África busca nuevo rey

1
134

Mientras en Europa las competiciones empiezan a entrar en su fase decisiva, el fútbol africano desde el pasado 19 de enero y hasta el próximo 10 de febrero vivirá tres semanas en que las mejores selecciones se enfrentarán por alzarse con la corona del continente.

La afición sudafricana vuelve a disfrutar de un gran torneo tras el Mundial 2010. Fotografía: Celso Flores
La afición sudafricana vuelve a disfrutar de un gran torneo tras el Mundial 2010. Fotografía: Celso Flores

Sudáfrica, el país más desarrollado y poderoso de África, volverá a recibir la fiebre del fútbol como ya lo hiciese en dos años y medio antes con su Mundial. Johannesburgo, Rustenburg, Nelspruit, Durban y Puerto Elizabeth acogerán de nuevo el característico sonido de las vuvuzelas.

Los problemas políticos y militares en Libia, anfitriona original de la competición, hicieron que la CAF se viese obligada a apostar por el país sudafricano, que ya contaba con las infraestructuras y el respaldo de haber organizado un Mundial.

De la misma manera, la Confederación Africana ha decidido volver a realizar tal torneo por segundo año consecutivo para evitar la coincidencia con los grandes eventos de la FIFA. Hasta la fecha, la Copa de África se celebraba cada dos años en los años pares, lo que provocaba que coincidiese con Mundiales y Eurocopas, acarreando un grave problema de fechas.

Sea como fuere, los quince clasificados más el anfitrión ya forman parte de la cuenta atrás para la final del 10 de febrero. Entre esos 16 equipos está el actual campeón, Zambia, quien intentará defender su reinado ante Costa de Marfil, la gran favorita al título.

Pero no sólo los elefantes aspiran a arrebatarle la corona a las balas de cobre. Ghana, revelación cuartofinalista del Mundial; Nigeria o la propia Sudáfrica como anfitriona serán alternativas para llevarse una copa con serias ausencias.

Ni Camerún ni Egipto estarán en la gran cita de África. Los Samuel Eto’o, Alex Song, Carlos Kameni y compañía volvieron a defraudar por segunda vez consecutiva al quedarse fuera contra todo pronóstico contra Cabo Verde, que hace historia al debutar por primera vez en una fase final de un gran campeonato.

Egipto, la vigente campeona, ganadora de tres ediciones en la última década y la que más veces ha ganado el trofeo, se pierde por segunda vez también la cita. Los faraones cayeron a primeras de cambio al perder en primera ante la República Centroafricana.

Los que sí regresan después de muchos años ausentes son tres excampeones con historia en el torneo: Etiopía, República Democrática del Congo y  Argelia.

Los etíopes, campeones en la década de los 60 y que no disputaban la cita africana desde 1982, consiguieron su pase tras remontar dos goles a Sudán. Caso parecido al de los leopardos de Congo, campeones dos veces en 1968 y 1974, y que endosaron un 4-0 a Guinea Ecuatorial para remontar los tres goles de diferencia que habían encajado en la ida.

Por último, los argelinos. Los zorros del desierto que hace tres años habían conseguido volver a clasificarse para un Mundial se habían perdido la última edición del año pasado. Campeones en casa en 1990, lograron su pase al ganar cómodamente a Libia.

Mali, Túnez, Cabo Verde, Togo, Burkina Faso, Níger y Angola completan la lista que lucharan por alzar una copa que tiene sus repercusiones en el resto del mundo.

Y es que su celebración en plena competición trastoca a muchos equipos. Desde Europa llegan más de la mitad de los jugadores del torneo. La Ligue 1 de Francia es la que más jugadores aporta, donde el Évian aporta hasta seis jugadores.

La Liga española por su parte, es la cuarta liga europea que más jugadores aporta con un total de 11 representantes, segunda mejor cifra de toda la historia. El Getafe es el club que sale peor parado al perder a Medhi Lacen y Abdelaziz Barrada. Mateus Contreiras Manucho, del Valladolid; Youssef El Arabi, del Granada; Wakaso Mubarak, del Espanyol; o el argelino Sofiane Feghouli, del Valencia, son algunas de las figuras que se perderán varias jornadas.

A esto hay que añadir que la selección también estará pendiente de lo que suceda en tierras africanas. La suerte deparó que el campeón africano quedase encuadrado en el grupo de los chicos de Vicente del Bosque en la Copa Confederaciones de este verano.