A trabajar que el dinero se va a terminar

2
199

¡Hasta los 67! ¡Qué desfachatez! Al gobierno español se le están quedando vacíos los bolsillos. O eso nos dicen. Yo no me lo creo. En realidad se están quedando a cero nuestros bolsillos. De los que pagamos. Porque ellos lo de cobrar lo llevan bien, lo de pagar creo que les da urticaria. Ahora resulta que empiezan ha agotarse los fondos para las pensiones. Y para solucionarlo han pensado que si todos trabajamos dos añitos más la cosa irá a mejor. ¿En serio?, ¿Soy la única a la que esto le chirría? No solo porque ya no solo tienes que estar trabajando casi desde que naces, sino porque no creo que con esta medida realmente se solucione el problema. La cosa viene de la trastienda, si despilfarras el dinero no te quedará nada en la hucha. No hay que ser economista ni un genio para saber eso. Lo sabemos todos desde pequeños cuando por comprarnos chucherías rompíamos el cerdito y en ese momento la felicidad reinaba en nuestras caras, pero a la semana siguiente cuando nos acordábamos lloriqueábamos desconsolados porque el cerdito además de roto estaba vacío.

Eso y todo, en esta vida monetaria, funciona así. Lo que pasa que a los que mandan deben no habérselo explicado bien. O es que ellos siempre tuvieron un cerdito de recambio puesto por papá. A saber. La verdad es que las cuentas no cuadran en España desde hace unos seis años. Pero todo este tema tiene sus extremos. No dejo de preguntarme si es tan malo que trabajemos dos años más. Es decir, no le doy la razón a quién gobierna. Sin embargo pienso que antiguamente la gente trabajaba muchos años y a nadie le parecía horrible. ¿Por qué ahora sí? Quizás nos hemos aburguesado un poquito, tanto que la idea de trabajar dos años más nos parecer descarada. Pero igual no lo es. Eso sí, como decía una canción “no es igual la soledad elegida que la obligada”, y en eso estamos todos de acuerdo. Existen ciertos trabajos en los que ya es mucho llegar a los 65 en activo, como por ejemplo: conductores, transportistas, obreros, limpia cristales, diputados, etc. Si han leído bien, diputados también. Todos conocemos de buena mano lo importante de su función, lo estresante, lo exigente, lo de todo y muchos bla, bla,bla. Tanto que, por si no lo sabían, por ser diputado consigues la pensión solo por trabajar siete años. Yo lo tengo muy, muy claro: mis hijos serán diputados nada más nacer. Ya que no se requieren estudios, ni oposiciones, ni sensatez, y además tienes una pensión solo por currar unos pocos años en algo que te permite echarte la siesta en el Congreso, no ir al Congreso (ausentismo laboral se llama), viajar, vivir como un señor, cobrar un pastizal por no hacer nada e inviolabilidad por cualquier burrada que digan mientras trabajan. Pues me parece el mejor futuro para mis niños. Yo antes pensaba que tenía que ser funcionarios, pero para qué van a pasar por unas oposiciones pudiendo vivir como verdaderos reyes y a costa de todo el mundo. Menuda tontería, decidido está. Serán diputados. Me da igual por cuál partido, al fin y al cabo siempre se pueden pasar con el contrarío o formar el suyo. Y aunque sean idiotas perdidos tampoco ocurre nada, incluso llegan a presidente. El que tenemos ahora es el mejor ejemplo. Ya no es por ideologías, pero suena gracioso que aquel que no recibe al Papa cuando viene a visitarnos (mal hecho porque a parte de ser el mandamás de la Iglesia es el presidente de todo un Estado) ahora se va a rezar junto con los americanos, a esos mismos a los que les negó el saludo (ponerse en píe) cuando su bandera desfilaba en nuestras calles. Pero claro es que a nuestro gobierno le va más el negro que el blanco. Cosa que me parece bien. Pero si el anterior se atrevió a poner los pies sobre la mesa, a este se le ha ocurrido bajarse los pantalones hasta el tobillo. Qué gran reputación la nuestra. Tanta que esos mismos con los que vamos a rezar nos han dicho que no vienen a nuestra “no sé que chorrada gasta-pasta interplanetaria” porque prefieren limpiar los retretes de la Casa Blanca. Normal, yo tampoco iría si me invitaran a tal pestiño. Es decir, que tenemos los pantalones bajados y los americanos están mostrando nuestro culo al mundo. Y a todo esto, que me voy de tema sin querer (o queriendo), aun no saben ni ellos como lo van a hacer. A nadie se le ha ocurrido que les bajen el sueldo, pero bajárselo de verdad, a los presidentes de las Comunidades Autónomas (nombre clave que viene a significar: robaros como a tontos), a los diputados, senadores, a la casa real, tampoco se les ha ocurrido dejar de gastar dinero en tonterías pongamos por caso: dar dinero a un grupo de homosexuales en Mozambique (igual no es el país, pero esto existe), o dejar de dar dinero a los cocineros más ricos de España (investigación gastronómica según ellos), dejar de gastar dinero en abrir y cerrar la misma franja tres, cuatro, veinte veces en un años, no despilfarrar dinero en cosas como hacer un techo que un año después se cae a trozos y nadie lo mira de horrible que es y un enorme etc que no se pueden ustedes imaginar. O igual sí.

Fíjense como estará de mal la cosa que hasta los inmigrantes que vienen salvándonos el culo desde hace un tiempo dicen ahora que se van, que para estar como en su casa pues que prefieren irse a su casa. Lógico. Y yo me pregunto, si esto ocurre ¿quién va a trabajar en aquello que los españolitos ya no quieren por ser burgueses? Van a venir dobladas, por si no lo habían notado. Pero bueno supongo que todo está bien si los americanos nos invitan, a un país supuestamente laico, a rezar y dar gracias a Dios por lo genial que nos va. En fin, será mejor correr un estúpido velo. Otro más.

Fuente de la imagen
www.miguelcalzada.files.wordpress.com/

2 Comentarios

  1. Bien dicho…que yo quiera trabajar mas sera mi eleccion y no la de los mamarrachos estos. Ademas, por que obligarte a una edad? Que cada uno decida su futuro.
    Me gusta tu comentario y nos da a todos de que pensar. Gracias

Dejar respuesta