvería a llevar el balón a las mallas merengues hasta que Mateus Contreiras Manucho, en dos ocasiones llevara el delirio al José Zorrilla en sendos saques de esquina consecutivos.

Un problema que no parece ser que venga acompañado del físico de los defensores madridistas, con jugadores de la talla de Sergio Ramos, Pepe o Sami Khedira, sino más bien de la falta de atención de los mismos por dejadez en sus funciones y escasez de ambición una vez conseguida la liga. Poco rédito para una plantilla millonaria con el entrenador de mayor palmarés del mercado, por lo que es de extrañar la gran diferencia de actitud en hombres que hasta hace nada se comían el mundo.

Aunque también es de reconocer que el Real Madrid ha sufrido este año una plaga de lesiones que ha impedido al entrenador portugués disponer de su plantilla al completo, con el consiguiente empobrecimiento táctico. Hombres como Marcelo Vieira, Fabio Coentrao, Khedira o Gonzalo Higuaín apenas han podido ser de la partida esta temporada. Si se incluyen las pequeñas bajas en determinados momentos de Ramos y Michael Essien, sumadas a las nuevas de Karim Benzema y Raphael Varane, dejan tocados tanto el frente de ataque blanco como la retaguardia.

Se  acumulan los problemas en Chamartín, ya que después de la Navidad llega el tramo más importante de la temporada y José Mourinho se enfrenta a su momento más complicado al frente del conjunto madrileño. O se solucionan rápido estos dos aspectos o la temporada se puede hacer muy larga en Concha Espina.

Dejar respuesta