Agotador estreno de España en el Europeo sub’19

0
252

La selección española sub’19 se impuso a Grecia en el debut del equipo de Julen Lopetegui en el Europeo sub’19 (1-2). Los goles en la primera parte de Jesé Rodríguez y Derik Osede fueron suficientes para decantar la balanza del lado español. En la segunda parte, los jugadores griegos fueron a por la remontada, pero tan solo consiguieron reducir distancias a través de Dimitris Diamantakos.

La sub’19 sufrió para amarrar los tres puntos ante Grecia

Las categorías inferiores de la selección española llevan bastante tiempo trabajando con una misma idea de juego, y eso se nota en cada campeonato que disputa, ya sea a nivel europeo o mundial. La sub’19 de Julen Lopetegui aspira a revalidar el título conseguido el año pasado, y los mimbres de los que dispone parece que están en disposición de lograrlo. Eso sí, los españoles tendrán que vigilar durante las dos próximas semanas su estado físico, ya que en el primer partido ante una correosa Grecia se dispararon las alarmas al ver el derrumbe físico de los jugadores en la segunda mitad.

Por suerte, tras los primeros 45 minutos el partido estaba visto para sentencia, ya que el frente de ataque español, formado por Gerard Deulofeu, Jesé Rodríguez y Juanmi Jiménez, se impuso constantemente a una defensa helena bastante imprecisa. Grecia acusó los nervios de encontrarse en la fase final del torneo ante una selección que maravilla por su estilo de juego reconocible en todo el mundo.

Dentro del juego colectivo español sobresale una excepción, una ‘rara avis’ que trae por la calle de la amargura a las defensas contrarias con su velocidad y su técnica en el regate. Gerard, el delantero español que menos responde al prototipo de jugador de la selección, se encargó de ser la pesadilla particular del lateral Charalambos Lykogiannis, primero en ver una tarjeta amarilla. El tembleque del improvisado lateral zurdo se transmitió al resto de la zaga y a Stefanos Kapino, supuestamente llamado a suceder en la absoluta al icónico Antonios Nikopolidis.

El marcador pudo haberse movido a favor de España en varias ocasiones durante la primera media hora, pero fue exactamente en el minuto treinta cuando Jesé inauguró el marcador en la primera jugada con participación activa del delantero del Castilla. Diez minutos después, otro jugador de la cantera madridista, Derik Osede, aprovechó un garrafal fallo en cadena de la defensa griega en la defensa de un córner para poner el 0-2, con el que se llegó el descanso, a pesar de una pérdida de balón comprometida del propio Derik, que desperdició Giorgos Katidis.

En la segunda parte, España dimitió del partido. Sustentados únicamente por Saúl Ñíguez, que hacía horas extra en el centro del campo, los españoles presenciaron la resurrección helena, principalmente por la mayor actividad de Giannis Giannotas en la banda derecha y de Spyros Fourlanos en la medular. Los arreones griegos comenzaron a ganar en intensidad y frecuencia, hasta que Dimitris Diamantakos, delantero del Olympiacos que llega a este Europeo con un gran cartel, consiguió finalizar una jugada batiendo a Kepa Arrizabalaga

El empuje griego continuó, mientras que los jugadores españoles seguían desaparecidos (principalmente en el frente de ataque) y los cambios no aportaban la frescura necesaria, salvo un par de detalles de José Campaña. Por suerte para Julen Lopetegui, la gasolina de los chicos de Kostas Tsanas se terminó antes de tiempo, con varios calambres musculares en la recta final.

Fotografía: RFEF

Dejar respuesta