“El hombre sin pasado”, profundidad emocional y crítica social en el último éxito del cine coreano

4
87

Cartel de la película

Una mezcla de acción y humanidad es lo que ha llevado a El hombre sin pasado, última película de Lee Jeong-Beom, a convertirse en la más taquillera de Corea del Sur en 2011 con más de seis millones de espectadores. Tras sumar hasta 28 premios en festivales internacionales, la cinta llega este viernes a las salas españolas.

Tae-shik (Won Bin) es un solitario prestamista que vive en un pequeño piso de un edificio del que apenas sale. Únicamente se relaciona con su vecina, So-mi (Kim Saem-Ron), una simpática niña de diez años que va a visitarle para escapar de su casa y disfrutar de la compañía de su ‘ajeossi’, título original de la película y, en coreano, término para dirigirse a un vecino corriente y adulto. No obstante, dicha descripción no concuerda con la apariencia de Won Bin, lo que aporta ironía, profundidad y energía al filme de Lee Jeong-Beom.

Un día, la madre de la pequeña, Hyo-jeong, bailarina de striptease que se dedica al contrabando de droga para una organización de traficantes, roba un paquete y lo esconde en casa de Tae-shik sin que él lo sepa. Los mafiosos se acaban enterando y visitan su piso, destrozándolo por completo y llevándose a la niña y a su madre. Si hasta este momento Tae-shik había mantenido muy oculto su aprecio por la niña y su pasado, este hecho desatará sus emociones más profundas y se aventure en el mundo real para salvar a su amiga en una peligrosa misión que, poco a poco, nos permitirá descubrir diferentes partes de su pasado.

Como ya hiciera en la exitosa Cruel Winter Blues, Lee Jeong-Beom repite el tema de las relaciones humanas y la comunicación entre dos personas extrañas. En esta ocasión lo hace con dos personajes a los que la vida ha tratado mal, mostrándonos dos formas de responder: buscando refugio en lo más mínimo, como es el caso de So-mi, o aislándonos de todo, como Tae-shik. Pero en definitiva, se trata de dos seres humanos que se dan consuelo mutuo, y tratándose de una película de acción, es este hilo emocional el que ha conseguido diferenciar la cinta de un simple ‘thriller’, llevándolo por el camino de la profundidad y la crítica social, sin obviar temas como la prostitución, la mafia, las drogas o el tráfico de órganos y niños.

En cuanto a la técnica, innovación y sencillez son dos premisas indiscutibles para el director, que, según sus propias palabras, busca “algo rápido y eficiente a la vez que realista”. Buen ejemplo es su decantación por unas artes marciales que nunca antes se habían hecho en Corea, provenientes del sureste de Asia, y de las que excluye los movimientos grandilocuentes. Otro, la elección del reparto, en el que no quería contar con actores ya establecidos. De ahí la presencia en este trabajo de varias caras desconocidas, una tendencia a la que sólo escapan Won Bin y la pequeña Kim Saem-Ron, conocida como la “Dakota Fanning coreana”.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=AxBSwfwyB4I[/youtube]

 Imágenes: CJ Entertainment

4 Comentarios

  1. Hoy mi querida amiga,me dejas algo bueno en tu articulo,creo que diste algo de mas en contar el argumento de la pelicula,un poco mas de informacion del director para qe lo conozczmos,y el articulo bien servido,nos as recordado que la comida coreana se puede digerir

  2. Para Isabel de Ayala: solo decirte que eres muy cansina, que aburres. A ver si comprendes que los comentarios están pensados para aportar algo al resto de lectores, y tú no aportas nada, así que déjalo y deja en paz a los redactores.
    Deja de hacerte pasar por periodista porque no cuela, y además resulta del todo patético. La gente que escribe estos artículos, ya tengan 19 ó 28 años, sin duda redactan mejor que tú.
    Si no tienes nada que hacer, si estás ya jubilada, aprovecha para intentar aprender algo de ortografía, pues a juzgar por tus comentarios parece que te hace mucha falta.
    Dicho esto, para no entrar en tu juego, a partir de ahora ignoraré todos tus comentarios, y recomiendo a los demás lectores que hagan lo mismo. Espero que dejes de incordiar a los pobres redactores, sobre todo porque la que da más lástima que otra cosa eres tú.
    (y por cierto, ya que pretendes dar lecciones de todo, observa que en tu comentario anterior, si pones “nos has recordado”, “has” es del verbo “haber” y se escribe siempre con “h”. Saludos.

  3. La critica es aprender diariamente,tu llamas pobres redactores a estos chicos que estan aprendiendo,mis criticas son buenas y malas y nunca les falte al respeto, decir quien vale y quien no en periodismo es faltar a la verdad,he comentado muchos articulos unos me parecieron bien,regular o simplemente no se comentan pero parece que los articulos de la srta beatriz de segundo de periodismo,es materia reservada.Critica y periodismo van unidos,un saludo

  4. Tus comentarios engrandecen,bien si eres colega de profesion,simple lector o amigo de la futura periodista,si tu mision es defender adelante,la mia es enseñar y hacer una critica para qe aprendan.Un cordial saludo mi querido amigo de Jaen.

Dejar respuesta