Agujero en las redacciones

1
85

Las plantillas de los tres periódicos españoles más representativos, El País, El Mundo y ABC, se han visto reducidas en un 43 por ciento en los últimos siete años. La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha registrado la pérdida de unos 40000 puestos de trabajo entre 2009 y 2010, previendo que la cifra aumente en 10000 parados más cuando se hagan los cálculos pertenecientes a 2011.

Redacción

La falta de financiación publicitaria y la competencia de los medios digitales son las causas principales del cierre de cabeceras y la precariedad del profesional de la información. Esta situación, que atañe principalmente al periodista, abarca un panorama informativo supeditado a una reconversión tecnológica de los medios tradicionales y del producto ofertado. La optimización de recursos, la maximización de beneficios y la filosofía low cost son ahora los principales condicionantes para el ejercicio del periodismo, cuyas consecuencias inmediatas repercuten en una transformación profunda del perfil del profesional.

Las aulas de las facultades de Ciencias de la Información se encuentran en una situación similar a la de las redacciones. Muchos alumnos ansían trabajar en medios donde poder crecer y gozar de independencia económica gracias a su trabajo. Rebeca Hernández, quien se encuentra cursando su último año en la licenciatura de Periodismo, comenta ante esta situación: “He estado realizando prácticas en un medio, pero después de finalizar mi contrato de seis meses no han contado conmigo; ahora acabo la carrera y no tengo un trabajo relacionado con lo que estoy estudiando. Somos muchos y el panorama parece muy desesperanzador”.

Debido a esta falta de perspectivas, Hérnández no duda en tantear diferentes alternativas y advierte que “el mercado está saturado de periodistas e intrusos que desempeñan la labor periodística, por lo que la solución es especializarse o irse al extranjero”.

Rebeca Hernández (estudiante)

Otros signos de esperanza se encuentran en las redes sociales, herramientas que han marcado las nuevas pautas a seguir en las empresas de comunicación. Dejando atrás aquello que hoy es considerado como viejo periodismo, los nuevos profesionales (y aquellos ya en vigor) se encuentran obligados a renovarse y adaptarse al nuevo mercado. 

Por otra parte, la difícil situación del periodismo provoca que estudiantes y licenciados se planteen la posibilidad de invertir sus ingresos en una formación supeditada a la Sociedad de la Información, mediante la realización de cursos donde adquirir unos conocimientos que puedan garantizar un puesto de trabajo. La informática, la interactividad y los entresijos de la convergencia multimedia son aspectos claves para para poder ocupar un puesto de redactor en los medios actuales. 

La formación en las nuevas tecnologías y la propia especialización resultan decisivas para la permanencia  en el medio periodístico. Algunos organismos y corporaciones conceden becas y subvenciones de ayuda a la especialización, pudiendo ampliar así la oferta laboral en un futuro próximo. Bancaja, por ejemplo, proporciona una ayuda económica de hasta 4.000 euros para licenciados que no hayan disfrutado durante ese año de ninguna subvención para salir al extranjero. Allí podrán continuar una formación más especializada en el ámbito de su licenciatura, aprender un nuevo idioma y conocer un país diferente. 

Fotografías: Cristina Montero Gómez / CdPeriodismo Creative Commons

1 Comentario

Dejar respuesta