Abrumador Nadal, abrumado Andújar

1
111

Rafa Nadal jugará su quinta final en Madrid. El número cinco del mundo ha arrollado a Pablo Andújar en la pista Manolo Santana (6-0, 6-4) en poco más de una hora de juego. El inesperado semifinalista no ha sido rival para un tenista que mejora en sensaciones y nivel de juego conforme avanza el torneo de la capital. Mañana (16.00 horas, La Sexta), luchará contra el ganador de la semifinal entre Stanislas Wawrinka y Tomas Berdych para reconquistar un título que no gana desde 2010.

“Pablo es un jugador con un ritmo alto, intensidad y que tiene parejo el drive y el revés. Con la altitud de Madrid su agresividad puede hacer daño”. Nadal había advertido, minutos después de imponerse en cuartos de final a David Ferrer, del peligro del tenista conquense. Las virtudes anunciadas por el favorito solo pudo desplegarlas Andújar en el inicio del segundo set. El resto del partido fue un paseo tranquilo para el balear, que ganó con facilidad. Su oponente empezó a competir tarde, cuando su desventaja era una losa demasiado pesada.

Pablo Andújar (27), semifinalista en Madrid. Fuente: Mutua Madrid Open
Pablo Andújar (27), semifinalista en Madrid. Fuente: Mutua Madrid Open

Comparten generación los dos contendientes de la primera semifinal. La carrera de ambos sin embargo, no encuentra otro paralelismo que no sea el de la edad. La mayor cima en la trayectoria de Andújar es la semifinal que ayer disputó en el Mutua Madrid Open. Nadal, por su parte, atesora títulos y gloria mientras pelea contra unas molestias que parecen perpetuas. Hasta la antesala de la final llegaba el manacorí con altibajos, conjugando momentos brillantes con otros muchos sin chispa Su rival, especialista sobre arcilla, había disputado una de las mejores semanas de su vida deportiva.

Las sensaciones de cada uno daban un barniz de cierta igualdad al cruce. Pronto se desvaneció la idea de que pudiera ser realmente competido. Empezó a jugar y a dominar Nadal desde su drive. El balear ha reconocido en los últimos días estar sintiéndose cómodo con la velocidad que están cogiendo sus lanzamientos con el brazo izquierdo. Con el primer juego llegó la primera rotura de saque de Nadal. Fallaba pelotas fáciles Andújar, que encontraba la red en muchas de sus devoluciones. Su revés a dos manos parecía temeroso y encogido.

No fue capaz el castellano manchego de cerrar un juego con su saque durante el primer set. Errático, no obligaba a Nadal a mostrar su mejor tenis. El balear se llevó la manga inicial sin mostrar la exuberancia de su repertorio. No la necesitó; le sirvió a Nadal con esperar el error de su rival y golpear con su izquierda buscando ensanchar el fondo de la pista que defendía Andújar. Allí, el aspirante encadenaba frustración. No hubo partido durante aquellos primeros 24 minutos que certificaron el set en blanco.

Se había diluido la buena semana en Madrid del tenista de Cuenca. Intentó mejorar las sensaciones en la segunda manga, sacudirse la presión y reencontrarse para competir. Empezó ganando el primer juego con su servicio. Confiado, incisivo y atrevido, un nuevo Andújar plantaba cara a Nadal un set después. Llevó la iniciativa en el marcador hasta el noveno juego. Favoreció su actitud al espectáculo, los mejores puntos de un partido huérfano de ellos se vieron entonces.

En el noveno juego, con Andújar al saque, llegó el break que decantó definitivamente el choque. Nadal consolidó en el siguiente juego con su servicio la rotura y certificó el partido y el pase a la final después de 1h16m. Mañana buscará su Masters 1000 número 23; mañana intentará reencontrarse plenamente con su afición de Madrid.

1 Comentario

Dejar respuesta