Acción y drama, maldad y amor

0
178

“The town” con Ben Affleck como director es una película que deja la impresión de que Boston es una ciudad dramática, oscura y peligrosa, donde uno debe vivir siempre atento a su alrededor.
El film comienza con un atraco a un banco escenificado con tanta espectacularidad como apariencia de verosimilitud. Incluso da algunas pautas de cómo atracar un banco y no dejar huella, cosa negativa y que se debería obviar, pero hay que aceptar que es ficción. Aparte de que haya además otros dos atracos más, cada uno más fuerte, intenso y peligroso para los delincuentes, la película en realidad es una historia de amor imposible que sostiene todo el contenido.

Charlestown, un barrio de Boston, marca al protagonista, un atracador profesional como su padre, que quiere dejar de serlo, pero a quien le impiden hacerlo todos los que le rodean. Aquí se puede observar ese poder de la influencia social y familiar que marca tu vida para siempre. Todos forman una trama familiar y profesional que es una auténtica trampa, y el conflicto se agudiza cuando el protagonista se enamora de una de las víctimas de su primer atraco, que desconoce quien es y a qué se dedica quien está con ella.

Quizás, es una de las películas de las que al comienzo crees saber como acaba, y después al terminar te quedas sorprendido con la resolución.

La película muestra una realidad, quizás exagerada, y como nunca debe falta incorpora el amor que la hace más sensible. Es importante tener en cuenta el aspecto del carácter de un delincuente que no quiere hacer daño a ninguna víctima, las trata con amabilidad y cariño y cómo realmente no se siente bien consigo mismo realizando ese trabajo. Lo que le ayuda a querer salir de ese mundo que no le da la felicidad, es esa chica a quien conoce y que le abre el mundo del amor, de la vida sin preocupaciones más que el querer. Y a pesar de la mentira, la peli muestra cómo el amor lo es todo y aunque sabes que no puedes estar con esa persona por lo que ha hecho, le ayudas a salvarse: eso es verdaderamente el sentimiento.

Se trata por lo tanto de un drama de relaciones personales, con un guión y reparto excelente. El encanto y la discreción del personaje de Rebecca son mayores en contraste con la violencia de los amigos y cómplices del protagonista, un Affleck en su mejor trabajo como actor, y la apelación a la lealtad de éste a la familia y al barrio, imposibilitan su historia de amor y sus planes de retirada.

El destino de un delincuente se describe con facilidad con una imagen en la que está solitario en la vida, con todo perdido y dejado en el camino. No se podía expresar de mejor manera.

Imágenes:
Google

Dejar respuesta