Al mal tiempo, no tan buena cara

0
117

Inglaterra y sus países vecinos se enfrentaron con asombro a temperaturas bajo cero, nieve e infinitos días de reclusión tras vivir la semana santa más fría en más de 50 años.

Flickr Apenas daba comienzo la semana santa y varios países del norte de Europa se enfrentaban a uno de los peores temporales de frío de su reciente historia. Informativos tanto de la BBC como de otros canales británicos aseguraron en muchas ocasiones que hace más de 50 años que no se vivía un mes de marzo con un clima tan extremo. Y es que las temperaturas bajo cero y las intensas nevadas no solo impidieron que se desarrollara vida normal en los territorios de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda sino que estos factores perjudicaron a todos sus ciudadanos e incluso llegaron a acarrear mortales consecuencias.

En Cornwall, Inglaterra, una mujer perdió la vida el viernes antes de la festividad cristiana tras quedar destruida su casa a consecuencia de un corrimiento de tierra por las fuertes lluvias. Asimismo, varios agricultores se vieron obligados a rescatar los cadáveres de sus ovejas que se hallaban enterradas bajo varias capas de nieve tras haber permanecido ahí durante más de 48 horas. Al desparecer buena parte (y en ocasiones la totalidad) de su ganado, muchos granjeros sin seguro se enfrentan ahora a un futuro incierto en el que su principal sustento se les ha visto arrebatado por la borrasca. El martes 26, cinco días después de incidir con fuerza el temporal, se estimaba que aproximadamente 10.000 animales aún se encontraban enterrados al norte de Irlanda bajo 5 metros y medio de nieve.

Los grandes aeropuertos cancelaron buena cantidad de sus vuelos y el Ministerio de Defensa se vio obligado a intervenir enviando ayuda a aquellas comunidades que se hallaban incomunicadas y sin acceso a corriente eléctrica. En Escocia llegaron a contabilizarse unos 18.000 hogares y negocios sin electricidad debido a fuertes vientos. Algunos medios llegaron a asegurar que se contemplaba la posibilidad de racionar el gas entre la población debido a una serie de fallos en las tuberías y el uso excesivo de calefacción durante los meses previos a este inesperado temporal.

Algunos incluso han querido encontrar los motivos de esta situación en el cambio climático. Según un informe publicado el miércoles de semana santa en la revista Nature Geoscience, una comparativa de las temperaturas de 1996 con las presentes indican que los científicos han sabido predecir casi hasta la exactitud los grados de aumento de temperatura del planeta. Este estudio se presenta como el primero de este tipo ya que para realizar la comparativa, garantizando su efectividad, es necesario recopilar 15 años de datos.

También se desveló que los primeros años del nuevo milenio fueron más calurosos de lo esperado y que muchos aún creen que las temperaturas no han hecho otra cosa sino bajar, como en el caso de este temporal. Myles Allen, uno de sus autores, expresó que es interesante analizar esto ya que hay muchísimas personas “que creen que estos últimos años han sido inesperadamente frescos” y de hecho lo que se ha descubierto es que sucedió todo lo contrario. El éxito de este exhaustivo análisis facilita la comprensión del cambio climático y sirve de gran ayuda para las predicciones futuras del planeta. Aunque Allen asegure que habrá que contar con fluctuaciones que se alejen del calentamiento y que por tanto impliquen frío, habrá que tener en cuenta que la sensación puede ser la equivocada.

 

Fotografía: Flickr

Dejar respuesta