A reír con “La marca del ángel”

0
170

Si no me río, sufro; si no me río, sufro; si no me río, sufro… Y entonces, me río. Y sufro. Pero menos. No sé si les ha pasado alguna vez. Todo empieza con un aviso que se enciende en nuestra cabeza, para advertirnos de que lo vamos a pasar mal. En una décima de segundo, nuestro cerebro procesa toda la información que tiene a su alcance, para concluir que el único paracaídas capaz de amortiguar la caída, es una carcajada a tiempo. Y entonces, en contra de toda lógica que no entienda de supervivencia, reímos mientras visionamos escenas completamente dramáticas, que nada esconden de lo cómico. Es un modo de intentar tomarse menos en serio aquello que nos angustia, atormenta, o preocupa. No suele colar, pero a veces ayuda.

Eso es La marca del ángel. Un film que le hará buscar sus propios mecanismos para escapar de lo que ve en pantalla. Lo que en un primer momento parece el típico drama con el que nos quedamos dormidos después de comer, se convierte en un inquietante thriller que tras su desenlace, hará reflexionar al cinéfilo de turno sobre algunas cuestiones.

El director Safy Nebbou escribe y orquesta con soltura una trama sencilla, que logra inquietar al espectador durante todo el metraje. Muy recomendable verla en versión original para captar ese universo diferente que sugiere el cine francés.

Dejar respuesta