Abuela de apariencia y madre de corazón

0
163

No se trata esta vez de esas abuelas que para muchos niños han sido como sus madres, ya que han pasado gran parte de su infancia con ellas, los han educado y han sido su principal punto de apoyo. Me estoy refiriendo a esas abuelas, mujeres de avanzada edad, que han decidido ser madres ahora cuando se les interpone la barrera del tiempo.
El último caso que ha abierto una relativa polémica se ha producido hace escasos días en Barcelona, cuando una mujer de 67 años, ayudada obviamente por la reproducción asistida, ha dado a luz a dos niños gemelos. Asombrosamente tanto madre como hijos se encuentran en buen estado de salud. No hay excesivos casos como el de esta mujer que hayan llegado a buen puerto ya que son demasiados los elementos en contra en este tipo de partos. De hecho, podría ostentar a un hipotético record en esta materia porque se le considera la persona con más años que ha conseguido dar a luz un hijo.

Por su parte, los expertos han pactado el límite de edad a partir del cual ya no se podrá efectuar una reproducción asistida: los 50 años. Los partidarios de esta idea argumentan que existe un considerable riesgo en la mujer que se somete a ella durante la menopausia así como en el embrión. Es un hecho probado que, a partir de los 35 años, hay numerosas posibilidades de que  el feto nazca con síndrome de Down. Los expertos consideran que el caso de esta señora que ha dado a luz recientemente es un hecho excepcional y que no ha de tomarse como ejemplo. En cualquier caso, la fecundación in vitro no fue realizada en España sino en Estados Unidos, pues a raíz de otro caso similar acaecido hace unos tres años, la mencionada clínica catalana rebajó la edad máxima a los 45 años de edad.

A partir de los 50 años una parturienta puede tener, entre otras desavenencias, el riesgo de sufrir una enfermedad metabólica, un aborto, diabetes o depresión post-parto. Sin olvidarnos del futuro ser que puede ser prematuro o padecer malformaciones genéticas. En la misma línea de opiniones también aluden a la necesidad de que la madre esté en todas las etapas de crecimiento y desarrollo de su hijo y con un parto excesivamente tardío es bastante improbable. Aseguran que la energía de una persona mayor no es la misma que la de una joven y que en esos primeros años de vida del bebé es una característica esencial. Sin embargo, también consideran, por el contrario, que la experiencia y la sabiduría son cualidades que juegan a su favor.

Como en todos los temas también se encuentran los detractores de esta idea, es decir, los que abogan por que cada una decida sobre su maternidad sin que la edad suponga una barrera. Se compara con el caso en los hombres, pues nadie pone en entredicho la edad que pueda tener aquél para ser padre. Por su parte, nuestra legislación establece únicamente dos requisitos para la puesta en marcha del proceso de fertilidad: la salud de la madre y la viabilidad del parto.

Fuentes:
www.elmundo.es
www.abc.es
www.larazon.es
Fotografía:
www.elmundo.es

1 Comentario

  1. A mí no me parece nada bien lo que ha hecho aquella mujer, ni que lo haga ninguna mas. Puede que deseara con todas sus fuerzas tener un hijo a esa edad, pero lo importante no son sus deseos cuando se trata de otras pequeñas vidas… ¿qué pasará con esos niños, cuando se queden huérfanos, probablemente a los 17 o 20 años?

Dejar respuesta