¿Abandonan los videojuegos las tiendas?

1
294

El mundo de los videojuegos lleva atravesando desde hace algunos años una edad dorada: las ventas le sitúan como el principal mercado de ocio, superando incluso al cine (que por cierto, cada vez acude más a las historias de los propios videojuegos). La culpa la tienen productos con cada vez más posibilidades y en general muy trabajados en todos los aspectos; las nuevas tecnologías permiten representaciones cada vez más realistas que sumergen al jugador en un mundo imaginario por unas horas.
Sin embargo estamos ante un mercado que posiblemente esté enfermo de muerte. El tumor está detectado, pero es tan enorme que casi no se puede extirpar: hablamos del la piratería. A todos los jugadores les resultará mucho más sencillo y ahorrativo bajarse un videojuego para probarlo en su ordenador o consola, incluso es habitual hacerlo días antes del lanzamiento oficial del mismo. ¿Qué hacen las distribuidoras? De momento poca cosa, pero ya se están empezando a divisar dos caminos bien diferentes.

Por un lado tenemos aquellas que han decidido “premiar” al comprador. ¿Cómo lo hacen? Ofrecen el videojuego acompañado con una edición algo distinta a la habitual: se incluyen manuales a color, libros de arte, figuras, mapas y demás merchandising relacionado con la historia del juego. Llegamos a encontrar productos que además llevan asociados toda una serie de libros que narran historias relacionadas con él. Generalmente estas ediciones suelen ser un poco más caras que las típicas (en torno a 10 euros), pero a cambio ofrecen al usuario bastantes añadidos exclusivos que con un poco de suerte se revalorizarán con el paso de los años.

En el lado opuesto tenemos una visión bastante más radical del negocio: abandonar todo tipo de distribución física y centrarse en el mercado online. Esta opción no es ninguna cosa nueva, y desde hace ya algunos años se han visto compañías con programas centrados exclusivamente en ello. La ventaja principal la encontramos en los bajos costes, puesto que se elimina toda la logística y parte de la publicidad mostrada en los establecimientos; los descuentos suelen ser muy importantes, llegando incluso a rebajas superiores al 90%. La manera de llevar a cabo la compra es creándose un usuario en una tienda online, una vez se realiza el pago a través de una conexión segura (por tarjeta de crédito o Paypal) se nos ofrece el juego en descarga directa a máxima velocidad; dicho juego se asociará inmediatamente al usuario, y si por ejemplo quieres usarlo en otro ordenador, podrías volverlo a bajar. Este modo de hacerse con los juegos lleva ya algún tiempo con plataformas como Steam (para juegos de PC) o más recientemente con Xbox Live (en Xbox 360).

De momento el mercado sigue como siempre, pero este 2010 parece bastante interesante en cuanto a estrategias comerciales ejecutadas en el sector de los videojuegos. Habrá que esperar probablemente a mitad de año (con la mayor feria mundial de videojuegos, el E3 de Los Ángeles) para que las principales compañías apoyen decididamente a unas u otras opciones. El gran beneficiado de todo esto es el usuario, que está viendo como las distribuidoras se devanan la cabeza para ofrecerle lo mejor a menores precios.

Fuentes de las imágenes:
Nikotome (http://www.nikotome.com)
Vida Extra (http://www.vidaextra.com)

1 Comentario

Dejar respuesta