Los juegos de rol abren nuevos mundos en Internet

0
173

En la actualidad, los videojuegos de rol online se han convertido en referencia obligada para millones de internautas. Títulos como World of  Warcraft, Runes of magic o Last Chaos han alcanzado una cuota de protagonismo que, hasta hace apenas unos años, resultaba inconcebible para juegos de estas características.

Captura de World of Warcraft

Pero empecemos por el principio: el juego de rol nació como tal en la década de los sesenta, cuando un profesor universitario creó un divertimento para fomentar la interacción social. Sin embargo, no fue hasta 1974 cuando se publicó Dungeons & Dragons, un título basado en la estrategia y que sentó la base del rol hasta nuestros días.

Posteriormente, coincidiendo con los primeros ordenadores personales, estos juegos fueron llevados a la era digital, pero no eran más simples programas conversacionales donde se debían escribir las palabras adecuadas según los escenarios -estáticos en su gran mayoría-.

Desde aquellos tiempos, los videojuegos de rol han evolucionado tanto en calidad grafica como en sus formas de interactuar, debido en gran medida al desarrollo de los equipos informáticos y al nacimiento de Internet. Hoy, estos universos digitales ofrecen una enorme cantidad de opciones.

El primer paso para los jugones radica en crear su propio “alter ego”, del que deberán escoger aspectos como la raza, las vestimentas o incluso sus poderes. A continuación, el avatar es transportado a un mundo donde la principal misión consiste en adquirir experiencia, mejorar el equipo y ganar reputación. Los métodos para conseguirlo son de lo más variados dependiendo del videojuego, y mientras se camina por estos escenarios se podrá interactuar con otros personajes -cada uno de ellos controlado por otro jugador-.

Pero no todos se desarrollan en tiempos remotos, sino que también existe la posibilidad de actuar en espacios futuristas –Battlestar Galáctica– o llevar a cabo tareas tan cotidianas como buscar un empleo –Los Sims-.

Pero, ¿dónde está la rentabilidad de todos estos juegos que, en la mayoría de los casos, son de uso gratuito? La respuesta se encuentra en las tiendas virtuales del propio juego, donde los usuarios que pretendan crecer a mayor velocidad tendrán que pasar por caja para adquirir nuevas armas, armaduras o amuletos que les permitan aumentar sus poderes y subir mas rápidamente de nivel. Este proceso, que puede resultar muy adictivo, genera dinero suficiente como para que las empresas de programación sigan actualizando el juego de forma constante.

Imagen cedida por Blizzard

Dejar respuesta