Against the waves contra la técnica

0
242

Ruido, mucho ruido. Rugido de guitarras. Voz potente, rasgada, oscura, impactante. Canciones agresivas influenciadas por Modern Metal, Hardcore, Punk o Emocore. Así son Against the waves o así deberían haber sido en su directo.
La sala Barracudas acogió el último concierto de la banda. Un grupo de heavy metal que lucha, como tantos otros, por hacerse un hueco en el mercado musical. Un grupo que, pese al entusiasmo de sus componentes y canciones de calidad, tiene dificultades para ubicarse. No es extraño si tenemos en cuenta que entrar en el mundo de la música es complicado si no tienes padrino y más aún si el técnico de sonido te abandona cuando es el momento de lucirte.

Eso fue lo que les pasó a Against the waves. Todas sus ganas y su preparación se fueron al garete por la acústica. El técnico de sonido, al parecer, se fue a por unas cervezas y no volvió. Las consecuencias son obvias: un concierto de heavy en el que a duras penas escuchas bien la guitarra de Alber o en el que la excepcional voz de Mike no parece más que la de un aficionado que trata de emular la potencia de los grandes.

Un concierto terrible. El sonido no acompaña a la imagen. Mike (voz), Alber (guitarra), Nan (guitarra), Lucho (batería) y Guille (bajo) actúan como si “This ain’t real anymore” o “Bound of emotions” rompieran nuestros oídos con su genial fuerza atronadora. Nosotros les imitamos. Pero la realidad es bien distinta. El mal sonido nos revienta los tímpanos y ellos se ponen nerviosos.

Hundreds Miles, 13 segundos y Against the waves comparten cartel en la sala Barracudas. La primera actuación comienza pasadas las nueve de la noche. El primer grupo parece no tener problemas técnicos de ningún tipo. El segundo turno es para Against the waves y desde el principio notan que algo no va bien. El primer tema apenas es reconocible. ¿Dónde están las guitarras? ¿Y la batería de Lucho?

Ellos se dan cuenta. Mike se dirige al técnico desde el escenario y mediante señas intenta decirle que él no oye su propia voz. En vistas de que el técnico tampoco, un amigo del grupo que se encuentra entre los espectadores se dirige personalmente a la cabina para reclamar un poco de seriedad en el asunto. Sus esfuerzos son inútiles. La situación no mejora y los chicos se resignan. Hacen lo que pueden y nosotros valoramos su esfuerzo.

Las inclemencias técnicas arruinaron lo que podía haber sido una gran actuación y una puesta en escena envidiable. Por ello, animo a todos aquellos a los que les guste o interese este tipo de música a que se pasen por myspace (http://www.myspace.com/againstthewaves) y escuchen las canciones del grupo. Comprobaréis que son muy buenos. Escucharéis la capacidad de modular la voz que tiene Mike. Alber me comenta que es algo atípico. Parecer ser que el cantante tiene las cuerdas vocales en una posición que le permite pasar de los berridos más bestias a casi susurrar sin inmutarse. La habilidad de Alber con la guitarra se pone en evidencia en los solos. Lucho es un maestro de la batería. Y Nan y Guille son piezas clave de este grupo prometedor.

Fuente de las imágenes:
Ana Torres

Dejar respuesta